www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Cómo es un cristiano una nueva creación?

Dios es un creador. Él creó los cielos y la tierra y todo lo que hay en ellos de la nada (Génesis 1: 1-31). "Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!» Y la luz llegó a existir." (v. 3). De manera similar, Dios crea vida espiritual y luz en los corazones de los hombres, y en realidad cambia el corazón humano para que pueda recibirlo (Ezequiel 36:26). Esto se llama regeneración y ocurre por el Espíritu de Dios (Juan 3: 5-8). La persona regenerada cree y está "en Cristo", en cuyo punto se ha convertido en una "nueva creación" (2 Corintios 5:17). Es una entidad nueva, de la misma manera que un bebé recién nacido es una persona nueva. El viejo hombre se ha ido y ha llegado uno nuevo.

¿Qué significa esto en términos prácticos? ¿Cómo se experimenta esto? ¿Qué se siente al convertirse en "una nueva creación"? ¿Da miedo o es como una experiencia extracorporal? ¿Dios nos lava el cerebro? ¿Qué significa ser regenerado y recibir un "corazón de carne" como dice el profeta? Convertirse en una nueva creación no es como lavar el cerebro; no hay nada aterrador al respecto. Es más como ser restaurado a la salud. Cuando Adán y Eva pecaron, los seres humanos perdieron su estrecha conexión con Dios. La regeneración restablece esa conexión, haciendo posible que el Espíritu de Dios haga morada en nosotros y fluya a través de nosotros como debe ser.

Sin embargo, también existen desafíos para convertirse en una nueva creación. La carne, o el cuerpo y la mente físicos, están influenciados por Satanás, y por el mundo, y por sus propios hábitos construidos a lo largo de la vida. Esta carne lucha contra el "hombre nuevo" que se crea. Era amiga del viejo yo, pero el nuevo yo está alineado con el Espíritu de Dios, y la carne ya no puede tener el control. Esto crea un conflicto interno (Romanos 7: 14-23) que la persona no regenerada no experimenta. Afortunadamente, Dios nos libera con el tiempo de este "cuerpo mortal" y no nos condena cuando perdemos la lucha con la carne (Romanos 7: 24-8: 1). En cambio, obra continuamente en aquellos que ha regenerado. Estamos en un estado constante de recreación (Hebreos 10:14) hasta que alcancemos el cielo y seamos glorificados, y ya no luchemos con el pecado (Romanos 8:30).

A medida que somos recreados en el transcurso de nuestras vidas, Dios reemplaza el viejo "programa" por uno nuevo, y comenzamos a amar y anhelar las cosas del Espíritu, y a rechazar las cosas que Él también rechaza. "El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio." (Gálatas 5: 22–23). El alma recién nacida quiere las cosas de Dios. Todo parece nuevo. Los creyentes darán testimonio de este cambio y de la alegría que trae. Todavía pecamos y fallamos, pero el resultado del pecado es diferente. En lugar de satisfacción, la nueva creación siente decepción después de caer en el pecado. Nos ha alejado más de Dios, de Aquel a quien ahora amamos más que todo lo que el pecado tiene para ofrecer. Y al final, seremos parte de una nueva creación: " De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros. La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que toda la creación todavía gime a una, como si tuviera dolores de parto. Y no solo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo." (Romanos 8: 18-23).

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.