¿Qué es el subjetivismo?

El subjetivismo es una posición filosófica que sostiene que la naturaleza de la realidad depende de quien la percibe o la piensa. En esta visión, no hay realidad independiente de la mente. Esta es una visión metafísica, donde no existe nada real excepto lo que es percibido por una mente. El subjetivismo también existe en un sentido ético. En este caso, lo que es bueno, malo, correcto e incorrecto son simplemente expresiones de la actitud o convención social de una persona. El subjetivismo no necesariamente niega que las cosas físicas existen, pero niega que las cosas existan independientemente de algo (por ejemplo, una mente) que sea consciente o que piense en ello.

El subjetivismo es la antítesis del objetivismo. El objetivismo sostiene que las cosas existen independientemente de las mentes o la conciencia. La ética objetiva sostiene que lo bueno, lo malo, lo correcto y lo incorrecto no se pueden reducir a la actitud de una persona; existen valores y deberes morales objetivos que existen independientemente de quien los contemple o no. El subjetivismo está estrechamente relacionado con el relativismo, que adopta una miríada de formas. Pero las ideas principales son que las cosas no existen en sí mismas y que el conocimiento es parte de nuestro propio marco mental. Desde este punto de vista, no existe una verdad objetiva o absoluta porque las únicas cosas que podemos afirmar racionalmente son las cosas tal como parecen o se nos aparecen. Hacer una afirmación objetiva sobre la verdad es inútil porque cada persona interpreta el mundo de una manera única.

En muchos aspectos, el subjetivismo/relativismo es la visión predominante en la cultura occidental contemporánea. A menudo escuchamos cosas como "eso es verdad para ti, pero no para mí", y así sucesivamente. Dependiendo del contexto, tal declaración podría ser frívola o totalmente falsa. Si la conversación es sobre la emoción, el sentimiento o la opinión de una persona, entonces el término "verdad" solo se usa en un sentido ambiguo. Esto no es para descartar que podría ser cierto que una persona se siente triste o le gusta el helado de chocolate. Pero si el contexto de "eso es verdad para ti, pero no para mí" se trata de algo en el mundo o de cómo son las cosas, entonces la afirmación se derrumba bajo el peso de la contradicción.

Un problema importante con el subjetivismo/relativismo es que asume una base objetiva sobre la cual hacer un argumento subjetivista. ¿Con qué fundamento puede el subjetivista afirmar que el subjetivismo es verdadero? Esto es equivalente a decir que es objetivamente cierto que el subjetivismo es verdadero. El subjetivista se ve obligado a salirse de su punto de vista para hacer el argumento, que es inconsistente y contradictorio. Por medio de abusar de la ambigüedad o una gran incomprensión del término "verdad" es que el subjetivista puede hacer sus afirmaciones. Otro problema con el subjetivismo es que hace un argumento ad hoc en un esfuerzo por respetar la forma en que diferentes personas se enfrentan con el mundo. Por supuesto que es verdad que lo que una persona de 5 pies de estatura percibe en relación con un objetivo reglamentario de baloncesto difiere del de una persona de 7 pies de estatura. Pero nada de esto cambia el hecho de que ambas personas están percibiendo exactamente lo mismo en el mundo.

El subjetivismo termina con tantos problemas porque entiende las cosas de una manera totalmente equivocada desde el principio. Estos problemas son particularmente evidentes en la posición de que las cosas solo existen en la medida en que son percibidas. A primera vista, parece haber algo de fuerza en esta afirmación. Si no hubiera nadie alrededor para percibir la silla frente a mí, ¿cómo podría alguien realmente saber que había una silla? Pero esto supone que es posible para mí, en principio, percibir una silla sin que exista una. Es decir, es posible que pueda tener la idea de una silla frente a mí cuando no haya una silla, o podría tener la misma percepción/idea de la silla mientras navego por Hawaii. Sin embargo, este punto de partida casi siempre se asume y no se argumenta. Además, tal punto de partida tiene una visión de la cognición humana que comienza con la mente y reduce o elimina los sentidos de la mente. Y no hay necesidad de aceptar esta posición.

Contrario a la idea que se suscribe el subjetivismo, no podemos evitar que existan cosas en el mundo, que existan por sí mismas, y que afecten nuestros sentidos. Y esto es lo que causa nuestra percepción. No tenemos ninguna razón para pensar que la naturaleza de la realidad depende de la percepción. El orden del conocimiento debe comenzar con la existencia de las cosas en sí mismas. Esto es tan evidente que ¡el que percibe puede incluso afirmar su autoexistencia! No podemos comenzar con nuestra propia existencia, pensamientos o ideas sin presuponer que las cosas en el mundo existen en sí mismas. Lo que sabemos es realidad, no ideas o percepciones sobre la realidad. Esta distinción puede parecer trivial, pero la totalidad de la comprensión del mundo depende de este equilibrio.

La Biblia habla directamente a cada persona creada a imagen de Dios. La Palabra de Dios penetra directamente en nuestro corazón (Hebreos 4: 12-13). No hay presunción o implicación del subjetivismo. Primero, la Biblia nos dice que Dios existe en Sí mismo (Génesis 1: 1, Éxodo 3:14). Sostener que la Biblia enseña que se puede afirmar que Dios existe en la medida en que Él es percibido por nosotros es absurdo, sin embargo, esta es una conclusión inevitable del subjetivismo. La Biblia nos dice que Dios creó las cosas antes de que existiera el hombre para percibirlas (Génesis 1: 1-25). No servirá afirmar que el orden creado existió en la medida en que Dios lo percibía o pensaba, porque esto imputa subjetivismo a Dios mismo y no escapa a los otros problemas mencionados anteriormente. Escribiendo bajo inspiración del Espíritu Santo, el apóstol Pablo nos dice que Dios es claramente conocido por todas las personas por las cosas que Él ha hecho (Romanos 1: 18-20; 2: 14-15). Pero, en el subjetivismo, tal afirmación sobre las cosas hechas y las conclusiones extraídas de ellas sería errónea. Cuando Pablo se dirige a los atenienses, se dirige a una realidad objetiva para todos (Hechos 17: 16-34). Que Cristo fue crucificado, muerto, sepultado y resucitado al tercer día no depende de nuestra percepción, ni estas aseveraciones son relativistas (1 Corintios 15: 3-7). Por lo tanto, el subjetivismo y el cristianismo son altamente incompatibles.



Verdad relacionados:

¿Es la verdad relativa?

¿Qué es la verdad absoluta?

¿Qué es la verdad?

Cosmovisión cristiana: ¿Qué es eso?

¿Qué es el agnosticismo?


Volver a:
La verdad sobre la visión del mundo
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. subjetivismo
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?