www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Dice la Biblia algo sobre la adulación?

La adulación se puede considerar como el elogio excesivo y poco sincero, especialmente el que se da para promover los intereses personales de uno. La adulación puede verse en oposición a un cumplido. La diferencia entre la adulación y un cumplido es la motivación detrás de las palabras. Una persona que hace cumplidos es aquella que dice algo para edificar a otra persona. Los cumplidos benefician al receptor. Una persona que adula busca obtener aprobación o reconocimiento por sus palabras. La adulación es egoísta.

La adulación se menciona a menudo en la Biblia, especialmente en el libro de Proverbios. Proverbios 6:24 advierte de la "[…] de la mujer ajena y de su lengua seductora." (ver también Proverbios 7: 5, 21). Proverbios también dice que una persona sabia aprende a distinguir entre labios mentirosos y halagadores y entre cumplidos sinceros. La verdad no es la principal preocupación del adulador, más bien es lo que pueden recibir de sus palabras (Salmo 5: 9; Romanos 16:18).

La adulación también es peligrosa cuando crece dentro de los círculos cristianos. A menudo, dentro de los círculos cristianos, la adulación se disfraza de aliento. Pablo enseña a la iglesia que nunca use la lisonja para ganar seguidores para Cristo, diciendo: "Como saben, nunca hemos recurrido a las adulaciones ni a las excusas para obtener dinero; Dios es testigo." (1 Tesalonicenses 2: 5). También se sabe que los falsos maestros usan la adulación para obtener dinero de los cristianos y de aquellos que quieren agradar a Cristo (2 Pedro 2: 3; Romanos 16:18; Daniel 11:32). Con sabiduría y discernimiento, podemos aprender cuando los falsos maestros hablan para su propio beneficio.

También debemos tener cuidado con los maestros que usan la adulación para ganar seguidores. Cuando el mensaje de Cristo se diluye a poco más que un programa de superación personal, corremos el riesgo de ser engañados. Los mensajes centrados en uno mismo, como los sermones con ilustraciones alegres que hacen que la congregación se sienta bien consigo misma, pueden ganar seguidores, pero son vacíos sin centrarse en Cristo. Esta es una forma de adulación que coloca el alcanzar la grandeza personal por encima del mensaje de Cristo.

Cuando los falsos maestros adulan a sus seguidores, aumentan la importancia personal de sus seguidores. Esto está en oposición al mensaje que Jesús enseñó, que debemos morir a nosotros mismos para servir a Dios y a los demás. Debemos elegir poner a Dios por encima de todo lo demás en nuestras vidas, todos los días. No permitiremos que nadie controle nuestra percepción del mensaje de Cristo adulándonos. Jesús nunca halagó a sus seguidores y siempre le dijo a la gente lo que necesitaban oír (Marcos 10: 21-22; Lucas 9: 61-62). Jesús pudo predicar su mensaje sin adulación porque su enfoque principal era hacer la voluntad de su padre (Juan 8:29). Hay una gran diferencia entre adular y hablar con amor. Los mensajes duros que Jesús pronunció, los entregó con amor, porque sabía que su pueblo necesitaba escucharlos. Estamos llamados a seguir a Cristo y hablar la verdad con el beneficio de otras personas en la mira.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.