www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Qué es la imputación de la justicia?

La justicia de Cristo se refiere a su perfecto estado de ser. Su perfección es necesaria porque el pecado separa a las personas de Dios. La imputación refiere a designar una acción como contada a favor de o dada a una persona. En otras palabras, la justicia de Jesús nos es dada cuando creemos para hacernos justos ante Dios.

¿Porque es esto importante? Romanos 3:23 señala: "[…] todos han pecado y están privados de la gloria de Dios". Nadie es lo suficientemente bueno como para estar delante de Dios basado en sus propias acciones justas. De hecho, el pecado nos separa de Dios. Romanos 6:23 enseña: "Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor."

Si todos pecamos, no podemos reconciliarnos con Dios por nuestra cuenta, y la consecuencia de nuestro pecado es la muerte y la separación eterna de Dios en el infierno, nuestra única esperanza es una fuente externa que nos haga justos. Por eso se necesita la justicia de Jesús. Cuando creemos en Jesús, entonces confesamos nuestros pecados y recibimos su perdón: "Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad." (1 Juan 1: 9).

Romanos 4 a veces se conoce como el capítulo de la imputación, ya que habla sobre este tema en detalle. Al referirse a la fe de Abraham, Pablo señala: "Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia. Y esto de que «se le tomó en cuenta» no se escribió solo para Abraham, sino también para nosotros. Dios tomará en cuenta nuestra fe como justicia, pues creemos en aquel que levantó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor. Él fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación." (Romanos 4: 22-25). La justicia de Cristo se nos da a los que creemos para cambiar nuestra vida y hacernos justos ante Dios.

En 2 Corintios 5:21 lo pone de esta manera: "Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios." Jesús pagó por nuestros pecados a través de su muerte en la cruz para que pudiéramos convertirnos en la justicia de Dios. Esta justicia viene de Jesús, ofreciéndonos una manera de tener acceso a un Dios perfecto para toda la eternidad.

En Gálatas 2:20, el apóstol Pablo proclamó la importancia de esta justicia en nuestras vidas hoy: "He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí." Jesús se entregó por nosotros; en respuesta, estamos llamados a vivir nuestras vidas por él. Él cambia nuestras vidas a través de su gracia y nos ofrece una vida nueva y perdonada.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.