www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Qué dice la Biblia sobre el odio a uno mismo?

Muchas personas luchan contra el odio a sí mismas en diversas formas, y puede ser bastante paralizante. Algunas personas se odian a sí mismas porque no les gusta cierto aspecto de su personalidad o de las circunstancias de su vida. Las personas pueden pensar que deberían ser más exitosas, más talentosas, más guapas, tener una personalidad diferente, etc. Otros se odian a sí mismos por algo que han hecho o porque sienten que nunca serán lo suficientemente buenos. Viven avergonzados, pensando que no son amados o imperdonables. La respuesta del mundo a este problema es muy atractiva y casi lógica: la respuesta al odio a uno mismo es el amor propio. Si bien algunas de las prácticas del "amor propio" son saludables, la Biblia tiene una idea del yo completamente diferente que difiere de la idea que tiene el mundo del yo y, por lo tanto, ofrece una respuesta diferente al problema del odio a uno mismo que simplemente el amor propio.

Una vez que entendemos lo que dice la Biblia sobre quiénes somos, tenemos una idea muy diferente de nosotros mismos. La Biblia no habla directamente sobre el odio a uno mismo porque tiene una visión del yo muy diferente a la del mundo. Según la Biblia, el yo está naturalmente corrompido desde el principio; aunque fuimos creados a la perfección, elegimos vivir en contra de nuestro diseño y ahora nuestro yo ha sido dañado (Jeremías 17: 9; Romanos 3: 10-12; 5: 12; Efesios 2: 1-3). Por lo tanto, nunca podremos ser perfectos ni estar a la altura de las normas de Dios (Romanos 3:23). Todos vamos en contra de Dios. Pecamos. Como resultado, estamos separados de Dios. La pena por el pecado es la muerte (Romanos 6:23). Pero, por su gracia, Dios no nos ha dejado en nuestro pecado para ser condenados por toda la eternidad (Efesios 2: 4–10). Él nos amó y valoró a cada uno de nosotros lo suficiente como para enviar a Su Hijo, Jesucristo, a morir en la cruz por nuestros pecados (Juan 3: 16–18). Si reconocemos nuestra naturaleza pecaminosa y nuestra necesidad de Jesucristo y lo aceptamos como nuestro Señor y Salvador, Él nos perdona nuestros pecados. Él también nos da su propio Espíritu, santo y perfecto, para que viva dentro de nosotros y nos transforme (Romanos 10: 9-13; Efesios 1: 13-14). Aquellos que han puesto su fe en Jesús tienen una nueva naturaleza que se renueva continuamente (2 Corintios 5:17; Colosenses 3:10). Esta nueva naturaleza es de poder y amor, compasión y humildad, que trae sanidad a través del perdón (Colosenses 3: 12-14; 2 Timoteo 1: 7).

Si no ha recibido a Jesús como su Salvador, ese es el primer paso para resolver el problema del odio a sí mismo. Es solo cuando tenemos el perdón de Dios y una relación personal con Él que realmente podemos dejar ir el odio a nosotros mismos. Nuestras mentes y nuestros corazones son transformados por el amor de Dios (Romanos 12: 1–2) y comenzamos a tener una perspectiva adecuada de nosotros mismos y del mundo. Si no está seguro de su salvación, consulte nuestro artículo: "¿Cómo puedo tener una relación personal con Dios?"

La persona que ha recibido a Cristo ya no necesita odiarse a sí misma por su pecado porque Cristo lo ha limpiado de sus pecados (Isaías 1:18; Romanos 8: 1–39). Debemos seguir el ejemplo de Pablo. Antes de que Pablo fuera salvo, se elogió a sí mismo por sus credenciales como celoso fariseo; incluso asesinó a personas por seguir a Cristo en su celo. Pero en lugar de confiar en sus propias credenciales o de estar continuamente autocompadeciéndose, hace lo siguiente: "[…] olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús." (Filipenses 3: 13-14). Para el cristiano que está luchando por perdonarse a sí mismo por su pecado, necesita saber que aferrarse al odio a sí mismo es una forma de orgullo que dice que el sacrificio de Cristo no es suficiente para cubrir sus pecados.

El cristiano también puede consolarse con el hecho de que Dios se tomó el tiempo para crear cada detalle de quién es: su personalidad, su cuerpo, el color de su cabello, sus peculiaridades, sus talentos y habilidades. Dios eligió cada detalle de quién eres con un propósito y simplemente porque se deleita en ti (Efesios 2:10, Sofonías 3:17).

En lugar de odiarnos a nosotros mismos versus amarnos a nosotros mismos, debemos luchar por la humildad. Como han dicho varios, la humildad no es el rebajarse uno mismo, sino pensar menos en uno mismo. La humildad es una estimación precisa de uno mismo que no tiene al yo como la prioridad o preocupación número uno. Romanos 12: 3 dice: "Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado." Entendiendo que valemos porque Cristo nos ama, entonces podemos quitar nuestros ojos de nosotros mismos y, en cambio, considerar cómo podemos servir, animar y estimular el amor y las buenas obras (Hebreos 10: 19–25). Como cristianos, nuestro trabajo es vivir con sacrificio por los demás en adoración a Dios en lugar de conformarnos a cómo el mundo nos dice que vivamos y pensemos (Romanos 12: 1–2). Seguir a Cristo significa negar nuestra naturaleza pecaminosa y vivir para la aprobación de Dios en lugar de la de otras personas (Lucas 9:23; Gálatas 1:10). Si hacemos esto, descubriremos que es mucho más fácil agradar a Dios que estar a la altura de nuestras propias normas porque Su amor es incondicional y penetra en cada área de nuestra vida, incluso en aquellas de las que nos avergonzamos (Romanos 8: 31– 39). Es entonces cuando podemos experimentar la vida abundante y la plenitud de gozo que Dios quiere para nosotros (Juan 10:10; Juan 15: 10-11; Salmo 16:11).

Si luchas contra el odio a ti mismo, tu curación comienza en los brazos de un Salvador que te ama y te valora tanto que murió por ti. Jesús vino a esta tierra para traer sanidad y consuelo, y Él quiere dártelos si lo permites. Una vez que sepas quién es el que te ama, proclama Su verdad sobre ti. Llena tu mente con la Palabra de Dios (la Biblia) en lugar de dejar que tus pensamientos se vean superados por la negatividad y las mentiras que te acosan de las personas que te rodean, el enemigo y tú mismo. Cuando sabes y crees la verdad sobre quién eres, no necesitarás practicar el amor propio porque el Dios del universo te ama más de lo que tú podrías amarte a ti mismo.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.