www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Era Jesús un rabí?

En la Biblia, muchas personas se referían a Jesús como "rabí". Los escribas judíos (Lucas 20:21), los saduceos judíos (Lucas 20:28), Nicodemo-un fariseo (Juan 3:2), un hombre rico entre la multitud (Lucas 12:13), y Sus discípulos (Lucas 9:33) incluyendo a María de Betania (Juan 20:16) todos se dirigieron a Jesús como Rabí. Jesús incluso afirmó su uso de este título en Juan 13:13 cuando dijo: "Vosotros me llamáis Maestro [Rabí], y Señor; y decís bien, porque lo soy". Así pues, la pregunta que se plantea es qué significaba este término.

En Juan 1:38, el autor nos dice que "Rabí" significa "Maestro". El título Rabí es un término hebreo traducido literalmente "mi gran", que significa maestro o profesor. Era un término de honor que se concedía a los sabios o a quienes conocían y enseñaban las Escrituras. El uso moderno del término rabí como título oficial de ordenación no comenzó hasta el siglo XIX. Sin embargo, en tiempos de Jesús, muchos hombres judíos que enseñaban o tenían seguidores se dirigían a ellos con este título de respeto. A Juan el Bautista le llamaron Rabí en Juan 3:26 y el maestro del apóstol Pablo, Gamaliel, también habría sido considerado un rabí (Hechos 22:3).

A principios del siglo I, los sabios judíos o rabinos tomaban discípulos y los formaban en interpretaciones específicas de la ley judía. Cada rabí tenía su propia opinión y sus enseñanzas se denominaban "yugo". Por el comportamiento y los modales de una persona, los demás podían saber a qué rabí seguía. A esta lista de normas que regían el comportamiento de cada uno se refería Jesús cuando dijo: "mi yugo es fácil, y ligera mi carga" (Mateo 11:30). Se refería a que Su enseñanza no añadiría a la ley de Dios cargas indebidas para Sus seguidores, como solían hacer los "yugos" de otros tantos rabinos.

A pesar de la multitud de personas que llamaban a Jesús "Rabí", la autoridad de Sus enseñanzas fue puesta en duda. El sumo sacerdote, los escribas y los ancianos se enfrentaron a Jesús diciéndole: "Dinos: ¿con qué autoridad haces estas cosas?, ¿o quién es el que te ha dado esta autoridad?" (Lucas 20:2). Querían saber quién le había formado y por qué se consideraba capacitado para estar "enseñando ... al pueblo en el templo, y anunciando el evangelio" (Lucas 20:1). Así que, aunque en aquella época no existía un proceso oficial para recibir el título de rabí, los dirigentes judíos dudaban de la cualificación de Jesús para tal título.

Hoy en día, para convertirse en rabí es necesario cursar entre cuatro y cinco años de formación rabínica, que abarca programas académicos, prácticas y experiencia vital, e incluye pasar un año en Israel antes de ser ordenado oficialmente. Por tanto, de acuerdo con los criterios actuales, Jesús no era un rabí. No obstante, durante Su época, con el significado histórico y el uso de la palabra, ciertamente era un experto de las Escrituras con un grupo de discípulos a los que entrenaba en la vida bíblica y, por lo tanto, ostentaba legítimamente el título de Rabí.

Es importante destacar que Rabí no es el único título que Jesús reclamó para sí mismo. No era un simple mortal que interpretaba la ley de Dios, sino que Jesús afirmaba ser Dios mismo (Juan 8:58). Confirmó que era el Mesías judío (Mateo 16:15-17) y en más de una ocasión Dios declaró a todos los presentes que Jesús era Su Hijo (Mateo 3:17; 17:5). Así pues, aunque Jesús fue un Rabí en Su época, en realidad es mucho más que eso.

Copyright 2011-2023 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.