¿Habla la Biblia acerca de quejarse?

Quejarse es expresar insatisfacción por algo. Refunfuñar es quejarse con una mala actitud. La mayoría de las veces pensamos en la queja como un gimoteo o refunfuño. Va más allá de la mera expresión de que una situación es menos que satisfactoria para incluir una cierta actitud al respecto, tal vez criticona o dándose demasiados derechos. Por lo general, también implica mostrar descontento sin reconocimiento de responsabilidad personal en la situación ni esfuerzo por cambiar la situación o la actitud de uno al respecto. Expresar insatisfacción no siempre es incorrecto. Pero la insatisfacción con nuestras circunstancias que se presenta como queja socava la paz, la alegría, la paciencia y el resto del fruto del Espíritu (Gálatas 5: 22–23) que podemos experimentar, y puede dañar el testimonio que los cristianos presentan a los demás.

En el peor de los casos, cuando nos quejamos, esencialmente estamos diciendo que no nos gusta lo que Dios está haciendo o permitiendo en nuestras vidas y que no confiamos en Su soberanía. A menudo, cuando nos quejamos estamos enfocados en las cosas equivocadas (Santiago 4: 1–3).

Quejarse tiene una larga historia, comenzando con Adán. Cuando se enfrentó a su desobediencia, Adán se quejó a Dios de que él tenía la culpa de haber hecho a Eva y que Eva tenía la culpa de haberle dado el fruto prohibido (Génesis 3:12). Moisés se quejó en la zarza ardiente (Éxodo 3—4) y más de una vez se quejó del refunfuño y la idolatría de los israelitas (Éxodo 17: 4; 32: 31–32).

Se dice que los salmos revelan todas las emociones humanas, y las quejas no se dejan de lado (Salmo 2: 1; 12: 1-2; 22: 1). Sin embargo, como se indicó anteriormente, es posible quejarse sin pecar: Job lo hizo (Job 1:22; 2:10). No es incorrecto expresar la insatisfacción con un mundo caído y el anhelo de la redención de Dios. Pero es incorrecto hacerlo con una actitud irrespetuosa hacia Dios o con un enfoque únicamente en la ganancia y la comodidad egoístas. No es incorrecto hacerle preguntas a Dios, pero es incorrecto cuestionar los motivos de Dios como si fuéramos su juez.

En lugar de refunfuñar por nuestras dificultades, podemos imitar la actitud de Pablo. Podemos mantenernos seguros en nuestra justificación ante Dios a través de Cristo, en paz con Él y sabiendo que tenemos acceso a Él por fe (Romanos 5: 1–2). Estamos firmes en su gracia y nos regocijamos en la esperanza (Romanos 5: 2). "Y no solo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado."(Romanos 5: 3–5; Santiago 1: 2–4). En lugar de quejarnos, confiamos en que Dios está obrando y confiamos en Él para nuestro gozo y para darnos resistencia para seguir adelante (Romanos 8).

A menudo, es más probable que nos quejemos sobre asuntos pequeños que sobre el sufrimiento verdadero. Pero tales quejas son impropias de los hijos de Dios. Pablo escribe a la iglesia de Filipos para que proteja su testimonio de la queja: "Háganlo todo sin quejas ni contiendas, para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento"(Filipenses 2: 14-15).

Nuestras quejas, en el mejor de los casos, deben entrar en nuestra vida de oración para que podamos preguntarle a Dios cómo quiere que manejemos las situaciones y hagamos algo en nuestras vidas, incluso en nuestras circunstancias, que le traigan gloria a Él (Santiago 1: 5; Romanos 8: 28-29). También debemos buscar el perdón de Dios cuando la desconfianza, el egoísmo o el orgullo son la verdadera fuente de nuestras quejas (1 Juan 1: 9).



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia acerca de la ira?

¿Cómo aborda la Biblia el temor?

¿Cuál es la perspectiva bíblica sobre el sufrimiento? ¿Qué dice la Biblia sobre el sufrimiento?

¿Qué enseña la Biblia acerca de la paciencia?

¿Cuál es la clave para experimentar gozo en la vida cristiana?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe