¿Qué es la teología narrativa?

La teología narrativa se originó durante la última mitad del siglo veinte, y busca interpretar la Biblia con narrativa en lugar de proposicionalmente. La teología sistemática es lo opuesto a la teología narrativa, y la teología narrativa se define en parte al rechazar a la teología sistemática. El objetivo de la teología narrativa es aprender y relacionarse con Dios como el héroe de una gran historia, en lugar de aprender las reglas, principios o hechos acerca de Él en la Escritura. Dentro de esa historia, debemos aprender a desempeñar nuestro papel.

La idea de la teología narrativa de relacionarse con Dios como persona en una historia no está mal, y puede ser útil para aquellos que luchan por percibirlo como real. Mirar la Biblia a través del lente de la narrativa, en lugar de sistematizar la Escritura en un intento de resolverlo todo, o juntarlo todo como un rompecabezas, puede ser muy útil. La verdad es que Dios es una persona, y la Biblia es su historia. A menudo, los cristianos quedan atrapados en detalles y se olvidan de ver la imagen completa. Mirar la Biblia desde una perspectiva de teología narrativa puede ser saludable. Además, la teología narrativa puede sentar una buena base para la teología sistemática, si se usa correctamente.

Los partidarios de la teología narrativa no negarán que la Biblia contiene verdad proposicional. Sin embargo, afirman que el propósito principal de la Biblia es ilustrar una relación entre Dios y su pueblo, y mostrar cómo cada uno de nosotros encaja en esa historia general. Dirían que la teología sistemática funciona mejor como soporte para la teología narrativa, y que cuando la teología narrativa es la forma principal de interpretar la Biblia, los lectores y académicos tienen menos tendencia a involucrarse en "textos de prueba" o tomar versículos fuera de contexto para impulsar las doctrinas que podrían no tener mucho fundamento cuando se consideran como parte de la narrativa general.

Dicho esto, la teología narrativa también puede ser mal utilizada. De la misma manera que la teología sistemática se presta bien a los textos de prueba, la narrativa de la Biblia puede deformarse o tergiversarse cuando los maestros y predicadores se interesan más en expresar una creencia u opinión personal que en expresar la verdad contenida en la Escritura. Esto es muy común, y debería ser una advertencia no solo para los maestros, sino para todos los que leen la Biblia. Ya sea que estemos tomando la Escritura como un sistema o una narración, no debemos confiar en nuestra propia intuición más que en la palabra escrita. Hacerlo puede conducir a sistemas completos de pensamiento que son completamente no bíblicos.

Por ejemplo, algunas personas afirman que la teología narrativa no tiene ninguna teología sistemática, o que sus detalles no pueden ser conocidos. Por lo tanto, las narraciones pueden pasar de la historia directamente a la aplicación, y no hay forma de decir que la interpretación o aplicación de una persona es más o menos cierta que la de otra persona. Es esencial que, sin importar qué forma de interpretar las Escrituras aceptemos como primarias, no cambiemos su contenido, sino que lo manejemos fiel y correctamente (2 Timoteo 2:15). Somos embajadores de Cristo, y como tal, simplemente debemos repetir lo que escuchamos de Dios, a través de Su Palabra (2 Corintios 5:20). La teología narrativa y la teología sistemática solo son útiles si estamos dedicados a tratar la Biblia como la verdadera palabra de Dios, y repetirla en consecuencia (1 Pedro 4: 10-11).



Verdad relacionados:

¿Qué es la teología histórica?

¿Qué es la Teología del Pacto?

¿Qué es el dispensacionalismo?

¿Qué es la teología del Antiguo Testamento?

¿Qué es la teología del Nuevo Testamento?


Volver a:
La verdad sobre la teología







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe