¿Qué enseña la teología de la retribución? ¿Es bíblica?

La teología de la retribución sostiene que Dios trata a las personas basándose en cómo se comportan. Si tiene cáncer, es un castigo de Dios por tus fechorías. Si te haces rico, es porque complaces a Dios. Esta interpretación simplista de nuestra relación con Dios no se basa en la verdad de la Biblia.

Jesús abordó esta idea errónea varias veces. En Juan 9, sus discípulos preguntaron quién había pecado para hacer que un hombre naciera ciego. Jesús les dijo que no era por el pecado del hombre o de sus padres, sino por los propósitos que Dios tenía para glorificar a Su Hijo.

En otro momento, hizo referencia a la trágica muerte de más de una docena de personas para señalar que las circunstancias no son una buena indicación del castigo de Dios. "¿O piensan que aquellos dieciocho que fueron aplastados por la torre de Siloé eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén? ¡Les digo que no! De la misma manera, todos ustedes perecerán, a menos que se arrepientan." (Lucas 13:4-5)

En la vida de Job y de Pablo, vemos que estos hombres de Dios sufrieron en gran manera. También vemos en las Escrituras a personas inicuas que escapan al castigo inmediato, como el malvado rey Acab de Samaria, que reinó con lujo durante 22 años mientras claramente hacía el mal (1 Reyes 16: 29–34). El Salmo 94: 3 pregunta: "¿Hasta cuándo, Señor, hasta cuándo habrán de ufanarse los impíos?"

Con nuestro sentido del bien y del mal ligado a nuestro deseo de justicia inmediata, queremos que Dios corrija las cosas de inmediato. Sin embargo, Romanos 3:23 nos enseña que toda persona ha pecado y merece la muerte. Podemos estar agradecidos de que nuestras propias acciones no reciban una justicia rápida.

La Biblia enseña una justicia a largo plazo y que Dios se encargará de las personas malvadas con justicia (Miqueas 5:15; Mateo 3: 7; Juan 5: 21-29). Hay, claramente, un juicio final que resultará en retribución (Isaías 1:24; Apocalipsis 20: 11-15).

Algunos ven en las bendiciones y maldiciones descritas en Proverbios evidencia de la teología de la retribución. Proverbios 3:33 dice: "La maldición del Señor cae sobre la casa del malvado; su bendición, sobre el hogar de los justos." Y, en Proverbios 13:25, dice el escritor. "El justo come hasta quedar saciado, pero el malvado se queda con hambre." Sin embargo, los Proverbios nos dan sabiduría general sobre cómo vivir la vida, en lugar de hacer promesas sobre los resultados de nuestras acciones. Ahí radica una diferencia importante. El sentido común y práctico es la base de una vida piadosa y, a veces, dará buenos resultados. Por supuesto, vemos en nuestras propias vidas, y en las vidas de algunos en la Biblia, como Daniel y Jeremías, que una vida recta a veces resulta en circunstancias terribles. ¿Qué hizo José para merecer la esclavitud y el encarcelamiento?

En la ley mosaica, hay muchas maldiciones y bendiciones asociadas al comportamiento que Dios esperaba de su pueblo. Por ejemplo, Deuteronomio 30: 16-18 dice: "Hoy te ordeno que ames al Señor tu Dios, que andes en sus caminos, y que cumplas sus mandamientos, preceptos y leyes. Así vivirás y te multiplicarás, y el Señor tu Dios te bendecirá en la tierra de la que vas a tomar posesión. Pero, si tu corazón se rebela y no obedeces, sino que te desvías para adorar y servir a otros dioses, te advierto hoy que serás destruido sin remedio. No vivirás mucho tiempo en el territorio que vas a poseer luego de cruzar el Jordán." Este sistema, o pacto, fue establecido por Dios para la teocracia de Israel y cuando las personas eran desobedientes, eran castigadas. A veces, el castigo llegó de inmediato (Números 11:33) y, a veces, más tarde (Salmo 35:17). Nosotros, quienes vivimos en gracia, debemos recordar que este sistema era para quienes vivían bajo la ley.

En cuanto a Job, su amigo Elifaz acusó a Job de que debía estar sufriendo debido a algún pecado por el que estaba siendo castigado (Job 4: 7-9). Los otros amigos de Job, Bildad y Zofar, concluyen lo mismo en Job 8: 6 y Job 20: 27–29. Sin embargo, en Job 42: 7, se revela la verdad acerca de Dios y Job. "Después de haberle dicho todo esto a Job, el Señor se dirigió a Elifaz de Temán y le dijo: ‘Estoy muy irritado contigo y con tus dos amigos porque, a diferencia de mi siervo Job, lo que ustedes han dicho de mí no es verdad.’"

Hechos 28: 4 nos muestra que algunas personas en los días de Pablo también creían en la teología de la retribución cuando asumieron que Pablo fue mordido por una serpiente debido a algún tipo de justicia cósmica. Momentos después, cuando Pablo no murió por la mordedura como se esperaba, quisieron adorarlo como una especie de dios.

Dios no se sienta en el borde del cielo buscando oportunidades para castigar y recompensar a aquellos que actúan de manera inicua o justa, pero ten por seguro que Su carácter incluye justicia, y que la retribución se llevará a cabo (Apocalipsis 22:12). Confía en que Él siempre hará lo correcto (Génesis 18:25).



Verdad relacionados:

¿La Biblia dice algo sobre el karma?

¿Qué sucede después de la muerte?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué importa la obediencia a Dios?


Volver a:
La verdad sobre creencias falsas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe