¿Quién irá al infierno?

Quizás una de las declaraciones más claras en la Biblia para responder a la pregunta de quién irá al infierno se encuentra en Juan 3:18: "El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios." Aparte de Jesucristo, todo ser humano se encuentra condenado e irá al infierno.

Cuando Nicodemo se acercó a Jesús con respecto al tema de que provenía de Dios, Jesús le dijo: "De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios." (Juan 3: 3). A lo largo de su ministerio, Jesús indicó que el infierno es un castigo que dura para siempre. Aunque fue preparado como un lugar de castigo para Satanás y sus demonios, el infierno también es donde irán aquellos que no sigan a Jesús (Mateo 25: 41–46). En 2 Tesalonicenses 1: 8–9, Pablo escribe que "[...] los que no reconocen a Dios ni obedecen el evangelio de nuestro Señor Jesús. Ellos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, lejos de la presencia del Señor y de la majestad de su poder".

Juan el Bautista advirtió sobre el trato de Jesús a los que no creen: "Tiene el aventador en la mano y limpiará su era, recogiendo el trigo en su granero; la paja, en cambio, la quemará con fuego que nunca se apagará" (Mateo 3:12).

El infierno se menciona 167 veces en la Biblia. A veces se le llama Gehena, Hades, el abismo o el castigo eterno (Proverbios 7:27; Lucas 8:31; 10:15; 2 Tesalonicenses 1: 9). Jesús habló de que el cielo y el infierno son reales (Mateo 13: 41–42; 23:33; Marcos 9: 43–48; Lucas 12: 5). Una vez, Jesús contó una historia sobre un hombre llamado Lázaro en el cielo y un hombre rico en el infierno (Lucas 16: 19–31).

En los tiempos modernos, la idea del infierno ha sido puesta en duda, incluso entre algunos autores, maestros y pastores cristianos populares. Tenemos tantos deseos de creer que nadie tendrá que sufrir una separación eterna de Dios que comenzamos a desarrollar nuestras propias ideas de lo que es verdadero y justo. Sin embargo, este pensamiento simplemente nos pone en el lugar de Dios. Es Él quien determina lo que es verdadero y justo. Y en Su Palabra, la Biblia, ha dejado en claro que el infierno existe y aquellos que continúan en su rebelión contra Él y que no aceptan su manera de salir de la rebelión a través de Su Hijo Jesucristo, irán al infierno.

El infierno es un lugar real para aquellos que continúan en su rebelión contra Dios (Romanos 6:23). Pero el infierno también se puede evitar. Evitamos el infierno al reconocer nuestro pecado, al estar de acuerdo con Dios de que somos culpables ante Él, y luego al creer en Jesús. Reconocemos que Jesús es Dios, que pagó el precio de nuestro pecado al morir en la cruz, y que ha resucitado victorioso sobre la muerte y el pecado (Romanos 10: 9). Pedimos su perdón y luego buscamos seguirlo. Jesús asumió y pagó por nuestro pecado para que podamos asumir su justicia (2 Corintios 5:21). Es por su gracia, a través de la fe, que somos salvos (Efesios 2: 8–9). No podemos salir del infierno. En cambio, recibimos el regalo gratuito de Dios a través de Jesús (Juan 3: 16-18). Aquellos que ponen su fe en Jesús, pasarán la eternidad en el cielo, donde Dios habita (2 Crónicas 30:27) y donde Jesús está preparando un lugar para los que lo aman (Juan 14: 2).

¿Quién irá al infierno? En el análisis final, depende de cada uno de nosotros dónde pasaremos la eternidad. Dios quiere que cada persona elija Su camino y pase la eternidad con Él (Mateo 18:14; 2 Pedro 3: 9), pero no nos obligará a elegirlo (Juan 4:14). Como Juan escribió: "El que era la luz ya estaba en el mundo, y el mundo fue creado por medio de él, pero el mundo no lo reconoció. Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron. Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios." (Juan 1: 10-12).

CS Lewis lo dijo de esta manera: "Al final solo hay dos tipos de personas: los que le dicen a Dios: 'Hágase tu voluntad' y aquellos a quienes Dios al final les dice: 'Hágase tu voluntad'".



Verdad relacionados:

¿Quién irá al cielo?

¿Hay realmente vida después de la muerte?

¿Qué sucede después de la muerte?

¿Es el infierno eterno realmente un castigo justo por toda una vida de pecado?

¿Cómo puedo estar seguro de que cuando muera iré al cielo?


Volver a:
La verdad sobre la eternidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe