www.CompellingTruth.org/Espanol

¿Cuál es el consejo bíblico para los padres que luchan por desprenderse de sus hijos adultos?

Desprenderse de los hijos adultos puede ser una transición difícil para todos los padres. Los padres cristianos tienen el beneficio adicional de la fe en que Dios velará y cuidará a sus hijos durante toda su vida. Idealmente, los padres han entregado a sus hijos a Dios durante toda su vida. Es Él quien más los ama, sabe lo que es mejor para ellos y es plenamente capaz de cuidarlos. Aun así, dejar ir a los hijos adultos es una renuncia aún mayor a medida que los liberamos de nuestros hogares y los lanzamos al mundo. Cuanto más conocemos a Dios, más podemos confiar en que Él cuidará de nuestros hijos.

Los padres invierten unos veinte años en criar a sus hijos, cuidarlos, enseñarles todo, desde cómo caminar hasta cómo conducir. El amor que un padre siente por su hijo a veces se describe como un amor feroz e inquebrantable. Criar a una persona es uno de los esfuerzos más difíciles y gratificantes que podemos emprender. No es de extrañar que cuando llega el momento de que los hijos adultos salgan solos, muchos padres luchan.

Aprendemos de la Biblia que ser padre requiere un compromiso serio. Debemos criar a nuestros hijos en la "disciplina y amonestación del Señor." y al mismo tiempo tener cuidado de no exasperarlos (Efesios 6: 4; Deuteronomio 6: 4-9). Les damos a nuestros hijos buenos regalos (Mateo 7:11), proveemos para sus necesidades (1 Timoteo 5: 8) y los capacitamos para que vivan bien la vida (Proverbios 22: 6). A menudo, los padres que luchan con desprenderse de sus hijos son aquellos que se han tomado la responsabilidad de ser padres más en serio. Después de años de ser tan intencionales para criar bien al hijo, es difícil asumir un nuevo rol.

Para algunos, cuando nuestros hijos están listos para partir, les causa cierto temor. Hay una gran cantidad de peligros y trampas que las personas enfrentan en el mundo y no queremos que nuestros hijos tengan dificultades. Desprenderse de ellos significa renunciar a la ilusión de control sobre la vida de los hijos.

Para otros, el desprenderse de los hijos es una lucha porque ser padre se ha convertido en una identidad que lo abarca todo. Sin nuestros hijos, no estamos seguros de quiénes somos. Esta es una experiencia común, pero como cristianos sabemos que nuestra identidad se encuentra en última instancia en Cristo. Cuando nos damos cuenta de que hemos fundamentado nuestro valor como personas en ser padres de nuestro hijo, podemos volvernos a Dios y pedirle que restablezca nuestra perspectiva.

Incluso para los cristianos que le han confiado sus hijos a Dios desde el principio y han confiado en Dios para su propio sentido de identidad, entrar en una nueva temporada puede ser difícil. Dios nos llama a diferentes ministerios en diferentes momentos. Sin embargo, incluso cuando sabemos que es hora de la próxima temporada, puede ser difícil dejar algo en lo que hemos vertido tanto. Cuando este es el caso, podemos recordarnos a nosotros mismos que Dios es soberano y que Él está trabajando constantemente para hacernos crecer y completar Su obra en nosotros (Filipenses 1: 6). Podemos renovar nuestra confianza en Dios para nuestros hijos, pidiéndole que los provea, los guíe y los proteja. Entonces podemos preguntar qué tiene Dios para nosotros y continuar buscándolo con celo.

Por supuesto, dejar ir a los hijos adultos no significa que los padres ya no tengan un papel en sus vidas. Más bien, es un ajuste en la relación. Ya no tenemos la responsabilidad principal de nuestro hijo. Los hemos capacitado y ahora tenemos la alegría de verlos crecer y aprender en la edad adulta. A menudo, el niño tarda algunos años en sentirse cómodo en la edad adulta. Es probable que haya algo de dolor por la separación, y quizás momentos tensos, en ambos lados de la relación. Pero para muchos, la edad adulta es una etapa en la que padres e hijos se hacen amigos.

La forma más sana de desprendernos de nuestros hijos adultos es encomendarlos a Dios. Continuaremos cuidándolos, deseando lo mejor y ofreciendo consejo cuando lo soliciten. Si nuestro hijo no conoce a Cristo, oramos por su salvación y confiamos en que servimos a un Dios que persigue a los perdidos (2 Pedro 3: 9; Juan 6:44). Si nuestro hijo es un seguidor de Cristo, podemos abrazar el gozo de ser hermano o hermana y coheredero de Cristo con aquel a quien hemos amado y cuidado tanto (Romanos 8: 16-17).

Ya sea que nos resulte fácil o difícil desprendernos de nuestros hijos, lo hacemos reconociendo que están en las manos capaces y amorosas de Dios. Cuando te encuentres luchando por desprenderte de ellos, consuélate en lo que Dios dice sobre sí mismo en Su Palabra, búscalo en oración y luego descansa en Su fidelidad.

Copyright 2011-2021 Got Questions Ministries - All Rights Reserved.