www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Qué significa que las esposas se sometan a sus maridos?

Efesios 5: 22-24 dice:

“Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y Salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo.”

Estos versículos a menudo fastidian a los lectores modernos. El pasaje trae a la mente pasividad, impotencia y una obediencia sin sentido hacia alguien que puede que no tenga la integridad para merecerlo. La palabra griega usada para someterse en estos versículos es hupotasso, que significa someterse voluntariamente, ceder al consejo de otro, colocar el poder de uno bajo la autoridad de otro.

El pasaje de Efesios continúa dando otros consejos matrimoniales para completar el cuadro.

Versículo 25-27: Los esposos deben amar y sacrificarse tanto por sus esposas que la esposa pueda permanecer "pura", es decir, él debe asegurarse de que nunca la ponga en una posición en la que ella tenga que arriesgar su integridad.

Versículos 28-31: Los maridos deben recordar que en el matrimonio, los dos se vuelven uno. Todo lo que hace el marido se refleja en su esposa. Cada deshonra a la que la somete la mancha. Cada vez que él le hace la vida difícil a ella, él se dificulta la suya propia. Pero cada vez que respeta y edifica a su esposa, su propia dignidad como esposo brilla.

Versículo 33: Los esposos deben mostrar agape a sus esposas, ese amor esmerado y sacrificado que pone las necesidades de los demás por encima de las propias. Al mismo tiempo, las esposas deben tener phobeo a sus esposos, tratarlos con deferencia u obediencia reverente.

Si los versículos sobre las esposas que se someten a sus maridos suenan injustos o discriminatorios, es porque nos los han enseñado en el contexto equivocado. Primero, no se refieren a las relaciones hombre / mujer más allá de marido y mujer. Pero ni siquiera se trata de una vida familiar feliz y pacífica. Son palabras de guerra dadas a una unidad militar unificada.

Hupotasso, traducido como "someterse" o "sujeto a", fue utilizado en un contexto militar en referencia a organizar tropas militares bajo el mando de un líder. Por supuesto, el propósito de eso es designar responsabilidades para que se pueda cumplir la misión de la unidad. Dios está trazando Su estructura organizativa para la protección y eficacia de sus unidades militares que van a la guerra (Efesios 6:12).

Otro pasaje mal entendido enfatiza esto; el ezer de Génesis 2:18. Ezer se refiere con mayor precisión a la ayuda en un momento de necesidad desesperada. Proviene de dos raíces distintas, una que se refiere al rescate y la otra a la fuerza. Ezer también se usa en el Antiguo Testamento para referirse a la ayuda de Dios. Podríamos comparar esto con un guerrero perfectamente diseñado para ayudar y rescatar a otro. Es algo así como el apoyo aéreo a las tropas terrestres. Por lo general, las fuerzas aéreas no reciben la orden de tomar y retener el terreno enemigo, sino las tropas terrestres. El apoyo aéreo puede realizar reconocimientos, brindar inteligencia y asesoramiento, y brindar claridad a la situación. Las fuerzas terrestres determinan el objetivo de la batalla, controlan el territorio e indican a los aviones dónde atacar. También comprenden las limitaciones de una aeronave. El clima, las limitaciones de combustible, y los misiles de defensa antiaérea pueden demoler un escuadrón aéreo al igual que las circunstancias, el agotamiento del ánimo, y la guerra espiritual pueden disminuir la eficacia de una esposa para ayudar y proteger a su compañero. Asimismo, cuando la batalla es particularmente feroz o prolongada, el apoyo aéreo deja caer suministros y, si es necesario, rescata a los heridos. Pero si las fuerzas aéreas no se someten a las órdenes de las tropas terrestres, en el mejor de los casos el ataque aéreo será ineficaz y, en el peor de los casos, los aviones bombardearán a quienes se suponía que debían proteger.

Para aplicar la metáfora, comenzamos por el mando superior: Jesús como comandante. Él es responsable de librar la batalla espiritual a nuestro alrededor. Comenzamos, siempre, sometiendo nuestro poder a su autoridad para que él pueda usarnos de la manera más eficaz.

En la unidad familiar, se supone que las "tropas terrestres" son el marido. Jesús le ha encargado cuidar de una familia que trabaja como una unidad en la guerra espiritual. La esposa, tan cercana a su esposo que actúan como un organismo feroz que trabaja hacia un solo objetivo, somete su propio poder a la autoridad de su esposo. Si ella le quita su apoyo (apoyo diseñado para proteger y proveer a toda la unidad) probablemente él no sobrevivirá, y será muy poco probable que la unidad familiar alcance las metas que Jesús preparó para ellos (Efesios 2:10). Al mismo tiempo, el esposo debe permitir que su esposa use sus fortalezas, incluyendo su perspectiva y habilidades únicas, teniendo en cuenta sus limitaciones para que ella no se agote en el proceso (1 Pedro 3: 7).

La metáfora se rompe en la práctica de "saltarse la cadena de mando". En el ejército, es de mala educación pasar por encima del jefe de uno para presentar una queja a su supervisor. En la vida matrimonial, se requiere. Todos debemos tener nuestras propias relaciones personales con Dios. Como aprendió Safira en Hechos 5, las mujeres son responsables de su propia obediencia a Dios y no pueden usar la excusa de que su esposo les dijo que pecaran. La forma más eficaz en que cualquiera puede apoyar a su cónyuge es orar.

Si una pareja ha llegado a la conclusión de que para las esposas "someterse" significa que el esposo toma todas las decisiones y la esposa hace todas las comidas, tienen una visión muy sesgada del mundo en el que vivimos. Atamos las manos a las esposas cuando las describimos como simplemente virtuosas o excelentes. Proverbios 31:10 describe a la esposa ideal como valiente; un guerrero fuerte y heroico. Ese poder (cuando actúa independientemente del hombre con el que se supone que está unida) es destructivo para la relación, la familia y la iglesia. Pero tal poder sometido voluntariamente al líder que Dios ha puesto sobre ella es destructivo para los planes del enemigo.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.