www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Cuáles son las siete dispensaciones?

Las siete dispensaciones son parte de un sistema de interpretación bíblica llamado dispensacionalismo. Algunos dispensacionalistas identifican más dispensaciones, pero para los propósitos de este artículo discutiremos las siete dispensaciones comunes que se encuentran en la Biblia. El dispensacionalismo genérico divide la historia de la humanidad en siete dispensaciones distintas: la dispensación de la inocencia, la dispensación de la conciencia, la dispensación del gobierno humano, la dispensación de la promesa, la dispensación de la Ley, la dispensación de la gracia y el reino milenario de Cristo. Es importante tener en cuenta que estas siete dispensaciones son una forma artificial de entender lo que la Biblia nos ha revelado sobre los propósitos de Dios hacia los hombres. El dispensacionalismo no es un concepto bíblico, ni se encuentra en ninguna parte de la Biblia. Es un sistema teológico de organización y comprensión de la obra de Dios, pero no es en sí misma la Escritura.

La palabra "dispensación" significa "un sistema de orden, gobierno u organización de una nación, comunidad, etc., especialmente tal como existe en un momento particular". Mirando a través de la Biblia, podemos encontrar siete dispensaciones distintas, o "formas de hacer las cosas" que fueron ordenadas y decretadas por Dios. Cada dispensación tiene un propósito en la historia general. La siguiente es una breve descripción de cada dispensación.

La dispensación de la inocencia

Esta dispensación cubre el tiempo desde la creación del hombre hasta la caída del hombre (Génesis 1: 28-30 y 2: 15-17). Todas las criaturas de Dios vivían en paz consigo mismas y entre sí, y el mundo estaba sin pecado ni muerte. El hombre debía procrear, gobernar la tierra y los animales, y cuidar el jardín. Se le dio una orden de obedecer: no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. Adán y Eva desobedecieron esta regla, y fueron expulsados del jardín como castigo, poniendo fin a la dispensación de la inocencia.

La dispensación de la conciencia

La expulsión del jardín comenzó la dispensación de la conciencia, un momento en que el hombre se dejaba gobernar por su propia voluntad y conciencia, las cuales habían sido contaminadas por el pecado. Fue un desastre y terminó en desastre: el diluvio mundial (Génesis 3: 8—8: 22). Durante esta dispensación, el hombre se volvió tan malvado que "todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal" y Dios se arrepintió de haber hecho al hombre y "le dolió en el corazón" (Génesis 6: 5-6). Este fue también el momento en que los ángeles caídos se casaron con mujeres humanas y produjeron una descendencia gigante y malvada llamada Nefilim (Génesis 6: 1-4). Dios eligió terminar con la humanidad a través de un diluvio y comenzar de nuevo con Noé y su familia (Génesis 6: 11-18).

La dispensación del gobierno humano

La dispensación del gobierno humano comenzó justo después del diluvio. Dios hizo promesas y dio órdenes a Noé y su familia. Dios prometió no maldecir la tierra otra vez, y nunca volver a inundarla. Él le ordenó a Noé y a sus hijos que repoblaran el mundo y se dispersaran por la tierra, y les permitió usar animales como alimento. Dios también estableció la ley de la pena capital (Génesis 8: 1-9: 7). Los descendientes de Noé no lograron "llenar la tierra" como se les ordenó, y en su lugar trabajaron juntos para construir la torre de Babel (Génesis 11: 1-9). Dios contrarrestó esta acción confundiendo sus idiomas, creando diferentes naciones y culturas que luego se extendieron a diferentes áreas. Este fue el comienzo del gobierno humano.

La dispensación de la promesa

La dispensación del gobierno humano duró hasta el llamado de Abraham. El llamado de Abraham, la vida de los patriarcas y la esclavitud del pueblo judío en Egipto caen bajo la dispensación de la promesa. Este fue el momento en que los descendientes de Abraham esperaron la promesa que se le dio a Abraham: que Dios haría de los descendientes de Abraham una gran nación y les daría su propia tierra (Génesis 12: 1-7). Esta dispensación terminó con el éxodo de los judíos de Egipto. Una vez que salieron de Egipto, fueron oficialmente una nación, llevados por Dios al desierto hacia la Tierra Prometida.

La dispensación de la ley

La dispensación de la ley duró casi 1.500 años, comenzando con el Éxodo y terminando con la crucifixión y resurrección de Jesucristo. La entrega de los Diez Mandamientos y la Ley Mosaica, que se encuentra en Éxodo 19—23, describió el estándar de perfección que Dios requería de Su pueblo e incluyó las instrucciones sobre la adoración y los sacrificios en el templo. Esta era la era de los sacerdotes, profetas y reyes, tanto buenos como malos. La gente de Yavé rompió repetidamente sus mandamientos y se alejó tras otros dioses. Es importante notar que seguir estrictamente los mandamientos nunca fue tan importante para Dios como la misericordia y la fidelidad (Oseas 6: 6). La ley fue dada para mostrar a las personas que necesitaban depender de Dios y confiar en Él para salvarlos, en lugar de confiar en sí mismos, en su propia bondad u otros dioses para la salvación. Nunca esperó la perfección; si así hubiese sido, no habría proporcionado el sistema de sacrificios como una forma para que el hombre dijera "sí, he pecado; aquí hay un símbolo de mi necesidad de perdón y expiación". La sangre de toros y cabras no puede quitar el pecado: son un símbolo, esperando a Aquel cuya sangre podría quitar el pecado (Hebreos 9: 11-14; Hebreos 10: 3-10).

La dispensación de la gracia

La dispensación de la gracia comenzó en la resurrección de Jesucristo y continúa hoy. Es el nuevo pacto en la sangre de Cristo (Lucas 22:20). Esto también se le conoce como la "era de la gracia" o la "era de la iglesia", y los estudiosos creen que toda la dispensación, más de 2.000 años, ocurre entre las semanas 69 y 70 de la profecía de Daniel en Daniel 9:24. La expiación fue provista en la cruz, de una vez por todas, para cualquiera que creyera: los hijos de Abraham son todos los que tienen fe, incluidos los gentiles (o no judíos) (Hebreos 10:10, 14; Romanos 5: 1; Romanos 3: 29-30; Gálatas 3: 7, 29). Durante esta dispensación, también tenemos un Consolador con nosotros, el Espíritu Santo de Dios, que mora en los creyentes (Juan 14: 16-26). Los dispensacionalistas creen que la Era de la Iglesia terminará con el rapto de la Iglesia (1 Tesalonicenses 4: 13-18; Apocalipsis 3:10) y luego comenzará la tribulación, los siete años en que los que moran en la tierra experimentarán el juicio de Dios. (Daniel 12: 1-4; Mateo 24: 21-27). El momento exacto del rapto es un tema de gran debate, pero los dispensacionalistas creen que sucederá al comienzo de los siete años. Sabemos que algunas personas se salvarán durante la tribulación (Apocalipsis 7: 14-17) y que terminará con la batalla de Armagedón, cuando Jesucristo regrese y venza a Satanás y a cualquiera que lo siga a la batalla (Apocalipsis 19 : 11-20: 3).

El Reino Milenial de Cristo

El Reino Milenial comienza con la derrota de Satanás (Apocalipsis 20: 1-3) y marca el comienzo de 1.000 años de paz, donde Cristo reinará en la tierra (Apocalipsis 20: 4). Este es el cumplimiento de muchas profecías, declarando que Cristo regresará y será Rey. Después de que terminen los 1.000 años, Satanás será liberado. La gente lo seguirá nuevamente en una batalla contra Dios, y serán derrotados nuevamente (Apocalipsis 20: 7-10). Habrá un juicio final de todas las personas, grandes y pequeñas (Apocalipsis 20: 11-15), la tierra y el cielo viejos serán destruidos por el fuego, Satanás será arrojado al lago de fuego, y esto comenzará el Reino Eterno, el nuevo cielo y la nueva tierra (Apocalipsis 21 y 22). "Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir." (Apocalipsis 21: 4).

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.