¿Cuál es la visión bíblica sobre el prejuicio, la discriminación y el racismo?

Científicamente hablando, la humanidad se compone de exactamente una raza. Aunque el mundo tiene diferentes etnias, geografías, ciudadanías y culturas, todos los seres humanos son casi idénticos genéticamente. Las diferencias genéticas que reflejan la variación en la apariencia física de toda la humanidad implican el 0.01% de nuestros genes. Todos los humanos están hechos a la imagen de Dios (Génesis 1: 26-27), traídos a la vida por Su aliento (Génesis 2: 7), e imbuidos de un alma inmaterial e inmortal. A pesar de la unidad genética y espiritual de la raza humana, el racismo aún existe, y lamentablemente algunas personas eligen tratar a los demás de mala manera porque se ven diferentes o son de una cultura diferente.

Dios fue claro en sus reglas para los israelitas con respecto a los de diferentes naciones. En Deuteronomio 10: 17-18, Moisés afirma el amor de Dios hacia el extranjero y luego exhorta a los israelitas a amarlos también (v. 19). Pero Dios estableció una clara diferencia entre los extranjeros que deseaban seguirlo y/o bendecir a Su pueblo y entre quienes buscaban lo contrario. En 1 Reyes 8: 41-43, Salomón reconoce que los extranjeros que oren a Dios serían oídos por Él. Las naciones que respetaran la voluntad de Dios serían bendecidas (Génesis 12: 2-3). Sin embargo, las naciones que practicaban sacrificios de niños y la prostitución de templo iban a ser destruidas (Deuteronomio 20: 17-18). Esto no fue un problema racial. Fue Dios protegiendo a su pueblo de las influencias pecaminosas.

Jesús ejemplificó la gracia de Dios. En Juan 4, él tuvo una larga conversación con una mujer samaritana, aunque los samaritanos eran un grupo étnico despreciado por los judíos. Como resultado, muchas personas de su pueblo le siguieron. Prestamente sanó gentiles y alabó su fe (Mateo 8: 5-13; 15: 22-28). Y enseñó a su iglesia a hacer lo mismo (Hechos 10-11). El ministerio del apóstol Pablo fue para los gentiles. Lo inclusivo del mensaje de Jesús se resume en Gálatas 3:28: " Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. "

Desafortunadamente, la humanidad ha torcido las enseñanzas de la Biblia para tratar de justificar los temores y prejuicios humanos. Algunos consideran que la "maldición de Ham" es una excusa para odiar a los afrodescendientes. Otros insisten en que los judíos fueron responsables de la muerte de Jesús y merecen nuestro escarnio. Ambos puntos de vista son evidentemente falsos. La Biblia nos dice que el juicio de Dios no se basa en las apariencias, sino en lo que está dentro del hombre (1 Samuel 16: 7), y quienes juzgan según las apariencias lo hacen con intenciones inicuas (Santiago 2: 4). En cambio, debemos tratarnos unos a otros con amor (Santiago 2: 8), independiente de la etnia (Hechos 10: 34-35) y la posición social (Santiago 2: 1-5). El amor cristiano niega todos los prejuicios, y la Biblia condena el racismo.



Verdad relacionados:

¿Cuál es el origen de las razas de la humanidad?

¿Qué significa que la humanidad fue creada a la imagen de Dios?

Qué significa “formidables [y] maravillosas son tus obras” (Salmo 139: 14)?

¿Por qué Dios creó la humanidad?

¿Puede el hombre vivir sin Dios?


Volver a:
La verdad sobre la humanidad
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. racismo prejuicio discriminacion
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?