www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Cómo puedo curarme del dolor de la traición?

Quizás no haya mayor insulto para la relación que la traición. La traición nos roba nuestro sentido de seguridad. Alguien cercano a nosotros ha demostrado ser poco confiable. La mayoría de nosotros hemos sentido el aguijón de la traición; Probablemente la mayoría de nosotros incluso lo hemos infligido. ¿Entonces qué hacemos al respecto?

Existen peligros obvios al no superar las causas de la traición del dolor: perder la capacidad de confiar, convertirse en un traidor en represalia o defensa propia, no reconocer la traición y, por lo tanto, exponernos a más heridas, entumecimiento emocional para evitar el dolor (que eventualmente nos puede llevar a una incapacidad para experimentar el gozo también). Trabajamos a través del dolor para que podamos confiar nuevamente, para que podamos encontrar la verdadera base de nuestra seguridad.

Jesús no fue inmune a la traición. Judas, uno de los doce discípulos, un amigo a quien Jesús confió con las finanzas del grupo, lo entregó para que lo crucificaran. Lo que quizás es peor es que Judas aceptó treinta piezas de plata a cambio de la vida de su amigo (Mateo 26: 14-16). Él traicionó a Jesús con un beso de saludo (Mateo 26:49). Jesús sabía que Judas lo traicionaría, pero aun así optó por llevar al hombre a su comunión interior. Jesús llamó a Judas "amigo", incluso después del beso que llevaría al arresto de Jesús.

En una escala menor, Pedro traicionó a Jesús. El discípulo que juró seguir a Jesús hasta la muerte (Mateo 26: 33-35), negó tres veces incluso conocer a Jesús. Después de Su resurrección, Jesús restauró a Pedro, dándole al hombre tres oportunidades para afirmar su amor por Jesús y confirmando su confianza en el discípulo (Juan 21: 15-19).

David también experimentó el aguijón de la traición. En el Salmo 55: 12-15, escribe: "Si un enemigo me insultara, yo lo podría soportar; si un adversario me humillara, de él me podría yo esconder. Pero lo has hecho tú, un hombre como yo, mi compañero, mi mejor amigo, a quien me unía una bella amistad, con quien convivía en la casa de Dios. ¡Que sorprenda la muerte a mis enemigos! ¡Que caigan vivos al sepulcro, pues en ellos habita la maldad!". David no era ajeno al tormento de los enemigos, pero incluso eso parecía menos doloroso que la traición de un amigo. Veamos la respuesta de David.

"Pero yo clamaré a Dios, y el Señor me salvará. Mañana, tarde y noche clamo angustiado, y él me escucha. Aunque son muchos los que me combaten, él me rescata, me salva la vida en la batalla que se libra contra mí. ¡Dios, que reina para siempre, habrá de oírme y los afligirá! Selah. Esa gente no cambia de conducta, no tiene temor de Dios." (Salmo 55: 16-19)

La primera respuesta de David fue experimentar el dolor de la traición. No minimizó su sentido de dolor. Él lo derramó a Dios. Nosotros también debemos reconocer cuando hemos sido heridos. Y luego tenemos que compartir ese dolor con alguien que entiende. Dios entiende. No solo Jesús fue traicionado en su tiempo en la tierra. Dios ha sido, en cierto sentido, traicionado por su creación. Él nos creó para que podamos glorificarlo y disfrutarlo. En lugar de tener comunión con Él, pecamos contra Él y Él tuvo que redimirnos. Debido a que Dios se relaciona tan fácilmente con nuestro dolor, podemos derramar nuestro dolor hacia Él en oración. Cuando la traición es profunda, también puede ser útil hablar con un amigo o consejero de confianza. Sea prudente de abstenerse de los chismes al hacer esto.

A continuación, David se dio cuenta de que sus comportamientos necesitaban ser alterados. Reconoció que no podía confiar en su amigo de la misma manera. El Salmo 55: 20-21 dice: "Levantan la mano contra sus amigos y no cumplen sus compromisos. Su boca es blanda como la manteca, pero sus pensamientos son belicosos. Sus palabras son más suaves que el aceite, pero no son sino espadas desenvainadas." David entendió el verdadero corazón de su amigo.

Hay que decir que no todos los traidores cometen su acto intencionalmente. Judas y el amigo de David ciertamente lo hicieron. Pedro no lo hizo. A veces los amigos nos traicionan simplemente porque son seres humanos pecaminosos (como nosotros). Aún es sabio reconocer que estas personas pueden no ser tan confiables como alguna vez creímos. Sin embargo, sería imprudente meterlos a todos en el mismo saco, declarándolos malvados e indignos de reconciliación.

El paso final para superar el dolor de la traición es el del perdón. Cuando perdonamos a alguien, realmente nos estamos dando un regalo. Especialmente cuando las personas nos infligen intencionalmente dolor, nuestra retención del perdón nos duele más que a ellos. Perdonar a alguien es renunciar a nuestro derecho a la venganza. Reconocemos que su acto fue incorrecto, podríamos ser más cuidadosos al confiarles ciertos temas, pero no intentamos pagarles con la misma moneda. No traicionamos a alguien que nos traicionó. En cambio, como lo hizo David, lo dejamos en las manos de Dios. David concluye su Salmo de esta manera: "Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre. Tú, oh Dios, abatirás a los impíos y los arrojarás en la fosa de la muerte; la gente sanguinaria y mentirosa no llegará ni a la mitad de su vida. Yo, por mi parte, en ti confío."(Salmo 55: 22-23). Dios se hará cargo de los malhechores, y nos dará el cuidado que necesitamos.

La traición es un robo de nuestra seguridad a través de una ruptura de confianza. Superamos la angustia que causa al dar nuestro dolor a Dios. Llamamos a la traición por lo que es, reconsideramos nuestros límites personales y reconocemos que solo Dios es verdaderamente digno de confianza. Le contamos nuestro dolor a Dios y permitimos que Él se haga cargo de quienes nos hicieron daño.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.