www.CompellingTruth.org/Espanol

¿La Biblia dice algo sobre el multiculturalismo?

El multiculturalismo se define como la presencia o el apoyo a la presencia de varios grupos culturales o étnicos distintos dentro de una sociedad. Es diversidad, y la Biblia ciertamente enseña que Dios creó y ama a personas de todas las culturas y grupos étnicos. Desde el principio, el plan de Dios era que fuesen bendecidas todas las familias de la tierra (Génesis 12: 3). Al final de los tiempos, esta imagen de diversidad cobra vida en Apocalipsis, donde leemos que había "una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano."(Apocalipsis 7: 9). Dios claramente no usa la cultura o el origen étnico como una razón para excluir a las personas de su reino. De hecho, parece deleitarse con la diversidad de personas que lo alaban.

Pablo enseña que las prácticas culturales que no entren en conflicto con la ley de Dios pueden continuarse y permitirse. Exhorta a los colosenses a que "Así que nadie los juzgue a ustedes por lo que comen o beben, o con respecto a días de fiesta religiosa, de luna nueva o de reposo."(Colosenses 2:16). Les está diciendo que sus prácticas culturales sobre qué alimentos comer o los días que eligen celebrar o no celebrar son apropiados para continuar y no necesitan ajustarse a otro estándar cultural. Pablo admite a los corintios: "Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella (aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a estos. Entre los que no tienen la ley me volví como los que están sin ley (aunque no estoy libre de la ley de Dios, sino comprometido con la ley de Cristo), a fin de ganar a los que están sin ley. Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles." (1 Corintios 9: 20–22). Pablo era un experto en asumir las prácticas culturales que fueran necesarias para compartir el evangelio de manera efectiva. De hecho, en Atenas, Pablo hizo referencia al "Dios desconocido" de los atenienses y citó a sus "propios poetas" (Hechos 17:23, 28). Estos ejemplos muestran que las diferencias culturales pueden celebrarse y apreciarse como muestras de la creatividad de Dios en las diversas formas en que Él es glorificado.

Una advertencia importante a lo anterior es que en cada cultura existen "prácticas culturales" que están claramente en contra de Dios. Por ejemplo, una "celebración cultural" que rinde culto a los antepasados es inapropiada, ya que es una "norma cultural" de engaño o un "valor cultural" de éxito monetario por cualquier medio necesario. También es cierto que algunas culturas proscriben la adoración a Dios. En tal caso, claramente es mejor obedecer a Dios que aceptar la norma cultural (Hechos 5:29). La libertad de participar y disfrutar de la diversidad de culturas en todo el mundo no significa libertad para participar en los pecados de ninguna de esas culturas. Tampoco significa que debemos conformarnos a una cultura específica. 1 Pedro 2: 12–17 nos aconseja: "Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación. Sométanse por causa del Señor a toda autoridad humana, ya sea al rey como suprema autoridad, o a los gobernadores que él envía para castigar a los que hacen el mal y reconocer a los que hacen el bien. Porque esta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos. Eso es actuar como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como siervos de Dios. Den a todos el debido respeto: amen a los hermanos, teman a Dios, respeten al rey." (Ver también 1 Pedro 3: 14-17). Honrar a Dios es nuestro objetivo principal; lo hacemos en parte siendo respetuosos con los demás, ya sea que compartamos una cultura mutua, que seamos visitantes en su cultura o que sean invitados en la nuestra.

Pablo enseña que, como cristianos, nuestra identidad principal es la de "conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios" (Efesios 2:19). "Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús." (Gálatas 3:28). Nuestra identidad ya no se encuentra en nuestro grupo cultural o étnico, sino en nuestro papel como parte del cuerpo de Cristo. En Efesios 4: 3–6, Pablo les dice a los efesios que mantengamos "la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos y por medio de todos y en todos." Nuestra nueva identidad en Cristo nos lleva a una unidad con nuestros hermanos y hermanas espirituales de diferentes orígenes culturales y tenemos la libertad de disfrutar y apreciar estas diferencias cuando nuestra identidad en Cristo se prioriza adecuadamente.

Una idea a la que el multiculturalismo puede conducir cuando se lleva al extremo es la idea del relativismo, donde ningún punto de vista particular se considera realmente verdadero, correcto o moral. La afirmación de que todas las religiones son verdaderas, todos los conceptos de Dios son igualmente válidos y que cada enfoque con respecto a la religión es correcto es incompatible con la Biblia. Jesús enseñó que "Nadie llega al Padre sino por mí." (Juan 14: 6). También enseñó que el Dios de la Biblia es "el único Dios verdadero" (Juan 17: 3).

Mientras Romanos 12:18 dice: "Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos." Unos pocos versículos antes, Pablo les dice a sus lectores: "No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta." (Romanos 12: 2). El Dios de las Escrituras y Su Palabra son la única fuente de verdad en este mundo y las personas no deben ser engañadas por el relativismo cultural o religioso. El Dios de la Biblia es el único Dios verdadero y creó y ama a todas las personas de todos los orígenes culturales. Somos libres de disfrutar de esa diversidad cuando nuestra identidad en Cristo se prioriza adecuadamente.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.