¿Cuál es la tribulación del fin de los tiempos?

La tribulación es el período durante el fin de los tiempos en el que Dios juzga a Israel y al mundo por su injusticia y se prepara para establecer a Jesús como el Rey del mundo. Los estudiosos que utilizan diferentes métodos de interpretación han llegado a muchas opiniones diferentes sobre el momento y la duración de la tribulación. Pero al usar un método literal de interpretación y leer las profecías en un sentido literal siempre que sea posible, se hace evidente que la tribulación dura siete años y ocurrirá entre el rapto de la iglesia y el reino milenario.

Daniel da el tiempo de la tribulación. En Daniel 9: 24-27, Gabriel le explica: “’Setenta semanas han sido decretadas para que tu pueblo y tu santa ciudad pongan fin a sus transgresiones y pecados, pidan perdón por su maldad, establezcan para siempre la justicia, sellen la visión y la profecía, y consagren el lugar santísimo.’” Entiende bien lo siguiente: Habrá siete semanas desde la promulgación del decreto que ordena la reconstrucción de Jerusalén hasta la llegada del príncipe elegido. Después de eso, habrá sesenta y dos semanas más. Entonces será reconstruida Jerusalén, con sus calles y murallas. Pero cuando los tiempos apremien, después de las sesenta y dos semanas, se le quitará la vida al príncipe elegido. Este se quedará sin ciudad y sin santuario, porque un futuro gobernante los destruirá. El fin vendrá como una inundación, y la destrucción no cesará hasta que termine la guerra. Durante una semana ese gobernante hará un pacto con muchos' ... ". Las profecías de Daniel fueron tan precisas que muchos escépticos creen que el libro debe haber sido escrito históricamente, es decir, después de que ocurrieron los eventos. Pero la fecha que proponen como autoría es 200 años antes de Cristo y no se puede tomar en cuenta este pasaje en particular.

"Setenta semanas" se refiere a 490 años. Estos años se dividen en tres períodos. Las primeras "siete semanas" o cuarenta y nueve años comenzarían en el momento en que se dio la orden de reconstruir el templo (Daniel 9:25; Esdras 1: 1-4) y duraría todo el periodo de la construcción (Esdras 6: 14-15). Las "sesenta y dos semanas" siguientes o 434 años fue el tiempo desde la finalización del templo hasta la llegada del "príncipe elegido", Jesús el Mesías. El versículo 26 explica que después de las sesenta y dos semanas, el “príncipe elegido” será asesinado, y un futuro gobernante (identificado anteriormente en Daniel e interpretado como Roma) destruirá la ciudad y el santuario, que ocurrió en el año 70 DC.

Este es un relato dado a Daniel sobre su pueblo, los judíos. Aunque ciertamente podemos aprender de esto, las palabras no fueron dadas específicamente para nosotros en la era de la iglesia. Por eso, Gabriel no tenía razón para referirse a la iglesia. No hay una descripción detallada de lo que iba a ocurrir entre la semana sesenta y nueve y la setenta. Esto deja una semana (un período de siete años) aún sin explicación. El versículo 27 identifica el comienzo de ese último período: "Durante una semana ese gobernante [presumiblemente el Anticristo de Daniel 7: 8-26] hará un pacto con muchos […]". Cuando un líder mundial de Occidente (Daniel 8: 1- 14) inicie un tratado integral entre Israel y sus naciones vecinas, la tribulación habrá comenzado.

El hecho de que la tribulación también se le llame el "tiempo de angustia para Jacob" (Jeremías 30: 7) indica que aunque el mundo entero estará involucrado, el propósito de la tribulación se relaciona principalmente con Israel. Daniel 9:24 da las razones del período de 490 años: "[poner] fin a sus transgresiones y pecados, [pedir] perdón por su maldad, [establecer] para siempre la justicia, [sellar] la visión y la profecía, y [consagrar] el lugar santísimo". Las primeras tres razones, "[poner] fin a sus transgresiones y pecados, [pedir] perdón por su maldad", se lograron con el sacrificio de Jesús en la cruz, pero aún no se han aplicado a Israel como pueblo. Los últimos tres no han ocurrido en absoluto, por lo que sabemos que la semana setenta aún está por llegar. Al final de la tribulación, se cumplirán todas las profecías, e Israel como nación habrá aceptado a Jesús como su Mesías. Además, la tribulación será la herramienta de Dios para responsabilizar a todas las naciones del mundo por su rechazo a Él (Jeremías 25: 30-32; 2 Tesalonicenses 2:12; Apocalipsis 6:15).

El propósito general de la tribulación es terminar la obra del versículo 24: llevar a Israel como nación a su Dios al llevarlos a su Mesías. Como en la mayoría de los tratos de Dios con Israel, lamentablemente esto se logra mejor a través de la disciplina que presentan las dificultades. Aunque la tribulación comienza con una promesa de paz política (Daniel 9: 24-27; Deuteronomio 30: 4-5), desencadena una serie de juicios de Dios contra el mundo. Los juicios de los sellos crecerán gradualmente en intensidad a medida que avanza la primera mitad de la tribulación (Apocalipsis 5-6). Incluyen la guerra, el hambre, la peste, las bestias, la persecución de los creyentes y los desastres naturales. El Anticristo se elevará a un poder político cada vez mayor (1 Juan 2:18; Apocalipsis 13: 1-9; 17: 8-14; Daniel 7: 8-26), y finalmente gobernará un Imperio Romano restablecido (Daniel 7). A pesar de los horrores, 144.000 judíos llegarán a una relación salvadora con Jesús y darán testimonio al mundo, llevando a muchos a aceptar a Cristo (Apocalipsis 7: 1-8; 14: 1-5). Y el templo regresará al Monte del Templo donde los judíos fieles volverán a realizar sacrificios (Daniel 9:27).

En el punto medio de la tribulación, todo cambiará para Israel. Satanás será expulsado del cielo permanentemente y resolverá causar el mayor daño posible en la tierra (Apocalipsis 12: 7-13). El Anticristo será asesinado y resucitado (Apocalipsis 13: 3, 12, 14), preparando el escenario para la dominación política y religiosa en todo el mundo. Atacará a Israel, contaminará el templo (Daniel 9:27; Mateo 24:15; Apocalipsis 13:14) y exigirá que el mundo lo adore (Apocalipsis 13: 5-7). En este punto, Jesús ha instruido a los judíos a huir (Mateo 24: 15-16).

La última mitad de la tribulación también se conoce como "la gran tribulación" (Apocalipsis 7:14). Políticamente, el Anticristo perseguirá horriblemente a judíos y creyentes (Mateo 24: 9-24; Apocalipsis 12: 6, 13-17). Religiosamente, la mayor parte del mundo adorará al Anticristo como dios (Apocalipsis 13: 5-7, 11-18), pero los 144.000 testigos se unirán a dos profetas que predicarán en Jerusalén y atraerán a muchos a Jesús (Apocalipsis 7: 9 -14; Mateo 24:14). Dios tratará con el pecado del mundo a través de dos series de juicios. Las siete trompetas, que se distribuirán en los últimos 3 años y medio, incluirán la quema de 1/3 de la vegetación, creando una hambruna; un 1/3 del mar se convertirá en sangre, matando 1/3 de las criaturas marinas y se destruirá un 1/3 de las naves; un 1/3 del agua dulce será contaminada; un 1/3 del sol, la luna y las estrellas se oscurecerán; langostas, posiblemente demoníacas, torturarán a las personas durante cinco meses; y un gran ejército, posiblemente demoníaco, destruirá un 1/3 de la humanidad. La séptima trompeta será el anuncio del reinado inminente de Cristo y las siete copas (Apocalipsis 8: 1-9: 21). Las siete copas se consolidarán cerca del final de la tribulación. Las llagas plagarán a los que siguen al Anticristo; todos los mares se convertirán en sangre, matando a todas las criaturas marinas restantes; toda el agua dulce se convertirá en sangre; el sol aumentará su calor; la tierra estará cubierta de oscuridad sobrenatural; el Éufrates se secará para que los reyes del este puedan llegar al Armagedón; y un gran terremoto sacudirá el mundo, junto con piedras de granizo de 100 libras (Apocalipsis 16: 1-21).

Al final de la tribulación, aparentemente las naciones del mundo se rebelarán contra el Anticristo y su gobierno (Mateo 24: 30-31; Apocalipsis 19: 11-32). Los dos testigos serán asesinados, abandonados en la calle y resucitados después de tres días y medio (Apocalipsis 11: 7-13). Finalmente, Jesús regresará con su ejército y destruirá al Anticristo y su ejército (Mateo 24:30; Apocalipsis 19: 11-20). El Anticristo será arrojado al lago de fuego (Apocalipsis 19:20), Satanás será atado, arrojado y mantenido en el abismo durante el reino milenial (Apocalipsis 19:20), y a todos los incrédulos se les matará. Los que siguen a Cristo se reunirán a su alrededor, e Israel recibirá las fronteras prometidas (Deuteronomio 29: 1-30: 20; Isaías 11: 11-12: 6; Jeremías 16: 14-15; 23: 3-8; Ezequiel 11: 14-18; 37: 1-18).

Al igual que las profecías sobre el rapto, el propósito de las profecías sobre la tribulación tiene el propósito de condenar y proporcionar esperanza. El ángel que le dio a Daniel su profecía terminó diciendo: "Y él me respondió: “Sigue adelante, Daniel, que estas cosas se mantendrán selladas y en secreto hasta que llegue la hora final. Muchos serán purificados y perfeccionados, y quedarán limpios, pero los malvados seguirán en su maldad. Ninguno de ellos entenderá nada, pero los sabios lo entenderán todo. A partir del momento en que se suspenda el sacrificio diario y se imponga el horrible sacrilegio, transcurrirán mil doscientos noventa días. ¡Dichoso el que espere a que hayan transcurrido mil trescientos treinta y cinco días!" (Daniel 12: 9-12). Nuestro papel, entonces, es explicar que el sufrimiento de la tribulación se puede evitar si la gente confía en Jesús, y orar para que los que experimenten la tribulación encuentren estas palabras y entiendan. Aquellos de nosotros que tenemos una relación salvadora con Jesús podemos encontrar esperanza en las palabras que el ángel dirigió a Daniel en el versículo 13: "Pero tú, persevera hasta el fin y descansa, que al final de los tiempos te levantarás para recibir tu recompensa".



Verdad relacionados:

¿Qué va a pasar en el tiempo del fin?

¿Cuáles son las señales del tiempo del fin?

¿Estamos viviendo en los últimos tiempos?

¿Cuándo regresará Jesús?

A la luz del regreso de Cristo, ¿cómo debemos vivir nuestras vidas?


Volver a:
La verdad sobre los últimos tiempos






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe