¿Qué quiere decir 1 Pedro 3: 7 al referirse a las esposas como el “vaso más frágil”?

En su carta a la iglesia, Pedro se dirige a esposos y esposas para ayudar a crear relaciones saludables que honren a Dios entre ellos. Encontramos tipos similares de instrucciones para el hogar en las cartas de Pablo a los Efesios (Efesios 5: 22—6: 4) y a los Colosenses (Colosenses 3: 18-21). Después de dirigirse a las esposas, Pedro les dice a los esposos: "Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo." (1 Pedro 3: 7-RVR60). A menudo, nuestra primera reacción al escuchar que a las mujeres se les llama "más frágiles", especialmente en el contexto del matrimonio, es creer que este versículo alienta la continuación de un sistema patriarcal que restringe a las mujeres porque las mujeres son vistas como menos valiosas. Y este versículo, lamentablemente, ha sido mal utilizado en ocasiones para hacer precisamente eso. Sin embargo, esta idea no solo es contraria al significado de este pasaje, sino también a lo que enseña la Biblia.

En lugar de presentar a las mujeres como inferiores a los hombres, cuando se pone en el contexto del resto del pasaje y del resto de las Escrituras, este versículo hace todo lo contrario. Pedro aquí anima a los esposos a amar a sus esposas viviendo con ellas con comprensión y honor. La palabra que Pedro usa aquí para honor significa "una valoración por la cual se fija el precio". Esto significa que Dios ha valorado a las mujeres, y ese valor es fijo: ningún hombre puede cambiar su valor. Como personas que han sido valoradas por el Creador como dignas de la muerte de Su Hijo, a las mujeres se les debe una cierta cantidad de respeto y cuidado.

Parte de la razón por la que las esposas deben recibir un honor especial de parte de sus esposos es porque son el "vaso más frágil". Esta frase probablemente se refiere al hecho de que, en general, los hombres son físicamente más fuertes que las mujeres. Es posible que las mujeres también sean consideradas "más frágiles" de otras formas. Por ejemplo, y nuevamente relacionado con el cuerpo físico, las mujeres son más vulnerables físicamente a ciertos actos de violencia debido a que son ellas las que tienen hijos. También son más vulnerables físicamente durante el embarazo. En muchas sociedades, incluso hoy, las mujeres no disfrutan de los mismos privilegios que los hombres. Pero en lugar de tratar a sus esposas como sugiere la sociedad, los esposos cristianos deben honrar a sus esposas, servirlas y protegerlas. Un esposo está llamado a estimar a su esposa y cuidar de ella, hasta el punto de dar su vida por ella (Efesios 5: 25-29). El "vaso más frágil" no debía ser tratado como algo de menor valor, sino como alguien a quien amar y honrar como un igual en Cristo.

La palabra traducida aquí como "vaso" es la palabra griega skeuos, que significa vasija o implemento o tipo de herramienta. La palabra es completamente neutra, ni masculina ni femenina, ni buena ni mala. En otros lugares del Nuevo Testamento se usa esta palabra para referirse a todos los cristianos (2 Corintios 4: 7). Cuando habla de pureza sexual, Pablo la usa en 1 Tesalonicenses 4: 4 para referirse específicamente al cuerpo. Cuando skeuos se usa como metáfora de nuestros cuerpos en el Nuevo Testamento, se refiere tanto a hombres como a mujeres, estableciendo la idea de que nuestros cuerpos son vasos para ser usados por Dios, capaces de ser limpiados y usados para el bien (2 Timoteo 2: 21). La única diferencia es que el "vaso" del hombre, en términos generales, es más fuerte que el de la mujer y, por lo tanto, debe tratarla con honor y comprensión.

Este versículo no coloca a las mujeres en una posición inferior ante Cristo. No hay distinción entre el valor de hombres y mujeres en la Biblia: "Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús." (Gálatas 3: 28). La Biblia enseña que tanto los hombres como las mujeres están hechos a imagen de Dios (Génesis 1:27) y que ambos son pecadores y necesitan la gracia de Dios (Romanos 3:23). El camino de salvación tanto para hombres como para mujeres es a través de Jesucristo, y en Él tanto hombres como mujeres son herederos de la gracia de Dios (Juan 14: 6; Hechos 4:12; 1 Pedro 1: 3-9; Efesios 1: 3– 14). Los hombres y las mujeres son igualmente llamados por Dios y capaces de vivir ese llamado para Su gloria (Efesios 2: 8–10; 2 Corintios 3:18; Filipenses 2: 12–13; Colosenses 3: 9–17).

Una vez más, Pedro no dice que las mujeres sean menos valiosas porque sean más débiles. De hecho, ni siquiera dice necesariamente que las mujeres sean más débiles. Más bien, les dice a los maridos que traten a sus esposas con un honor especial como el vaso más frágil, es decir, honrarla y cuidarla como algo más frágil que él. Pedro continúa diciendo que las mujeres son "coherederas [junto con los hombres] de la gracia de la vida", no hay diferencia entre ellos respecto al estar ante Dios (1 Pedro 3: 7). Dios incluso establece protección para las mujeres como el vaso más frágil. Cuando un esposo no le muestra a su esposa entendimiento y honor, sus oraciones se ven obstaculizadas ante Dios. Habiendo fijado el valor de la mujer como receptora de Su gracia, Dios espera que un esposo reconozca ese valor y trate a su esposa en consecuencia.



Verdad relacionados:

¿La Biblia dice que los hombres y las mujeres son iguales?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?

¿Qué significa que las esposas se sometan a sus maridos?

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?

Con todos sus desafíos, ¿por qué incluso considerar el matrimonio?


Volver a:
La verdad sobre el matrimonio






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe