¿Por qué la gente elige rechazar a Jesús como su Salvador?

A cada persona se le presenta la opción de creer la verdad acerca de Jesús como el Hijo de Dios y nuestro Salvador, o rechazarlo. Romanos 1 nos dice que todos tienen la oportunidad de reconocer la gloria de Dios y reaccionar correctamente ante ella (Romanos 1: 18–23). Muchos miles de millones tienen la oportunidad de escuchar y responder al evangelio, de creer que Jesús es el Hijo de Dios, que su muerte en la cruz fue por nuestros pecados y que resucitó para vencer a la muerte.

Hay muchas buenas razones para aceptar a Jesús, a saber, la vida eterna con Él y su bondad guiando nuestra vida en la tierra. Hay muchas razones por las que la gente rechaza a Jesús. La mayoría se reduce a esto: ¿Quién está en el trono de tu vida? ¿Tú mismo, tus amigos, algún sabio o el verdadero Hijo de Dios, Jesucristo?

Las cuatro razones a continuación son quizás las razones más destacadas de por qué las personas no inician una relación con Jesús.

1. La gente no comprende que sus buenas obras o su amable personalidad no los llevarán al cielo. La verdad es que cualquier pecado nos separa de un Dios santo y todos hemos pecado (Romanos 3:23; 6:23). Nadie puede conectarse con el Padre excepto a través de Su Hijo, Jesucristo (Juan 14: 6). Ninguna cantidad de buenas obras puede superar la separación que causa incluso el pecado más pequeño.

2. Muchos temen el rechazo de sus familiares y amigos si aceptan a Jesús como su Salvador y si comienzan a vivir como él desea. En muchas culturas, esto es un rechazo social. En algunas, elegir seguir a Jesús significa poner en peligro la capacidad de una persona para ganarse la vida, o algo peor. En Juan 12: 42–43, un grupo de personas decidió no confesar a Cristo porque estaban más interesados en la opinión de sus compañeros que en la de Dios.

3. Algunas personas están tan enamoradas de los placeres temporales de esta vida y de las "cosas" materiales que no quieren arriesgarse a perder un estilo de vida para seguir a Jesús. Jesús conoció una vez a un hombre que conocía la ley religiosa y le preguntó qué más debía hacer para alcanzar la salvación. Jesús le dijo a este hombre que vendiera sus posesiones y lo siguiera. El hombre no pudo desprenderse de sus bienes terrenales y se fue triste (Mateo 19: 16-23). Véase también 2 Corintios 4: 16-18.

4. A veces las personas simplemente tienen miedo y se resisten a que el Espíritu Santo les lleve a Jesús porque todavía no confían en Él. Seguir a Jesús ciertamente requiere fe. La Biblia nos cuenta la historia de un hombre llamado Esteban que fue perseguido hasta la muerte por personas que simplemente se negaron a creer en el Espíritu Santo (Hechos 7:51). Pablo también se encontró con algunas personas que simplemente no querían creer: "Señalaron un día para reunirse con Pablo, y acudieron en mayor número a la casa donde estaba alojado. Desde la mañana hasta la tarde estuvo explicándoles y testificándoles acerca del reino de Dios y tratando de convencerlos respecto a Jesús, partiendo de la ley de Moisés y de los profetas. Unos se convencieron por lo que él decía, pero otros se negaron a creer. No pudieron ponerse de acuerdo entre sí, y comenzaron a irse cuando Pablo añadió esta última declaración: ‘Con razón el Espíritu Santo les habló a sus antepasados por medio del profeta Isaías diciendo: Ve a este pueblo y dile: Por mucho que oigan, no entenderán; por mucho que vean, no percibirán’." (Hechos 28: 23-26).

Toda persona tiene la oportunidad de comprender a Dios. A muchos se les presenta la verdad acerca de Su Hijo, Jesucristo. Cuando una persona lo rechaza, las consecuencias son eternas. Aquellos que rechazan a Jesús, por cualquier motivo, sufrirán la eternidad en la "oscuridad de afuera" del infierno donde habrá "llanto y rechinar de dientes" (Mateo 25:30).



Verdad relacionados:

¿Quién es Jesucristo?

¿Existió Jesús?

¿Es Jesucristo único? ¿Cómo?

¿Qué es la fe en Jesús?

¿Cómo puedo conocer a Jesús?


Volver a:
La verdad sobre las decisiones de vida







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe