¿Quién es el Anticristo?

La gente del mundo está desesperada por un salvador que los rescate de todos sus problemas autoinfligidos. La amenaza de la guerra, la incertidumbre económica, el terrorismo, las enfermedades y la aparente falta de sentido de la vida están preparando a la humanidad para aceptar lo que será su último gran emperador humano, que la Biblia describe con vívidos detalles. Respecto de esta preparación, el historiador Arnold Toynbee observó: "Al forzar en la humanidad armas cada vez más letales, y al mismo tiempo hacer que el mundo sea cada vez más interdependiente económicamente, la tecnología ha llevado a la humanidad a tal grado de angustia que ya estamos maduros para la deificación de cualquier nuevo César que pueda tener éxito en dar al mundo unidad y paz ".

Algunos pueden tratar de negarlo, pero la historia de la humanidad ha demostrado que las personas se entregarán fácilmente a cualquiera que tenga respuestas a sus problemas, incluso hasta el punto de rendirles culto como su salvador. Primero vinieron los reyes egipcios que trajeron al pueblo orden y prosperidad, y por sus esfuerzos, fueron considerados como hijos de los dioses. Después, Alejandro Magno apareció en la historia, y por sus logros se le concedió el reinado divino de sus seguidores, y finalmente se le rindió culto después de su muerte.

La verdadera adoración al emperador comenzó en 29 a.C. en Éfeso a través de Julio César, y Calígula (37 A.D.) fue el primer emperador en permitir la veneración de un César romano viviente. Los que vinieron después de Calígula (por ejemplo, Domiciano) vieron el valor político de ser deificado y no tuvieron ningún problema en recibir adoración de sus ciudadanos. Y lo interesante de esa adoración es que la gente la dio libremente a los emperadores; un regalo por haberles dado paz y asistencia económica. William Barclay declara: "El hecho extraordinario es que la adoración del emperador no se impuso al Imperio Romano desde arriba, sino que creció desde abajo".

Los ejemplos continúan hasta el siglo XX con dictadores como Adolf Hitler, sobre quienes el pueblo alemán compuso himnos que deificaron sus habilidades. Es triste pero cierto: la historia habla del hecho de que las personas seguirán fácilmente e incluso adorarán a un líder que cumple sus promesas de paz y prosperidad.

En cuanto al futuro, ciertas enseñanzas de la Nueva Era proclaman la venida de un gobernante mundial que parece ejemplificar la perfección humana. Levi Dowling, en su libro El Evangelio Acuario de Jesús el Cristo, escribe: "Pero en los siglos venideros, el hombre alcanzará mayores alturas ... Y, finalmente, una poderosa alma maestra vendrá a la tierra para iluminar el camino hacia el trono del hombre perfecto ".

La Biblia describe claramente a un gobernante mundial venidero que hará palidecer a todos los demás que le precedieron en comparación. El nombre tradicional que se le da es el Anticristo, el cual procede del Apóstol Juan: "Queridos hijos, esta es la hora final, y así como ustedes oyeron que el anticristo vendría, muchos son los anticristos que han surgido ya. Por eso nos damos cuenta de que esta es la hora final."(1 Juan 2:18).

El prefijo "anti" en griego se puede definir en una de dos formas. El significado más común es como un indicador de algo que es exactamente lo contrario del sufijo que lo sigue. Pero, sorprendentemente, la segunda definición puede significar "otro", "reemplazado por otro" o "en lugar de". El próximo Anticristo se ajusta a estas dos definiciones. Al principio parecerá ser "otro" Cristo; un salvador a quien el mundo de buena gana da la bienvenida y sigue por la aparente bondad que produce. Poco después, sin embargo, revelará su verdadera naturaleza y mostrará que en realidad es el polo opuesto del verdadero Mesías, Jesucristo.

Un rastreo del Anticristo a través de las Escrituras comienza en el libro de Génesis. En la maldición de Dios transmitida a Satanás a través de la serpiente en el jardín del Edén, se da la primera alusión al Anticristo: " Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón"(Génesis 3:15). En este versículo, Dios habla de dos semillas: la simiente de la serpiente y la simiente de la mujer. La simiente de la mujer puede seguirse a través de la Escritura y se descubre que es una línea piadosa que resulta en la nación de Israel, que a su vez da a luz a Jesucristo. La semilla de la serpiente también se puede rastrear y se puede encontrar que resulta en la nación romana (ver Daniel 9:26, Apocalipsis 17), que algún día dará a luz al Anticristo.

La Biblia es bastante clara en cuanto a cuándo aparecerá el Anticristo, lo que hará y cuál será su destino. Con respecto a cuándo se dará a conocer el Anticristo, el apóstol Pablo escribe que el período de tribulación venidera del que se habla en la Biblia (véase Daniel 9, Mateo 24, Apocalipsis 4 a 18) no se producirá hasta que se revele el Anticristo: "No se dejen engañar de ninguna manera, porque primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza. Este se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios"(2 Tesalonicenses 2: 3-4).

Pablo también enseña en el mismo pasaje que habrá un evento que desatará al Anticristo sobre la tierra: "Bien saben que hay algo que detiene a este hombre, a fin de que él se manifieste a su debido tiempo. Es cierto que el misterio de la maldad ya está ejerciendo su poder; pero falta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene. "(2 Tesalonicenses 2: 6-7). Muchos teólogos creen que este evento será el rapto de la Iglesia. La remoción de la Iglesia de la tierra permite que se revele el Anticristo y comience su campaña mundial de conquista.

Hablando sobre la cruzada del Anticristo, el apóstol Juan escribe acerca de una visión que se le da en Apocalipsis que lo describe: " Vi cuando el Cordero rompió el primero de los siete sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes, que gritaba con voz de trueno: «¡Ven!» 2 Miré, ¡y apareció un caballo blanco! El jinete llevaba un arco; se le dio una corona, y salió como vencedor, para seguir venciendo." (Apocalipsis 6: 1-2). Debe notarse que el caballo blanco significa un gobernante conquistador y el arco sin flechas comunica la idea de que al principio el Anticristo ganará sus campañas principalmente por la paz en lugar de la guerra.

Rastreando la construcción del reino terrenal del Anticristo a través de la Escritura (véase Daniel 7: 8-11, 7: 19-26, 9: 24-27, 11: 36-39, 11: 40-45; Apocalipsis 13: 1-8, 17: 1-13) esta revela que tomará posesión de una confederación de diez naciones que representará un imperio romano revivido. Siete de las naciones voluntariamente se entregarán a él, mientras que tres serán sometidas. El Anticristo también firmará un falso tratado de paz con la nación de Israel (ver Daniel 9: 24-27) y parecerá traer la paz al Medio Oriente. Esta y otras acciones hacen que el mundo se maraville de su destreza: “¿Quién como la bestia? ¿Quién puede combatirla?” (Apocalipsis 13: 4).

Sin embargo, la falsa paz del Anticristo pronto se evapora cuando, en medio de su reinado de siete años, ingresa en un templo reconstruido en Jerusalén y se declara Dios, mostrándose como alguien que "se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios."(2 Tesalonicenses 2: 4, y también Mateo 24:15). El Anticristo exigirá adoración a toda la humanidad y ejecutará a cualquiera que no se incline y lo adore (véase Apocalipsis 13:15). Es en este punto que el verdadero Creador responde al desafío y comienza a diezmar al Anticristo, su reino y todos los que lo siguen. Este será el período referido por Cristo como la Gran Tribulación (ver Mateo 24:21).

La Gran Tribulación culmina en la batalla de Armagedón cuando Cristo regresa, pone fin al reinado del Anticristo y lo envía a la destrucción eterna: "Pero la bestia [el Anticristo] fue capturada junto con el falso profeta. Este es el que hacía señales milagrosas en presencia de ella, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y adoraban su imagen. Los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego y azufre"(Apocalipsis 19:20).

El destino del Anticristo es fijo y seguro, así como lo es el de cada persona que elige seguir a un Mesías falso en lugar del único y verdadero. Debido a que cada nuevo día acerca a la humanidad al momento en que el Anticristo será desatado en la tierra, es fundamental que aquellos que aún no han puesto su fe en Jesucristo lo hagan y escapen al tiempo del gobierno del Anticristo: " ¡hoy es el día de salvación!" (2 Corintios 6: 2).



Verdad relacionados:

¿Existe una trinidad satánica en el tiempo del fin? ¿Quién es parte de la trinidad satánica?

La marca de la bestia (666) - ¿Qué es eso?

¿Quiénes son los santos de la tribulación?

¿Cuáles son los diferentes puntos de vista sobre quiénes son los dos testigos descritos en Apocalipsis?

¿Qué va a pasar en el tiempo del fin?


Volver a:
La verdad sobre los últimos tiempos
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. quien es el Anticristo
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?