¿Es bíblico el concepto del purgatorio?

La tradición católica del purgatorio enseña que, tras la muerte, muchas almas entran en un reino espiritual entre el cielo y el infierno durante el cual se expían sus pecados hasta que están preparados para entrar en el cielo. Es un lugar donde el pecado es "purgado" antes de que una persona pueda entrar al cielo. Además, la tradición católica alienta a los vivos a hacer obras en nombre de los muertos para mejorar la situación de aquellos en el purgatorio. Pero, ¿qué dice la Biblia sobre el purgatorio?

Primero, debe notarse claramente que la Biblia no enseña nada sobre el purgatorio. Los teólogos católicos generalmente se refieren a un libro en los apócrifos para apoyar su creencia en el purgatorio. En los Apócrifos, el libro de 2 Macabeos dice:

"Después de haber reunido entre sus hombres cerca de 2.000 dracmas, las mandó a Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy hermosa y noblemente, pensando en la resurrección. Pues de no esperar que los soldados caídos resucitarían, habría sido superfluo y necio rogar por los muertos; mas si consideraba que una magnífica recompensa está reservada a los que duermen piadosamente, era un pensamiento santo y piadoso. Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado." (II Macabeos 12:43-46 - Biblia Católica de Jerusalén Online). A partir de esto, la doctrina católica enseña que las oraciones por los muertos se ofrecían antes del tiempo de Jesús para mejorar la condición del alma. Si bien puede ser cierto que algunas personas ofrecieron oraciones por los muertos, el hecho es que la fuente es un libro no incluido en la Biblia protestante. Ni Jesús ni los apóstoles hablaron de los Apócrifos como Escritura o mencionaron el purgatorio.

La creencia en el purgatorio surgió dentro de la iglesia al menos ya en el siglo IV, y algunos aceptaron y otros rechazaron el concepto. Sin embargo, el Concilio de Trento en 1563 mencionó que la doctrina del purgatorio ya era universalmente aceptada dentro de la iglesia. Si bien puede o no haber sido aceptado universalmente, está claro que el purgatorio fue comúnmente discutido y aceptado por muchos en este momento.

Una mirada al Nuevo Testamento revela una perspectiva muy diferente con respecto al más allá. Primero, Jesús habló muy claramente de solo dos opciones en la otra vida en Lucas 16: 19-31. Allí encontramos que cierto hombre rico había muerto como incrédulo y estaba "atormentado" (Lucas 16:23). Jesús dejó en claro que la otra vida ofrece dos opciones, y que tanto el cielo como el infierno son eternos.

Mateo 7: 13-14 también señala: "Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran." Nuevamente, solo se proporcionan dos opciones. No hay una tercera opción.

El final de la Biblia también deja en claro el plan de Dios para el fin de los tiempos. Apocalipsis 20: 12-15 dice:

"Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros. El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno[a] devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego."

Una vez más, solo existen dos opciones: el cielo o el infierno (aquí llamado el lago de fuego). El purgatorio es una enseñanza extrabíblica desarrollada más allá de lo que Jesús y los apóstoles presentaron en la Biblia. Como tal, carece de autoridad bíblica y debe ser rechazado. Si bien la idea de un "punto intermedio" puede encontrar apoyo histórico en otros lugares o parecer razonable para muchos, el hecho es que no está respaldada por la Biblia, el libro que es el fundamento para la creencia cristiana. Los creyentes no están llamados a ofrecer oraciones u obras en nombre de los muertos. La eternidad de los muertos ya ha sido decidida. En cambio, debemos buscar crecer en Cristo y compartirlo con los demás.



Verdad relacionados:

¿La Biblia dice algo sobre el limbo?

¿Cuál es el estado intermedio?

¿Qué sucede después de la muerte?

¿Hay realmente vida después de la muerte?

¿Cómo puedo estar seguro de que cuando muera iré al cielo?


Volver a:
La verdad sobre la eternidad






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe