www.CompellingTruth.org/Espanol

¿La Biblia realmente enseña igualdad de género? ¿Por qué la desigualdad de género ha sido la norma?

La igualdad de género es un estado en el que los hombres y las mujeres reciben el mismo trato al recibir los mismos derechos sociales, las mismas responsabilidades sociales y el mismo acceso a los bienes y oportunidades sociales que los demás. La igualdad de género garantiza que tanto hombres como mujeres tengan acceso a los mismos derechos y sean vistos como iguales por la sociedad en general.

Puede ser un desafío determinar si la igualdad de género existe o no en una sociedad o qué pasos se deben tomar para lograr un mayor nivel de igualdad de género en una sociedad donde existen desigualdades. Incluso en sociedades donde las personas tienen derechos y oportunidades aparentemente iguales, existen factores geográficos y genéticos que pueden afectar la forma en que las personas pueden responder a las oportunidades que tienen. Cosas como la altura pueden influir en la capacidad de una persona para convertirse en un jugador profesional de basquetbol, por ejemplo, este es un factor físico que no se puede cambiar.

Dado que cada persona es un individuo con talentos únicos y especiales, es casi imposible que, incluso cuando se les dan las mismas oportunidades, las personas podrán aprovecharlos de la misma manera. El objetivo es hacer lo que podamos para proporcionar a hombres y mujeres las mismas oportunidades, asumiendo que se dedicarán a las que sean más significativas para ellos y ser capaces de lograr una calidad de vida igual.

Desafortunadamente, hay sociedades que discriminan a propósito contra personas de ciertos géneros, razas, religiones y clases sociales. Este tipo de comportamiento está condenado en la Biblia, que dice que somos uno en Cristo: "Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús" (Gálatas 3:28). La salvación se ofrece gratuitamente a todas las personas sin excepciones. La gracia salvadora de Jesucristo está igualmente disponible para todos, lo que significa que todos son vistos igualmente por Dios (Juan 14: 6; Hechos 4:12).

Al principio, Dios creó al hombre primero, pero se determinó que no era bueno para el hombre estar solo; entonces Dios creó a la mujer (Génesis 2: 18-25). Algunas personas argumentan que debido a que el hombre fue creado primero, los hombres son más valiosos que las mujeres; sin embargo, el hecho de que a Dios no le pareció saludable que el hombre estuviera solo debería demostrar que las mujeres son de igual importancia. Tanto los hombres como las mujeres fueron creados por Dios y a imagen de Dios, lo que significa que tienen el mismo valor ante Sus ojos (Génesis 1:27).

Hay personas que afirman que la Biblia no aboga por la igualdad de género. Ciertos pasajes o leyes del Antiguo Testamento con respecto al tratamiento de las mujeres dejan una primera impresión inquietante. Pasajes como Deuteronomio 22: 28–29 y Éxodo 22: 16–17 a primera vista parecen requerir que una mujer que es víctima de violación se case con el hombre que la violó. La realidad de estos pasajes es un poco más complicada. Lo que realmente quieren decir es que si un hombre tuvo relaciones sexuales con una mujer soltera, haciéndola no elegible para casarse con otra persona, debe casarse con ella al pagar el precio apropiado de la novia y nunca se le permitiría divorciarse de ella (Deuteronomio 24: 1–4) Es importante mencionar que la mujer no se vería obligada a casarse con el hombre, pero él todavía se vería obligado a pagar el precio de la novia. El propósito de estas leyes era castigar a un hombre que se aprovechaba ilegalmente de una virgen y también proteger a la víctima de sus crímenes de cualquier explotación adicional.

Muchas de las leyes bíblicas con respecto a las mujeres estaban vigentes porque vivían en una sociedad en la que las mujeres eran vistas como menos valiosas que los hombres. Las leyes fueron hechas para proteger a las mujeres de algunas de las complicaciones provocadas por la desigualdad cultural de género. Si miramos la vida de Jesús, notaremos que Jesús mismo trató a todas las personas como iguales, independientemente de su estatus social o género. Es importante notar que Jesús trató a las mujeres como iguales, en contra de las normas culturales de la época. Por ejemplo, su primer milagro se hizo a pedido de su madre (Juan 2: 1–11). Se reveló como el Mesías a la mujer samaritana en el pozo (Juan 4: 25–26). Cuando resucitó de entre los muertos, se mostró primero a las mujeres que habían acudido a su tumba (Juan 20: 11-18; Mateo 28: 1–10; Marcos 16: 1–8; Lucas 24: 1–12).

Muchas de las leyes que se pusieron en práctica en la Biblia, o incluso las leyes que se han establecido en los tiempos más modernos, se han establecido con el propósito de reducir el pecado y mitigar sus efectos. Toda sociedad está compuesta de pecadores. Desde la caída en adelante, las relaciones entre la humanidad y Dios y entre hombres y mujeres han sido tensas, enfrentadas entre sí. Adán culpó a Eva por hacerlo pecar, y Eva culpó a la serpiente. Ambos experimentaron vergüenza en su relación con Dios (Génesis 3; ver el versículo 16 específicamente en lo que respecta a la relación entre los géneros).

El pecado lleva a las personas a ser egoístas. El egoísmo es lo que hace que las personas se vean a sí mismas mejor que otras debido a una serie de factores, incluidos, entre otros, el género. Por lo tanto, es seguro afirmar que la causa raíz de la desigualdad de género es el pecado. Si la desigualdad de género está enraizada en el pecado, la igualdad de género es algo por lo que vale la pena trabajar.

Es importante mencionar que la igualdad de género no es equivalente a ser exactamente iguales. Dios creó a varones y mujeres y les ha dado fuerzas y roles diferentes pero complementarios para desempeñar dentro de la familia y la iglesia (Efesios 5: 21–33; 1 Timoteo 2:12). Nuestras diferencias no están relacionadas con nuestra igualdad. Más bien, muestran la creatividad, el poder y la sabiduría de Dios. Dios derrama Su Espíritu sobre hombres y mujeres por igual; no discrimina (Hechos 2:17). Él ha diseñado hombres y mujeres para operar en este mundo como iguales, incluso si algunas de sus funciones son diferentes.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.