¿Cómo debería ver un cristiano el romance?

En primer lugar, vamos a definir lo que entendemos por "romance." El romance es el enamoramiento inicial, la emoción, cortejar y ser cortejado, la atracción inicial hacia otro que proporciona tanta emoción y drama. El amor, por otro lado, es el compromiso a largo plazo que une a dos personas. El romance tiene su lugar, pero los cristianos están llamados a ir principalmente tras el amor.

Entendemos lo que es el verdadero amor al mirar a Dios. 1 de Juan 4: 9-10 dice: "Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados."

Dios expresa el amor supremo y el romance. Él nos busca, nos corteja. Pero nuestra relación con Dios no siempre es un punto máximo de emoción. El amor de Dios es inquebrantable y lo es para nosotros. Su amor no siempre se siente bien o emocionante. Pero para los cristianos, nada puede separarnos del amor de Dios (Romanos 8: 38–39). El matrimonio está destinado a ser una imagen de Dios y la iglesia (Efesios 5: 21–33). El mejor romance viene con un amor profundo y duradero entre un esposo y una esposa. Cuando la base es estable, se pueden disfrutar plenamente los momentos emocionales del romance. Cuando el amor verdadero está presente, el romance adquiere un significado más abundante.

La Biblia tiene mucho que decir sobre el amor y cómo los cristianos deben amar a los demás en el contexto de una variedad de relaciones. La Biblia también tiene historias de romance. Jacob trabajó siete años para ganar a Raquel, luego siete más cuando fue engañado para que se casara con su hermana (Génesis 29). El Cantar de los Cantares está lleno de descripciones del amor romántico entre la novia y el novio. Dios ciertamente no se opone al romance.

Sin embargo, el romance se vuelve peligroso cuando lo idolatramos. Esas primeras atracciones y el proceso de enamoramiento son embriagadores. De hecho, el mismo tipo de liberación química ocurre en nuestro cerebro cuando nos "enamoramos" que cuando las personas consumen drogas. La ciencia nos dice que el amor romántico puede mantenerse durante unos dos años, como máximo. Después ese tipo de sentimientos disminuyen. Idealmente, se reemplazan con un amor más profundo y comprometido. Pero si una persona se vuelve adicta a los sentimientos del romance, es posible que se sienta vacío y busque otra manera de alcanzar ese “punto máximo de emoción romántica" de una manera impía.

La representación del romance en películas, libros, obras de teatro y música a menudo nos presenta representaciones poco realistas del romance. Nuestras relaciones de la vida real, a veces llenas de asombro y emoción, pueden parecer aun así un poco aburridas y pedantes en comparación. Cuando tenemos una sobredosis de este romance sustituto, podemos crear falsas expectativas y sentimientos innecesarios de decepción en el mundo real.

Los cristianos están llamados a comprometerse con el amor ágape. 1 de Corintios 13 describe lo que es el verdadero amor. El romance puede ser divertido y puede ser algo bueno, pero solo cuando está en el contexto del amor verdadero y piadoso.

Santiago 1:17 nos dice que "Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia." Los cristianos deben buscar la sabiduría de Dios con respecto a las cosas románticas, y todas las cosas en ese sentido (Santiago 1: 5), en lugar de depender únicamente de nuestras emociones, sin importar cuán fuertes o convincentes sean. En el entretenimiento romántico, anhelamos que los amantes demuestren un compromiso desinteresado el uno con el otro. Aplaudimos el tipo de heroísmo, vulnerabilidad y persecución que vemos en el romance. El heroísmo más verdadero en el amor es darnos el uno al otro el mismo tipo de amor desinteresado y comprometido que Dios nos muestra (1 Corintios 14: 1).



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?

¿Cuál es el propósito del matrimonio?

¿Qué consejo hay para hacer que el matrimonio sea duradero?

¿Con cuánta frecuencia deben tener relaciones sexuales las parejas casadas?

Con todos sus desafíos, ¿por qué incluso considerar el matrimonio?


Volver a:
La verdad sobre el matrimonio






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe