www.CompellingTruth.org/Espanol

¿La Biblia dice algo sobre el matrimonio interracial?

Tanto la Biblia como la ciencia concuerdan: no existe el matrimonio interracial. Las subdivisiones de la humanidad a las que nos referimos como "razas" no existen genéticamente. Hay exactamente una raza de seres humanos. Existen diferencias étnicas y culturales, pero las diferencias biológicas son tan leves que no se puede decir que representen una forma de vida diferente.

En términos espirituales, hay dos razas de humanos: los seguidores de Jesús y todos los demás; aquellos con un corazón de piedra, y aquellos con un corazón de carne (Ezequiel 11:19). 2 Corintios 6:14 prohíbe a los cristianos casarse con no cristianos. Esta ley fue paralela en Israel en el Antiguo Testamento (Deuteronomio 7: 3-4) que prohibió a los israelitas casarse con extranjeros de una religión diferente. Pero hay muchos matrimonios e hijos de etnicidad mixta que se sostienen con honor. Al padre de Caleb se le llama quenizita (Números 32:12), descendido de una de las naciones de Canaán. Rahab era de Jericó (Josué 2). La esposa de Moisés era una cusita de Madián (Éxodo 2: 16-21), al igual que su padre, que sirvió como consejero para Moisés (Éxodo 18: 17-27). Rut la moabita tiene un libro entero dedicado a ella y su fidelidad a su suegra judía. En el Nuevo Testamento, Timoteo era el hijo de una madre judía y un padre griego, y un líder en la iglesia primitiva.

Parece que hay un patrón general entre los matrimonios interétnicos en las sociedades. Un grupo de hombres, ya sean exploradores, comerciantes, buscadores de empleo o refugiados, ingresarán a otro país. Se casarán con mujeres locales, en diversos grados. Tales matrimonios serán socialmente aceptables hasta la llegada de uno o más factores: el temor de que la cultura local se diluya, la introducción de la esclavitud de otros de la nacionalidad de estos hombres o, posiblemente, la introducción de mujeres de la minoría étnica. La esclavitud sexual de niñas y mujeres generalmente conduce a una gran cantidad de matrimonios interétnicos, al igual que la combinación de la guerra con los refugiados. Cuando los hombres nativos mueren en la guerra y los refugiados de esa guerra emigran, los matrimonios interétnicos se vuelven comunes.

Salvo la influencia externa de necios prejuicios, la cultura nativa es un tema mucho más importante en las relaciones que el color de la piel. La ascendencia de una pareja no importa tanto como la educación de la familia del individuo. Cuando las cosas, como la resolución de conflictos y las expectativas, difieren mucho, la etnicidad queda en segundo plano, y estos problemas ciertamente pueden forzar el matrimonio entre dos personas del mismo origen étnico.

Existen ventajas y desventajas en las relaciones étnicas mixtas. La familia y la cultura pueden resultar ser temas difíciles. Pero mientras mayor sea la cantidad de matrimonios interétnicos en una sociedad, más normales se ven. Y se ha planteado la hipótesis de que los niños de padres mixtos pueden tener beneficios genéticos a medida que se minimizan los genes recesivos perjudiciales.

No hay nada antibíblico en las relaciones interétnicas. De hecho, cuando Miriam desafió la autoridad de su hermano Moisés al criticar su matrimonio de etnia mixta, Dios no solo respaldó a Moisés y Séfora, sino que le dio a Miriam la lepra por su deslealtad (Números 12). Como Dios le dijo a Samuel, "La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón." (1 Samuel 16: 7).

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.