¿Quién puede salvarse?

Juan 3:16 es un versículo frecuentemente citado por una buena razón. Declara: "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna." Quien cree en Jesús puede ser salvo. Él extiende la invitación de salvación a todos. Gálatas 3: 27–28 dice: "Porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo. Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús." Jesús es el gran unificador de la humanidad (Efesios 2: 11-16). No excluye a la gente de la salvación, sino que la ofrece amorosamente a todos.

A veces las personas piensan que deben realizar ciertas buenas obras para ser salvadas, pero esto no podría estar más lejos de la verdad. Romanos 3 deja en claro que ningún humano es justo. No podemos hacer el bien por nuestra cuenta. Romanos 3 también explica que es solo por la gracia de Dios, recibida a través de la fe, que somos justificados. Efesios 2: 8–9 dice: "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte." Por lo tanto, no tenemos que ser una "buena persona" para ser salvos. ¡De hecho, no podemos serlo!

A veces las personas piensan que han cometido demasiados pecados o pecados demasiado crueles como para ser salvos. Esto también es evidentemente falso. Dios puede perdonar todo pecado. 1 Corintios 6: 9–10 enumera algunos tipos de personas que no heredarán el reino de Dios, y luego el versículo 11 dice: "Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios." Pablo, el apóstol de los gentiles y uno de los escritores más destacados del Nuevo Testamento, persiguió a la iglesia con gran celo antes de ser salvo (Hechos 9). Pablo escribió: "Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos: que Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero precisamente por eso Dios fue misericordioso conmigo, a fin de que en mí, el peor de los pecadores, pudiera Cristo Jesús mostrar su infinita bondad. Así llego a servir de ejemplo para los que, creyendo en él, recibirán la vida eterna." (1 Timoteo 1: 15–16). El perdón está disponible para todos los que creen en Jesús.

Cualquiera que quiera ser salvado puede serlo. El requisito para la salvación es poner tu fe en Jesús. Admite que eres un pecador y que mereces la muerte eterna, el castigo por el pecado (Romanos 6:23). Cree que Jesús es quien dice ser: Dios encarnado, que vivió una vida perfecta para cumplir la ley, luego murió la muerte que merecemos en nuestro lugar, luego resucitó victorioso sobre la muerte y ofreció la salvación a todos los que creyeran en él. Confía en que Dios ha aplicado el sacrificio de Jesús a tu cuenta (2 Corintios 5: 16–21). Deja atrás el vacío de tratar de salvarte o tratar de vivir tu vida lejos de Dios.

Como nuevo creyente en Jesús, puedes conocer más a Dios leyendo la Biblia, orando y uniéndote a una iglesia que enseñe Su Palabra. ¡Y alabado sea Dios porque Él ofrece salvación a todos!

¿Has, por medio de la llamada de Dios, aceptado estas verdades que has leído hoy? Si es así, favor de hacérnoslo saber al hacer clic al botón debajo que dice “Acepté a Cristo hoy”.



Verdad relacionados:

¿Qué es la Salvación?

¿Dios me perdonará?

¿Qué significa ser salvo por gracia?

¿Por qué es tan importante la doctrina de la justificación por fe?

¿Cómo puedo tener una relación personal con Dios?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe