www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Qué significa estar en Cristo?

Estar "en Cristo" es una forma de describir lo que significa ser cristiano. Aquellos que están "en Cristo" están espiritualmente unidos e identificados con Cristo de tal manera que todas las bendiciones y los beneficios obtenidos por Cristo les pertenecen. El libro de Efesios por si solo hace referencia al creyente como estando "en Cristo" veintisiete veces y expone las ricas bendiciones espirituales que pertenecen a tales creyentes. Aunque la unión del cristiano con Cristo fue predestinada por Dios antes de la creación del mundo (Efesios 1: 4; 2 Timoteo 1: 9), no es el estado en el que nacemos naturalmente. De hecho, la Escritura describe a toda la humanidad como nacida en un estado de separación y alienada de Dios (Efesios 2:12). Nuestra unión con Cristo no se realiza hasta que, por la gracia de Dios, nos arrepentimos de nuestro pecado y ejercemos fe en Jesucristo (Efesios 2: 8–10). A través de la fe en Cristo llegamos a experimentar una unión espiritual con Él en la que participamos en Su vida, muerte, resurrección y ascensión (Colosenses 2:12; Romanos 6: 5; Efesios 2: 6). Las analogías utilizadas para ayudarnos a imaginar esta unión espiritual incluyen cómo las ramas se unen a una vid, e incluso el matrimonio, donde el hombre se une a la mujer (Juan 15: 5; Efesios 5: 31–32). A continuación hay una lista de algunos de los increíbles beneficios que nos pertenecen a aquellos de nosotros que estamos "en Cristo".

1. En Cristo, somos adoptados en la familia de Dios (Efesios 1: 5). Somos hechos hijos de Dios con Jesucristo, no solo como nuestro Señor y Salvador, sino también nuestro hermano mayor (Romanos 8:29).

2. En Cristo, somos aceptados por Dios (Efesios 1: 7).

3. En Cristo, experimentamos el amor eterno e inquebrantable de Dios (Romanos 8: 38-39).

4. En Cristo, experimentamos la paz de Dios que trasciende el entendimiento y protege nuestros corazones y mentes (Filipenses 4: 7–9).

5. En Cristo, Dios ha prometido satisfacer todas nuestras necesidades, tanto materiales como espirituales (Filipenses 4: 11–13; 2 Pedro 1: 3–4).

6. En Cristo, somos justificados y santificados a la vista de Dios. Se han imputado nuestros pecados a Cristo y se nos ha imputado la justicia de Cristo (2 Corintios 5:21; 1 Pedro 2:24; Romanos 5: 18–19). Este es un "doble intercambio" en el que Cristo sufrió voluntariamente por nuestros pecados y nos vistió con su justicia. Esta es la base para el perdón de nuestros pecados ante nuestro Dios santo (Efesios 1: 7).

7. En Cristo, pertenecemos a la iglesia, a la que se hace referencia en las Escrituras como el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:27). Aquellos de nosotros que estamos en Cristo también estamos unidos unos a otros (Juan 17: 20–21). Nuestra unión con Cristo es la base para la unidad entre los creyentes. Somos piedras vivas reunidas para formar una casa espiritual (1 Pedro 2: 5). Somos miembros del cuerpo de Cristo. Somos la novia de Cristo.

8. En Cristo, compartimos los beneficios de su vida, muerte, resurrección y ascensión de tal manera que, no solo somos receptores de la vida y la justicia de Cristo, sino que hemos sido liberados del poder y la pena del pecado y la muerte (Hebreos 2: 14–15; 1 Corintios 15: 55–57). En Cristo, hemos sido vivificados para Dios, habiendo sido creados nuevas criaturas con nuevas naturalezas espirituales (2 Corintios 5: 17–19). En Cristo, estamos siendo transformados progresivamente a su imagen y semejanza (2 Corintios 3:18). Finalmente, en Cristo, anticipamos ansiosamente recibir cuerpos glorificados resucitados y reinar con Él para siempre en los cielos nuevos y la tierra nueva (Filipenses 3: 20–21; 2 Timoteo 2:12; Apocalipsis 5:10).

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.