¿Es bíblica la frase 'ven como eres'?

La frase específica "ven como eres" no se encuentra en las Escrituras. Sin embargo, entendida correctamente y en el contexto de la totalidad de las Escrituras, la frase parece contener algunas verdades muy importantes.

Primero, la frase "ven como eres" tiene la intención de combatir la falsa creencia de que debemos hacernos aceptables ante Cristo por medio de dejar de pecar o hacer buenas obras antes de venir a él. Esto no lo podemos hacer y no podríamos estar más alejado de la verdad. De hecho, es exactamente lo contrario de la enseñanza de Cristo. Las Escrituras nos dicen que nuestras buenas obras no pueden salvarnos (Efesios 2: 8–9). Incluso nuestras mejores obras son como trapos de inmundicia cuando son vistas por nuestro Dios santo (Isaías 64: 6). Si pudiéramos hacernos justos antes de venir a Cristo, entonces Su muerte expiatoria y sustitutiva no habría sido necesaria para nuestra salvación. Cristo mismo declaró que vino a salvar a los pecadores (Mateo 9: 12-13). Él comió y bebió con pecadores (Mateo 9:10). Él protegió a los pecadores (como la mujer sorprendida en adulterio) de los fariseos quienes se creían justos (Juan 8: 3-11). No vino a salvar a los que en su orgullo pecaminoso se creen justos, sino a los que saben que no lo son. Jesús llama a todos los que están cansados y agobiados por su pecado a venir a él y encontrar descanso para sus almas en él (Mateo 11: 28–30). No solo llama a los pecadores, sino también a los principales pecadores para que vengan a él (1 Timoteo 1: 15–16).

Entonces, ¿Jesús exige algo de aquellos que vendrían a él? Sí, exige que nazcamos de nuevo espiritualmente (Juan 3: 1–8). No es suficiente hacer mejoras morales, necesitamos corazones nuevos (Ezequiel 36:26), corazones arrepentidos y creyentes. Dios ordena a todas las personas que se arrepientan y crean en Jesucristo para ser salvas (Marcos 1:15; Hechos 19: 4; 20:21; Hebreos 6: 1). Sin embargo, incluso este arrepentimiento y fe no son nuestra obra, sino dones de Dios a través de los cuales recibimos la salvación que se encuentra en Jesucristo (Efesios 2: 8–9).

Como resultado de ser vivificados para Dios y convertirnos en nuevas creaciones en Cristo, nuestras vidas comienzan a cambiar (Colosenses 2:13; 2 Corintios 5:17). Aunque no nos volvemos personas sin pecado después de este nacer de nuevo, tenemos una mentalidad diferente hacia el pecado. Deseamos apartarnos del pecado, lamentamos el pecado que nos queda, somos convictos por el Espíritu Santo cuando pecamos y confesamos nuestro pecado a Dios (2 Timoteo 2:19; Romanos 7:24; Juan 16: 8; 1 Juan 1: 9). Después de nacer de nuevo espiritualmente, también comenzamos a exhibir el fruto del Espíritu Santo, como el amor, el gozo y la paz (Gálatas 5: 22–23). Sin embargo, todo esto es el resultado de venir a Cristo y no una condición previa para venir a Él. Venimos como somos, pero no permanecemos como éramos (Filipenses 1: 6; Romanos 12: 1-2; 2 Corintios 3:18).

Que todos los que tengan sed vengan y beban del Agua Viva, Jesucristo (Juan 4:10; 7:38).



Verdad relacionados:

¿Quién puede salvarse?

¿Dios me perdonará?

¿Por qué Dios exige la fe?

¿Cuáles son los atributos de Dios?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe