¿Qué es la teología de reemplazo?

En Pentecostés, el Espíritu Santo descendió sobre los seguidores de Jesús con el sonido de una violenta ráfaga de viento y la aparición de lenguas de fuego. En los años siguientes, la alteración de la adoración de Dios no fue menos que dinámica para los judíos que habían elegido seguir a Jesús como su Mesías. Cristo causó una conmoción en su cosmovisión. Los creyentes judíos ya no dependían de los sacrificios diarios para el perdón de sus pecados, y aprendieron a pensar en Dios como alguien con quien podían hablar directamente, pasando por alto el sistema del sacerdocio. También tuvieron que lidiar con la afluencia constante de gentiles en la iglesia, lo que desafió sus sensibilidades judías. Los judíos, que siempre habían sido el pueblo elegido de Dios (Deuteronomio 14: 2), ahora enfrentaban el hecho de que Dios estaba eligiendo personas de todas las naciones, etnias y antecedentes religiosos.

La transición crucial del primer siglo del judaísmo al cristianismo fue tan significativa que todavía estamos debatiendo sus ramificaciones. Específicamente, si Dios ahora se está relacionando con el mundo a través de la iglesia en lugar de a través de la nación de Israel, ¿qué significa eso para Israel? ¿Es esta una condición temporal, como creen los dispensacionalistas, o en realidad Dios ha terminado completamente su relación con los judíos como nación?

La creencia que Dios ha terminado su relación con los judíos como nación por completo se llama "teología de reemplazo". Enseña que la iglesia ha reemplazado a Israel en los planes, las profecías y las bendiciones de Dios. Los roles de Israel y la iglesia son fundamentales para los eventos del fin de los tiempos; lo que uno cree acerca de la teología de reemplazo determina en gran medida lo que uno cree sobre el rapto, la tribulación y el reino milenial, sin mencionar el papel de la iglesia en la sociedad moderna.

Un par de asuntos prácticos condujeron a la formación de la teología de reemplazo. Uno fue que, durante 2.400 años, desde su exilio a Babilonia a la formación de Israel en los tiempos modernos, los judíos no tenían una nación soberana. Y, después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C., los judíos se esparcieron ampliamente por todo el mundo. Otro asunto fue la creciente riqueza, avance y alcance global de las sectas cristianas y las naciones "cristianas". Todo esto parecía indicar el abandono de Israel por parte de Dios y su enfoque en la iglesia. El antisemitismo también jugó un papel. A medida que la iglesia enfatizaba el rechazo de Jesús por parte de los judíos, algunos creyentes gentiles adoptaron la creencia pagana común de que los judíos son religiosamente retrógrados y socialmente inaccesibles.

La teología del reemplazo no se basa en una interpretación literal de la Biblia. Ya que la Biblia usa la metáfora (nadie espera que Dios envíe al infierno a todas las cabras del mundo, como lo alegoriza Mateo 25: 31-33), algunos teólogos concluyeron que muchas profecías incumplidas también debieron haber sido concebidas como metáforas: las promesas hechas a Israel fueron realmente destinadas a la iglesia. Una vez que se planteó esta simple "explicación", grandes porciones de la Biblia se abrieron a la interpretación personal.

La Biblia está llena de profecías que prometen paz y riqueza a Israel, y muchas aún no se han cumplido, incluida una promesa que detalla las fronteras específicas (Génesis 15: 18-20, Números 34: 1-12), una promesa de un Rey de la línea de David (2 Samuel 7), y una promesa de que un día Israel estaría totalmente dedicado a Dios (Jeremías 31: 31-34). Dada la continua inexistencia de un estado judío y el éxito de los esfuerzos liderados por cristianos, era difícil ver cómo tales profecías se cumplirían alguna vez. Algunos supusieron que se cumplirían más fácil y completamente a través de la iglesia que a través del pueblo judío, y nació la teología del reemplazo.

Para cambiar la profecía a la iglesia, varias promesas específicas deben ser "espiritualizadas" o "alegorizadas", es decir, reinterpretadas no literalmente. Los incontables descendientes de Abraham (Génesis 22:17) se convierten todos en seguidores de Cristo, y no descendientes biológicos literales. El reinado literal de 1.000 años de Cristo (Apocalipsis 20: 1-6) se vuelve simbólico, ya sea haciendo referencia a los santos en el cielo o al reino de Jesús en los corazones de los creyentes.

Alegorizar un concepto tan fundamental como el tema de la profecía abre la puerta a muchos más temas. Si el reino milenial es para la iglesia, ¿cuándo ocurrirá el rapto? Si las profecías de paz son para la iglesia (Isaías 32:18), ¿debería la iglesia imponer la paz en los asuntos internacionales? Si el plan de Dios es que la iglesia lidere (Isaías 2: 2), ¿debería la iglesia hacerse cargo de la política? La teología del reemplazo trae varias creencias anexas como resultado:

- Amilenialismo: la creencia de que el reino milenario no es literal, que comenzó en la resurrección de Cristo y se manifiesta en los corazones de los santos en el cielo o en los santos en la tierra.
- Postmilenarismo: la creencia de que la iglesia es responsable de organizar la "edad de oro" del gobierno de Cristo en los corazones de las personas, lo que resulta en connotaciones piadosas en la política, el entretenimiento, la familia y la vida social.
- Dominionismo: similar al postmilenialismo pero más extremo; la creencia de que la iglesia es responsable de reestablecer las leyes del Antiguo Testamento en todos los gobiernos y sociedades del mundo.

Como testigos del restablecimiento de un estado judío en 1948, tenemos una ventaja sobre los primeros teólogos; hemos visto el poder de Dios en acción para preparar el escenario para una interpretación más literal de la profecía. Este evento, combinado con un estudio cuidadoso de la profecía bíblica, muestra que la iglesia nunca fue diseñada para tomar el lugar de Israel.

Primero que nada, la iglesia no es un castigo para Israel por su fracaso en difundir el evangelio. Es la obra de Dios atraer a los judíos hacia Él (Romanos 11:11). Daniel 9: 20-27 es claro en que el plan de Dios para Israel debe durar setenta "semanas" o 490 años, comenzando en el momento del decreto para reconstruir Jerusalén. Los versículos 25 y 26 sugieren un evento significativo en la marca de sesenta y nueve "semanas": el punto de la crucifixión y resurrección de Jesús. También permite un descanso antes de la llegada de la semana setenta, y este espacio de tiempo se ha manifestado como la era de la iglesia. Como esta profecía es para el pueblo de Daniel (vs. 24), la era de la iglesia no se menciona. En cambio, la profecía salta hacia la última "semana": la tribulación. Antes de la tribulación es el rapto, que marca el retiro de la iglesia y el restablecimiento de la obra de Dios con Israel.

Pablo, en una carta escrita principalmente a gentiles, declara explícitamente que Dios no ha terminado su relación con Israel. Romanos 11:12 dice que si el rechazo de Israel a Jesús es una bendición para los gentiles, la restauración de Israel lo será aún más. Romanos 11: 25-26 continúa diciendo: "Hermanos, quiero que entiendan este misterio para que no se vuelvan presuntuosos. Parte de Israel se ha endurecido, y así permanecerá hasta que haya entrado la totalidad de los gentiles. De esta manera todo Israel será salvo, como está escrito: ‘El redentor vendrá de Sión y apartará de Jacob la impiedad.’"(ver Daniel 9:24). Como los versículos anteriores delinean claramente a judíos y gentiles, no hay forma de que esta profecía se pueda aplicar a la iglesia.

La interpretación más literal del plan de Dios para la humanidad se llama "dispensacionalismo". En lugar de que la iglesia reemplace a Israel, el dispensacionalismo enseña que la Biblia muestra que Dios obra en dispensaciones muy específicas a lo largo de la historia. La dispensación previa se centró en Israel y la ley. La actual sobre la iglesia y la gracia. En "el cumplimiento de los tiempos" (Efesios 1:10-RVR1960), comenzará la próxima dispensación. La iglesia será removida (1 Tesalonicenses 4: 13-18), Israel será santificado (Daniel 9:24) y las profecías hechas tanto a Israel (Génesis 15: 18-20, Jeremías 31: 31-34, Isaías 11: 6-9) como a la iglesia (Apocalipsis 20: 1-5) se cumplirán en el reino milenario literal de Jesús.

El problema con la teología de reemplazo es que depende del juicio y el esfuerzo del hombre en lugar de la Palabra y el poder de Dios. Hace doscientos años, la idea de un estado judío restaurado era impensable. Hoy, el estado judío es un hecho. Con una prueba tan llena de gracia de la soberanía de Dios, debemos ser exhortados a leer la Biblia tan literalmente como está escrito. Dios le ha dado a la iglesia bendiciones y responsabilidades específicas. Deberíamos concentrarnos en estas y rechazar las interpretaciones alegóricas de la teología del reemplazo.



Verdad relacionados:

¿Qué es la Teología del Pacto?

¿Qué es el dispensacionalismo?

¿Cuál es la definición de la iglesia?

¿Cuál fue el propósito de Dios al establecer la iglesia?

¿Qué papel juega Israel en el tiempo del fin?


Volver a:
La verdad sobre la teología

Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. teologia de reemplazo
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?