www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Son pecaminosos los sentimientos homosexuales? ¿Es la atracción por el mismo sexo / homosexual un pecado?

Muchos en la cultura actual creen que la homosexualidad es solo otra forma de expresión sexual humana y que las personas nacen de esa manera. Para ellos, si alguien siente atracción por alguien del mismo sexo, entonces obviamente es una inclinación natural (y, por lo tanto, buena) el actuar en consecuencia. Sin embargo, esta forma de pensar no está de acuerdo con la Biblia.

Al principio, Dios creó todas las cosas perfectamente sin ningún error. Creó al hombre y luego creó a la mujer como una ayuda idónea para el hombre (Génesis 2: 18–22). Cada mención de la homosexualidad en la Biblia está en un contexto negativo. La enseñanza clara de la Biblia es que la homosexualidad está fuera de los límites de lo que Dios diseñó y está en contra de su voluntad. No importa cuán fuerte sea la atracción o los sentimientos de "amor", el comportamiento homosexual siempre es pecaminoso; de hecho, es el resultado de que las personas rechacen a Dios y reciban el castigo por hacerlo en sus propios cuerpos (Romanos 1: 21–27).

¿Qué pasa con aquellos que luchan contra los sentimientos homosexuales? Algunos parecen tener una inclinación natural hacia la homosexualidad, y responderíamos que todas las personas tienen debilidad hacia algún tipo de pecado. Todos somos pecadores natos, y todos exhibimos tendencias hacia un tipo de mal comportamiento u otro. No todos luchan con la mentira, pero, para algunos, mentir parece ser su segunda naturaleza. Lo mismo ocurre con la lujuria heterosexual, el robo, la ira fuera de control, etc. Estas propensiones provienen de nuestro nacimiento en una condición caída debido a la corrupción que entró en el mundo a través de Adán (Romanos 5:12). Todos somos pecadores natos. Sin embargo, decir que el pecado es natural y por lo tanto permisible simplemente porque nacemos con una debilidad es absurdo. Una persona con debilidad por el abuso del alcohol puede sentir que la adicción lo impregna tanto como para ser parte de cada fibra de su ser, pero eso no hace que su embriaguez sea aceptable. Un cleptómano siente un fuerte deseo de robar, pero sus robos no están justificados.

Tener sentimientos homosexuales no es, en sí mismo, incorrecto, por la simple razón de que no es pecado ser tentado. Tener un pensamiento homosexual no hace que alguien sea homosexual. Siempre es cómo lidiamos con la tentación lo que determina si pecamos o no. Ceder ante los sentimientos homosexuales, consentirse en ellos, fomentarlos o actuar en consecuencia, es pecar. Ceder ante el Espíritu Santo es tomar una posición contra el pecado personal y resistir los sentimientos que nos llevarían por mal camino. Como creyentes, "no vivimos según la naturaleza pecaminosa, sino según el Espíritu." (Romanos 8: 4).

Vivimos en un mundo caído, y nuestra naturaleza humana es depravada. Luchamos contra el mundo, la carne, el diablo, y el tener sentimientos confusos y deseos aberrantes son parte del todo. El hecho de que más personas parezcan identificarse o apoyar la homosexualidad como algo normal podría ser un signo de una disminución general de la moral y la falta de preocupación por Dios. Este "alejamiento" de Dios parece empeorar con el paso de los años (ver 2 Timoteo 3:13). Pero, incluso si cada persona en la tierra no está de acuerdo con Dios en este asunto o en cualquier otro, no cambia nada acerca de la verdad de Dios (Romanos 3: 4). Dios ha determinado el orden apropiado en la sexualidad y todos los demás aspectos de la vida. Cuando las personas se le oponen, lo hacen bajo su propio riesgo.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.