¿Qué dice la Biblia sobre la pureza sexual?

Dios declara que las relaciones sexuales deben ser solo para un hombre y una mujer en un matrimonio y deben permanecer entre esas personas casadas de por vida (Efesios 5:31). Dios diseñó el sexo para que fuera placentero, pero también dijo que estaba reservado para el matrimonio. A pesar de lo que defienden muchas culturas hoy en día, la pureza sexual es para nuestro propio beneficio. Dentro de los límites del matrimonio, el sexo es un regalo agradable y hermoso. La actividad sexual fuera del matrimonio es una perversión de algo que Dios hizo bien.

Hay muchos pasajes de las Escrituras sobre la pureza sexual, pero 1 Tesalonicenses 4: 3-5, 7 resume gran parte de la instrucción de Dios sobre el tema: "La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios. […] Dios no nos llamó a la impureza, sino a la santidad."

La santificación es ser apartado por una razón santa: los propósitos de Dios. Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador, somos santificados y nos convertimos en una nueva creación (2 Corintios 5: 17-19). Nosotros somos capaces de vivir por fe, en lugar de por nuestra vieja naturaleza de pecado (Gálatas 2:20).

La Biblia parece diferenciar la falta de pureza sexual de otros pecados. En el pasaje de 1 Timoteo anterior, la pureza sexual se enumera como la primera evidencia, o paso, de la santificación. El autocontrol sobre este aspecto de la vida muestra nuestra dependencia y tolerancia de la obra del Espíritu Santo (Gálatas 5: 22-23). Se nos dice que honremos a Dios con nuestro cuerpo porque es templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6: 18-20). Y es el Espíritu Santo quien nos ayuda a honrarlo.

El sexo une a dos personas como una. Dios sabe que esto debería reservarse para el matrimonio. 1 Corintios 6: 15-18 dice: “¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo mismo? ¿Tomaré acaso los miembros de Cristo para unirlos con una prostituta? ¡Jamás! ¿No saben que el que se une a una prostituta se hace un solo cuerpo con ella? Pues la Escritura dice: ‘Los dos llegarán a ser un solo cuerpo’. Pero el que se une al Señor se hace uno con él en espíritu. Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo."

Dios nos diseñó y creó, por eso sabe lo que es mejor para nosotros. Sus reglas, límites y disciplina están diseñados para nuestro beneficio y Su gloria. El sexo es el acto más íntimo y vulnerable. Este tipo de intimidad es preciosa dentro de la relación comprometida de un hombre y una mujer casados. Permanecer sexualmente puro protege ese regalo. La pureza sexual no es solo algo que debe preocupar a los solteros, sino que también está destinada a que las parejas casadas se mantengan fieles entre sí. El sexo es exclusivo del matrimonio y la pureza sexual contribuye en gran medida a mantener la integridad y la fuerza del vínculo matrimonial.

No importa tu estado civil, todos estamos llamados a ser sexualmente puros tanto en nuestras acciones como en nuestros pensamientos. Cuando seguimos las instrucciones de Dios sobre la pureza sexual, nuestras vidas y relaciones serán mejores para nosotros y lo honrarán, y nuestro lecho matrimonial se mantendrá puro (Hebreos 13: 4).



Verdad relacionados:

¿Por qué la virginidad es tan importante en la Biblia?

¿Son los deseos sexuales inherentemente pecaminosos?

¿Qué es un nivel bíblico de intimidad antes del matrimonio?

¿La Biblia dice algo sobre el sexo antes del matrimonio?

¿El sexo está destinado solo a la procreación o las parejas casadas pueden tener sexo solo por placer?


Volver a:
La verdad sobre relaciones






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe