¿Deberían los cristianos interesarse por teorías conspirativas?

Aunque a veces entretenidas, las teorías conspirativas a menudo producen miedo. Dios no quiere que temamos. Tampoco quiere que nos enredemos en tales actividades mundanas.

Pablo instruye a Timoteo en 2 Timoteo 1 que se concentre en el don de Dios, no en el temor. Él escribe: "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio." (versículo 7). Romanos 8:31 nos da confianza en Dios cuando pregunta: "Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?" Jesús nos dice en Mateo 10:26 que todo lo que necesitamos saber será revelado y que las cosas que están ocultas se conocerán. La clave aquí es la confianza. ¿Confiamos en nuestro propio entendimiento o confiamos en Dios?

En Efesios 5: 8-17, Pablo describe casi directamente cómo lidiar con las conspiraciones y demás. Él enfatiza que caminemos en la luz y "comprueben lo que agrada al Señor." (versículo 10). Aunque también dice que debemos tratar de exponer las "obras infructuosas de la oscuridad", ni siquiera debemos hablar de estas cosas (versículos 11-12). Pablo continuamente dirige nuestro enfoque y atención a la bondad, la luz y la voluntad de Dios.

Cuando enfocamos nuestras energías y motivaciones en agradar a Dios, queda poco tiempo para usar irreflexivamente nuestro tiempo investigando conspiraciones.

Incluso eventos terrenales tan trascendentales como el asesinato de un presidente, un alunizaje o las supuestas lealtades secretas de los líderes mundiales palidecen en comparación con la grandeza y soberanía de Dios. "Los reyes de la tierra se rebelan; los gobernantes se confabulan contra el Señor y contra su ungido." Pero "El rey de los cielos se ríe; el Señor se burla de ellos." (Salmo 2: 2, 4).

Colosenses 1:16 nos dice que todas las cosas fueron creadas para Jesús: "Porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él."

Ahora, es importante comprender que podemos encontrar ejemplos de búsqueda de la verdad en la Biblia. Natán confrontó al rey David por sus intentos de ocultar el asesinato de Urías que había planeado (2 Samuel 12). Pablo se salvó de una pandilla de asesinos que se comprometieron a trabajar juntos para matarlo porque su sobrino se enteró y le advirtió (Hechos 23).

Sin embargo, nuestro enfoque debe estar en buscar la verdad y la paz (Zacarías 8:19). Deja la exposición del mal oculto a Dios (Juan 3:20). Confía en que Él revelará lo que Él revelará en Su tiempo (Marcos 13:32).

Recuerda, nuestro enfoque y esfuerzos deben ser buscar a Dios y Su voluntad para nuestras vidas. Jesús nos da suficientes instrucciones para mantenernos ocupados la mayoría de los días en Mateo 22: 37–39: "’Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente’ —le respondió Jesús—. Este es el primero y el más importante de los mandamientos. El segundo se parece a este: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo'".



Verdad relacionados:

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Qué dice la Biblia acerca de confiar en los demás?

¿Qué partes de la Biblia se aplican a nosotros hoy? ¿Cómo podemos saberlo?

¿Por qué deberíamos estudiar la Biblia?

¿Qué principios se usan en la exégesis bíblica?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe