¿Es posible la salvación después de la muerte?

Muchos se preguntan si hay otra oportunidad de elegir seguir a Cristo después de la muerte. Si bien la idea suena atractiva, la Biblia expresa que esta no es una opción.

El ejemplo más obvio de esta enseñanza se encuentra en Lucas 16 cuando Jesús habla de la vida futura de un hombre llamado Lázaro. Específicamente, Lucas 16:26 señala: "Y además de todo esto, entre nosotros y ustedes se ha arreglado un gran abismo, para que aquellos que pasarían de aquí a ustedes no puedan, y ninguno pueda pasar de allí a nosotros." Aquí, las mismas palabras de Jesús claramente notan que no hay opción para cambiar nuestro destino eterno en la otra vida.

Además, en contraste con la idea de la reencarnación, la Biblia enseña que todas las personas experimentan la muerte una vez y luego un juicio (Hebreos 9:27). Nuestro destino eterno está determinado por nuestra vida terrenal. Después de esta vida, las únicas opciones que existen son la eternidad con Cristo o la eternidad apartados de Él (Lucas 16:22-23).

Esto también niega las ideas cada vez más populares de la aniquilación y el purgatorio. La aniquilación es la idea de que aquellos que no llegan al cielo simplemente sus almas son aniquiladas o desaparecen. El purgatorio es la tradición católica romana basada en el libro extra bíblico de 2 Macabeos y la tradición de la iglesia de que hay un área de "limbo" o transición en la cual las almas pueden habitar y luego alcanzar el cielo. Ninguna idea encuentra apoyo bíblico.

Filipenses 2:10-11 declara que al final de los tiempos, "al nombre de Jesús se doblará toda rodilla, en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios el padre." Un día, incluso aquellos que se oponen a Jesús en esta vida se inclinaran ante él. Sin embargo, en ese momento será demasiado tarde para cambiar su situación. Después de la muerte, todo lo que queda para el incrédulo es el juicio (Apocalipsis 20:14-15). Es por eso que debemos confiar en Él en esta vida.

Tal entendimiento debería motivar a quienes conocen a Cristo a compartir el evangelio de manera urgente y apasionada con todos los que todavía no lo conocen. Además, debería causar que aquellos inciertos de su salvación se examinen a sí mismos (2 Corintios 13:5). Elegir nuestro destino eterno no es algo para posponer para más adelante en la vida. Como nadie sabe cuánto tiempo vivirá, es vital aceptar la salvación del Señor ahora (2 Corintios 6:2).

De hecho, el Señor nos ofrece a la mayoría de nosotros muchas oportunidades de aceptar su gran salvación en esta vida. Nos han dado múltiples oportunidades para responder. Nuestra "segunda oportunidad" ya está aquí. Abraham le dijo a Lázaro, "Si no oyen a Moisés ni a los profetas, tampoco se convencerán si alguien resucita de entre los muertos" (Lucas 16:31). Sin embargo, tenemos ambas, las Escrituras y la resurrección de Jesús. Esta es una amplia evidencia para aceptar la salvación de Cristo en esta vida. Una vez que esta vida termine, ya no habrá segundas oportunidades. Hoy es el día de salvación.



Verdad relacionados:

¿Hay realmente vida después de la muerte?

¿Qué sucede después de la muerte?

Muerte: ¿qué dice la Biblia al respecto?

¿El cielo es real?

¿Cómo puedo estar seguro de que cuando muera iré al cielo?


Volver a:
La verdad sobre la eternidad
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. salvacion despues muerte
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?