www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Quiénes son las huestes celestiales?

Hay múltiples ejemplos en toda la Biblia en los que se hace referencia a las "huestes celestiales", la más conocida es cuando el ángel anuncia el nacimiento de Jesús a los pastores en el campo: "Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ‘!Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!' "(Lucas 2: 13–14 – RVR1960). Las huestes celestiales son ángeles que habitan en el cielo en la presencia de Dios (Lucas 2:15; Salmo 148: 2).

Cuando buscamos la definición de la palabra hueste, como se usa en esta frase, vemos que significa: "Una multitud o un gran número de personas o cosas: un ejército". Entonces, cuando lo combinamos con la palabra celestial como descriptor, encontramos que la "hueste celestial" también podría ser conocida como una multitud de ángeles o un ejército de ángeles. En general, las huestes celestiales son los ángeles de Dios que le sirven. Pero el término puede referirse también a los ángeles caídos. En 1 Reyes 22: 19–22 un espíritu engañoso estaba entre las huestes celestiales en el trono de Dios.

En todo el Antiguo Testamento, a Dios se le conoce frecuentemente como el "SEÑOR de los ejércitos" (véase 1 Samuel 1: 3; Salmo 24:10; Isaías 22:14; Jeremías 2:19; Amós 4:13; Hageo 2: 9; Zacarías 8: 6; y Malaquías 2:16). El Señor reina para siempre sobre todos los ejércitos celestiales: "Jehová estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos. Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto. Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos, ministros suyos, que hacéis su voluntad." (Salmo 103: 19–21). Este pasaje muestra que los ángeles, las huestes celestiales, alaban a Dios y cumplen sus mandamientos, ayudando a hacer cumplir su voluntad aquí en la tierra.

Como seguidores de Cristo, cuando lleguemos al cielo, lo habitaremos con Dios y sus huestes celestiales (Hebreos 12:22). Nosotros mismos no nos convertiremos en ángeles, pero estaremos con ellos en el ejército de Dios cuando Jesús regrese para establecer su reino en la tierra (Apocalipsis 19:14).

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.