www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Cuál es la perspectiva cristiana respecto a la violencia doméstica?

El matrimonio es la primera institución que Dios estableció entre las personas. Tanto hombres como mujeres fueron creados a Su imagen, como iguales pero con roles diferentes (Génesis 1:27). Un hombre debe ser cabeza o autoridad de su casa (Efesios 5:23; 1 Pedro 3: 1). Con esto viene la responsabilidad de ganarse el respeto de su familia y comunidad. Colosenses 3:19 ordena a los esposos que amen a sus esposas y nunca las traten con dureza. 1 Pedro 3: 7 dice: "De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada, y ambos son herederos del grato don de la vida. Así nada estorbará las oraciones de ustedes." (1 Pedro 3: 7).

La violencia no tiene cabida en el matrimonio ni en ninguna relación, ya que la violencia no es amorosa ni respetuosa con la otra persona y, de hecho, destruye todo aquello sobre lo que se construye el amor y el respeto. Ya sea que involucre a un cónyuge, pareja actual o anterior, padre o cuidador, la violencia en una situación doméstica ejerce poder y control sobre el abusado. Este control puede ser en forma de daño físico, abuso verbal, abuso emocional, abuso sexual o abuso financiero (control de las finanzas de tal manera que la persona abusada no puede satisfacer sus necesidades básicas u obtener ayuda). Todas estas formas de violencia / abuso doméstico son aborrecibles para Dios y contrarias a la forma en que Él pretende que funcionen nuestras relaciones humanas.

Dios también condena enérgicamente el abuso infantil. Aunque la disciplina es importante, su propósito debe ser corregir y dirigir al niño hacia la rectitud, no como una forma de expresar el enojo injustamente. Efesios 6: 4 dice: "Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor." De manera similar, Colosenses 3:21 instruye: "Padres, no exasperen a sus hijos, no sea que se desanimen." No debemos hacer nada para destruir el espíritu de nuestros hijos o su inocencia. Jesús advierte enérgicamente contra aquellos que causen que los niños tropiecen o pierdan la fe en él (Mateo 18: 6). Si un niño está siendo herido o maltratado, o si el niño está viviendo en una situación en la que hay violencia entre otros miembros de la familia, existen graves repercusiones psicológicas, por lo que el niño debe ser retirado de la situación lo antes posible.

Las víctimas de violencia doméstica deben ser protegidas y trasladadas a un lugar seguro. Si una esposa está siendo abusada por su esposo, ella necesita separarse de él mientras él recibe tratamiento por su violencia. Si un esposo está siendo abusado por su esposa, él necesita separarse de ella mientras ella recibe tratamiento por su violencia. Si la pareja tiene hijos, incluso si el cónyuge infractor no ha abusado físicamente de los niños, los niños también deben ser retirados del entorno violento. (En cualquier caso de sospecha de abuso infantil, avise a las autoridades correspondientes, ya sea la policía o los servicios sociales). Todos los miembros de la familia necesitarán tratamiento, o al menos apoyo, de algún tipo. Los problemas que rodean la violencia doméstica son a menudo profundos y complejos tanto para el abusado como para el abusador. La recuperación no es algo que ocurra de forma aislada. Si es que y cuando un consejero cristiano creyente en la Biblia, así como las autoridades públicas involucradas, consideren apropiado y seguro que la pareja se reúna, deben hacer todo lo posible por reconciliarse y vivir en paz, mientras continúan la consejería matrimonial y / o familiar. Sin embargo, la persona abusada debe ser consciente de que es posible que el abusador nunca cambie por completo y, si ese es el caso, es importante que la persona abusada permanezca separada del abusador.

Si múltiples partes calificadas observan un cambio real en el abusador, la reconciliación puede ser posible, pero solo si tanto el abusador como el abusado están dispuestos a entregar sus vidas a Cristo y hacer de Dios el cabeza de familia. La curación, el perdón y el cambio para todas las partes son posibles en Cristo. La pareja debe encontrar y comprometerse con una iglesia local que enseñe la Biblia. También deben encontrar cristianos espiritualmente maduros que estén dispuestos a discipularlos individualmente o en un grupo pequeño. Los beneficios de esto son muchos, incluida la responsabilidad por sus acciones. "El Señor es refugio de los oprimidos; es su baluarte en momentos de angustia. En ti confían los que conocen tu nombre, porque tú, Señor, jamás abandonas a los que te buscan." (Salmo 9: 9-10).

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.