www.CompellingTruth.org/Espanol

¿El cielo es real?

La Biblia describe el cielo como un lugar literal.

El cielo se observa como la ubicación del trono de Dios según Isaías 66:1: "Así dice el SEÑOR: 'El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies'".

El cielo es el lugar donde Jesús ascendió después de sus apariciones posteriores a la resurrección. Marcos 16:19 enseña: "Entonces el Señor Jesús, después de haber hablado con ellos, fue llevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios". Hechos 7:55-56 dice: "Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios."

Jesús ministra en nuestro nombre en el cielo hoy. Hebreos 8:1-2 revela, "tenemos tal Sumo Sacerdote, uno que está sentado a la diestra del trono de la Majestad en el cielo, un ministro en los lugares santos, en la tienda real que el Señor estableció, y no el hombre."

Jesús está preparando un lugar para los creyentes en el cielo. En Juan 14:2-3, Jesús dijo: "En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis."

Apocalipsis 21-22 comparte una visión de lo que los creyentes finalmente experimentarán en un futuro cielo nuevo y tierra nueva. Todo será hecho nuevo. Juan concluyó esta visión con gran anticipación de su futuro hogar, diciendo: "¡Amen, ven, Señor Jesús!" (Apocalipsis 22:20).

Aquellos que se oponen a la idea de que el cielo sea real, típicamente lo hacen al confiar únicamente en lo que pueden "probar" los sentidos humanos del tacto, la vista, el olfato, el gusto y el oído. Sin embargo, las Escrituras tienen claro que el cielo no se ve y que lo que no se ve es eterno. El apóstol Pablo escribió: "Así que no nos fijamos en lo visible, sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno." (2 Corintios 4:18 NVI).

El cielo se presenta claramente como un lugar real en las Escrituras. Es el hogar del creyente que parte de este mundo (Filipenses 1:21) y el lugar donde el creyente experimentará la alegría perfecta en la presencia del Señor mismo. La Escritura desafía a los lectores ya que Jesús vino con el propósito de ofrecer esa vida eterna en el cielo con Él a todos los que creen en Su nombre: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. "(Juan 3:16).

Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.