¿Cuál es la santidad de la vida? ¿Por qué los cristianos creen en la santidad de la vida?

Santidad significa la cualidad de ser santo, sagrado o separado. Creer en la santidad de la vida significa creer que la vida humana es de alguna manera santa, separada o diferente de otras formas de vida. La pregunta es "¿Por qué los cristianos creen que la vida humana es separada?"

Primero, los cristianos creen que la vida humana es sagrada porque la humanidad es la única forma de vida creada a imagen de Dios, a su semejanza, y Dios es santo (Génesis 1:27). También se nos dice que Dios literalmente dio vida al hombre, algo que no hizo con otras formas de vida (Génesis 2: 7). Algo en la forma en que Dios creó a los humanos refleja Sus atributos. En otras palabras, llevamos la imagen de Dios. Entonces, cualquier cosa que dañe o estropee la vida humana también, por lo tanto, estropea ese reflejo de la imagen de Dios mismo. Por lo tanto, los cristianos abordan la vida humana con un sentido de reverencia por el Creador que se refleja en esa vida.

Otra razón por la cual los cristianos reverencian la vida humana es porque creemos que toda la vida humana es propiedad de Dios. En Éxodo 19: 5 Dios declara que "toda la tierra me pertenece" y, por extensión, toda vida humana en la tierra también le pertenece. 1 Corintios 6: 19–20 incluso llega al punto de decir de los creyentes, "... Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios." Deuteronomio 32:39 enseña que Dios no solo posee cada vida, sino que también es responsable de la vida y muerte de cada persona. Dice: "¡Vean ahora que yo soy único! No hay otro Dios fuera de mí. Yo doy la muerte y devuelvo la vida, causo heridas y doy sanidad. Nadie puede librarse de mi poder." El Salmo 139: 16 muestra que los días de la vida de cada persona fueron escritos en el libro de Dios antes de que ninguno de ellos naciera. Los cristianos creen que las vidas humanas pertenecen a Dios y solo Él está a cargo de dar y quitar esa vida.

Parece posible que debido a que Dios es el creador santo y eterno y que la vida humana es solo temporal y estropeada por una naturaleza pecaminosa, que Dios no le otorgue un valor muy alto a la vida humana. Sin embargo, la Biblia enseña lo contrario. En Levítico 24:21, Dios instruyó a la nación de Israel: "Todo el que mate un animal reparará el daño, pero el que mate a un hombre será condenado a muerte." La palabra hebrea para "reparará el daño" es shalam, que significa pagar, recompensar o restituir. Entonces, esencialmente, la pena por matar a un animal es pagar una multa monetaria, pero la pena por matar a otra persona es mucho más profunda, pagar con la propia vida. Aquí Dios establece el estándar en cuanto a cómo la vida humana y la vida animal se valoran de manera diferente. En el siguiente versículo, Dios declara la razón de esa diferencia, y tiene que ver con quién es Él. "Una sola ley regirá, tanto para el nativo como para el extranjero. Yo soy el Señor su Dios" (Levítico 24:22). Sí mismo ("el Señor su Dios") es la razón por la cual la vida humana tiene valor más allá de otras formas de vida. También es interesante notar que este valor en la vida humana no es solo una regla para los judíos, sino que regirá la misma regla para el extranjero y para el nativo. Toda vida humana es valorada por Dios.

La siguiente pregunta es: "¿Cuándo comienza la vida humana?" En Jeremías 1: 5, Dios le dice al profeta: "Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones". Aquí vemos a Dios formando a Jeremías en el vientre de su madre. El salmista hace eco de este sentimiento en el Salmo 139: 13 diciendo: "Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre." La Biblia enseña que Dios está íntimamente involucrado en la formación de la vida humana y que sucede en el útero de la madre mucho antes del nacimiento, por lo que la mayoría de los cristianos no aprueban el aborto.

Los cristianos creen que la vida humana refleja la imagen de nuestro Dios santo, que Dios posee el derecho de dar y quitar la vida, que Dios valora la vida humana por encima de otras formas de vida, y que está íntimamente involucrado en la formación de cada vida dentro del útero. Estas verdades apuntan al hecho de que las personas son importantes para Dios. Él ordena a la humanidad que valore a las personas de la misma manera que Él lo hace. Jesús cita a Levítico 19:18 en Mateo 22:39 como el segundo mandamiento más importante: "Ama a tu prójimo como a ti mismo". También les dice a sus discípulos: "Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros" (Juan 13: 34–35).

La Biblia está llena de formas prácticas de valorar la vida humana amando a los demás: atendiendo a los enfermos, visitando a los encarcelados, alimentando a los hambrientos, vistiendo a los necesitados, buscando justicia para los oprimidos y cuidando a los huérfanos, las viudas y el extranjero. (Mateo 25: 35–36; Santiago 1:27; 1 Juan 3: 16–18; Ezequiel 45: 9; Deuteronomio 10: 18–19). Deberíamos ser agentes de amor y compasión en el mundo, aliviando el sufrimiento siempre que podamos y recordando que cada vida humana lleva la imagen de nuestro Dios. En última instancia, deberíamos compartir el evangelio "no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan" porque así es cómo Dios valora la vida humana y desea que nosotros también lo hagamos (2 Pedro 3: 9).



Verdad relacionados:

¿Por qué Dios creó la humanidad?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?

Qué significa “formidables [y] maravillosas son tus obras” (Salmo 139: 14)?

¿Cuál es la perspectiva bíblica sobre el envejecimiento?

¿Por qué muere la gente?


Volver a:
La verdad sobre la humanidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe