¿Cómo el sacrificio de Jesús es propiciación por nuestros pecados?

La definición de propiciación es aplacar o satisfacer. En muchas religiones, las personas buscan apaciguar a Dios o a los dioses con una variedad de acciones o rituales que creen que complacerán a su dios o dioses. En contraste, el cristianismo revela que Jesucristo es nuestra propiciación, el que ha satisfecho al Padre en nuestro nombre para que podamos ser perdonados de nuestros pecados y tener vida eterna.

¿Cómo se convirtió Jesús en nuestra propiciación? Hebreos 2:17 explica: "Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo." Al adoptar una forma humana, Jesús vino y se ofreció a sí mismo como un sacrificio en nuestro nombre a través de su muerte en la cruz.

Otros tres pasajes en el Nuevo Testamento también señalan el importante papel de la propiciación de Cristo. Romanos 3: 24-25 dice que somos "justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó. Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia." Aquí, la sangre de Jesús derramada en la cruz se enfatiza como lo que apaciguó a Dios o sirvió como nuestra propiciación.

En 1 Juan 2: 2 también leemos: "Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo." Este versículo revela el alcance de la propiciación de Cristo. El sacrificio de Cristo fue suficiente para pagar los pecados de cada persona en el mundo. Esto no significa que toda persona se salve e irá al cielo. En cambio, se refiere a la verdad presentada en Juan 3:16 de que Dios dará vida eterna a cualquiera que crea en Jesucristo.

1 Juan 4:10 ofrece una visión adicional con respecto a la visión bíblica de la propiciación: "En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados." El amor de Dios llevó a la decisión radical de enviar a Jesús a morir para pagar la pena por nuestros pecados. La propiciación, o la satisfacción del requisito de Dios para la salvación, fue pagada por Cristo mismo. La salvación es un regalo gratuito de Dios, no algo que ganamos. Como enseña Efesios 2: 8-9: "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte."

Lo que está claro en estos pasajes es que Jesús es la única forma suficiente de proporcionar vida eterna y ser salvo. Juan 14: 6 enseña: "—Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí." Hechos 4:12 agrega, "De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos»."

Muchos otros pasajes bíblicos hablan de otras maneras sobre la importancia de la muerte de Cristo. Su sacrificio pagó el precio de nuestros pecados para que podamos ser perdonados. Sin embargo, también nos regocijamos en su resurrección, sabiendo que Jesús derrotó a la muerte y reveló su poder como Señor (Romanos 10: 9). Como lo enseñan las Escrituras, "Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado»." (Romanos 10:11).



Verdad relacionados:

¿Cuál es el significado de la expiación sustitutiva?

¿Qué es la imputación de la justicia?

¿Quién es Jesucristo?

¿Cómo es que Jesús es nuestro mediador?

¿Qué es la Salvación?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe