www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Qué dice la Biblia sobre el enamorarse?

Casi todo el mundo desea enamorarse. Como seres humanos, compartimos un anhelo innato de experimentar una conexión especial a nivel del alma con alguien. El mundo ha tratado de explicar este fenómeno durante siglos. Los cuentos de hadas representan un amor destinado a suceder a primera vista, las parejas casadas recuerdan años de amistad y los científicos estudian el papel de las feromonas en la atracción física. La Biblia nos dice que los seres humanos fueron creados para relacionarse unos con otros y tener una relación con Dios (Génesis 2:18; Mateo 22: 36–40). No todo el mundo está diseñado para una relación matrimonial, pero el anhelo de ser amado y amar es parte de lo que es ser humano. Para muchas personas, el matrimonio es una parte clave de este amor. La Biblia nos dice que el matrimonio es una imagen de la relación de Cristo con la Iglesia (Efesios 5: 22–33). En el mundo occidental, el matrimonio suele estar precedido por el enamorarse.

La Biblia no habla específicamente sobre el enamorarse, pero tiene mucho que decir sobre el amor. Aquí es importante distinguir entre diferentes tipos de amor. El griego, el idioma original en el que se escribió el Nuevo Testamento, tenía cuatro términos diferentes para el amor: agape (amor abnegado), phileo (amor fraternal o amor entre amigos), storge (amor familiar o afectivo) y eros (amor sexual o apasionado). Enamorarse es a menudo una mezcla de diferentes tipos de amor. A veces se trata más de desear sexualmente a una persona o de una euforia emocional (quizás más como el amor eros). Otras veces, enamorarse es una conexión y un compañerismo genuinos, una sensación de conocer y ser conocido, y un deseo de caminar juntos por la vida. Se convierte en una decisión verdadera, comprometida y de por vida de amar al otro sin importar lo que venga.

La Biblia describe el amor verdadero como desinteresado, bondadoso, perdonador, unificador, paciente, sanador y sacrificado (por ejemplo, ver 1 Corintios 13; Colosenses 3: 12–14). También se nos dice que "Dios es amor" (1 Juan 4:16). Cuando las personas se aman, es una elección y un compromiso. Es un acto de servicio que alguien hace para mejorar la condición de otra persona. Es intencional y no depende de cómo se sienta alguien o en qué circunstancias se encuentra. Jesús amaba a todos. Amaba tanto a los que lo seguían como a los que lo condenaban a la cruz.

El mundo a menudo equipara el enamorarse con una oleada de emociones románticas impulsadas por hormonas. Depende de la atracción física, las circunstancias felices y los sentimientos fuertes. Según esta definición de amor, es fácil desenamorarse cuando las cosas se ponen difíciles o cuando nuestros sentimientos cambian. Con la forma de pensar mundana, es fácil excusar el divorcio, el adulterio y el sexo casual por cómo nos sentimos. La atracción física y las emociones románticas felices no están mal en sí mismas; pueden ser una maravillosa expresión de amor. Sin embargo, el fundamento del amor debe estar enraizado en Dios. De lo contrario, estos sentimientos pueden ser secuestrados por motivos pecaminosos como la lujuria y el enamoramiento. Es solo con Dios que podemos comprometernos a servir desinteresadamente a otra persona sin importar cómo nos sintamos o lo que esté sucediendo a nuestro alrededor.

El Cantar de los Cantares nos da el mejor ejemplo de amor romántico en la Biblia. El rey Salomón y su esposa expresan todas las intensas emociones de estar enamorados, sin embargo, es evidente que este es un amor incondicional basado en el compromiso. “Grábame como un sello sobre tu corazón; llévame como una marca sobre tu brazo. Fuerte es el amor, como la muerte, y tenaz la pasión, como el sepulcro. Como llama divina es el fuego ardiente del amor. Ni las muchas aguas pueden apagarlo, ni los ríos pueden extinguirlo. Si alguien ofreciera todas sus riquezas a cambio del amor, solo conseguiría el desprecio." (Cantar de los Cantares 8: 6-7).

Entonces, en lugar de esperar para enamorarte de esa alma gemela perfecta, elige vivir una vida motivada por el amor verdadero que solo se encuentra en Dios. Entonces, cuando conozcas a alguien especial y te enamores, no será por casualidad, será intencional. En lugar de temer el final de la etapa de la luna de miel, puede esperar cultivar un amor más profundo de lo que jamás imaginaste posible.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.