¿La Biblia distingue entre lo secular y lo sagrado?

Bíblicamente, etiquetar algo como sagrado es similar a decir que es santo o apartado para el uso de Dios. Por lo tanto, casi cualquier cosa podría considerarse sagrada con la perspectiva, actitud e intenciones correctas.

Las personas naturalmente desean clasificar las cosas. En el caso de los cristianos, a menudo clasificamos artículos o actividades como cristianos o no cristianos, santos o no santos, piadosos o no piadosos, sagrados o seculares. La música es un buen ejemplo. A veces hablamos de música sagrada (con temas cristianos fácilmente identificables) versus música secular (todo lo demás). ¿Pero tal distinción es bíblica?

De alguna manera, sí, es bíblico hacer ciertas distinciones entre lo "sagrado" y lo "secular". La Biblia describe a ciertas personas, lugares y cosas como "santificados" o apartados. Por ejemplo, la palabra griega del Nuevo Testamento para "iglesia" (ekklesia) significa literalmente "una asamblea convocada". Los que forman parte de la iglesia están "llamados a ser santos" (Romanos 1: 7). Jesús los llamó “la sal de la tierra” y “la luz del mundo” (Mateo 5: 13-16).

Sin embargo, hasta cierto punto el mundo entero es sagrado, es decir, apartado para Dios. Romanos 8: 22-25 dice que toda la creación será restaurada. Efesios 1:22 dice que Dios puso "todas las cosas" bajo la autoridad de Jesús. Toda la creación está bajo la autoridad de Jesús para que "Dios sea todo en todos." según 1 Corintios 15:28. En cuanto a la creación, todo lo que ha sido, es y será, se someterá a la autoridad de Jesús. La creación es suya y, por lo tanto, sagrada (Filipenses 2: 10-11).

La música, nuestro empleo o trabajo suele ser temas que queremos colocar bajo alguna etiqueta, como sagrado o secular. Bíblicamente, sin embargo, no importa si su trabajo está bajo los auspicios de un ministerio, iglesia u organización cristiana sin fines de lucro o no. Todo trabajo es sagrado con la actitud, perspectiva e intención correctas. "Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor." (Colosenses 3: 23–24).

No solo nuestro trabajo, sino todo lo que hacemos: pasatiempos, relaciones, incluso comer y beber, es para la gloria del Señor (1 Corintios 10:31).

Con demasiada frecuencia compartimentamos actividades, artículos y personas en categorías de seculares y sagrados. Luego, tendemos a permitir que Dios tenga "Sus cosas y tiempos", principalmente el domingo por la mañana u otros momentos en la iglesia, y guardar el resto para nosotros. En cambio, deberíamos tratar intencionalmente de honrar a Dios con todo nuestro tiempo y actividades.

Ahora, por supuesto, hay algunas cosas santas específicas acerca de las cuales Dios ha dado instrucciones especiales. La iglesia, por ejemplo, está llamada a proclamar el evangelio, discipular a los creyentes y bendecir la cultura en la que existe, entre otras tareas estipuladas bíblicamente. El estado, o gobierno, también tiene responsabilidades bíblicamente prescritas, como servir con justicia (Romanos 13: 1-7). Aún así, se debe tener cuidado al categorizar incluso estas instituciones con mandato bíblico. La iglesia debe estar involucrada en la sociedad, y el estado debe estar preocupado por asuntos de moralidad. La iglesia y el estado operan en diferentes esferas, pero ambos tienen funciones dadas por Dios. Y ambos se benefician cuando el otro realiza bien sus deberes.

Hoy, abusamos de las categorías de secular y sagrado. Un plomero cristiano puede ser tan honrador de Dios durante su trabajo como músico cristiano. Un panadero cristiano puede hacer pastelitos para la gloria de Dios, al igual que un educador cristiano puede enseñar para la gloria de Dios. Las posibilidades son infinitas. Cuando caminamos en el Espíritu y dedicamos nuestro minuto a minuto a Dios, las llamadas líneas entre lo secular y lo sagrado se fusionarán en un tiempo que honra a Dios.



Verdad relacionados:

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?

¿Cómo puede un cristiano ser un embajador de Cristo?

¿Qué es la libertad en Cristo? ¿Cómo puedo experimentar la verdadera libertad en Cristo?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Por qué se alienta a los cristianos a tener un devocional diario o tiempo personal con Dios?


Volver a:
La verdad sobre la vida cristiana






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe