¿Cómo puedo prepararme para el matrimonio?

Como cristianos, nuestra primera prioridad en la vida es adorar a Dios en todo lo que hacemos. 1 Corintios 10:31 declara: "En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios." Debemos amar a Dios por encima de todo y obedecer sus mandamientos. Cuando aceptamos a Cristo como nuestro Salvador, Dios comienza un proceso para transformarnos y moldearnos en una nueva creación. Esta transformación no ocurre de la noche a la mañana, pero si seguimos acercándonos a Dios, poco a poco nos volveremos menos como el mundo y más como Él.

A fin de prepararnos para el matrimonio, podemos seguir los mismos pasos que damos para prepararnos para una eternidad con Dios. Lo más importante que podemos hacer es adorarlo y obedecerlo. Cuando estamos alineados con la voluntad de Dios, Él puede obrar en nosotros para lograr Sus propósitos para nuestra vida y Su reino. A medida que maduramos en nuestra fe, seremos más competentes para ser fieles, servir a los demás, amar incondicionalmente y humillarnos en sumisión a la voluntad de Dios. Dios sanará nuestro quebrantamiento y nos refinará para convertirnos en mejores personas. Cada día comenzaremos a encarnar más y más la descripción bíblica de hombres y mujeres piadosos, y estaremos equipados con las cosas necesarias para ser esposos y esposas piadosos. En consecuencia, un matrimonio bíblico ejemplifica la relación de Cristo con su Iglesia (Efesios 5: 22–33).

Si bien nuestro crecimiento espiritual es la preparación más importante para el matrimonio, hay algunos otros pasos prácticos que puedes tomar para prepararte para tu futuro cónyuge. Primero, debes orar por tu futuro cónyuge incluso antes de conocerlo. Dios sabe lo que necesitas, pero le encanta escucharlo directamente de ti. Ora para que también se fortalezca la relación de tu cónyuge con Dios. A continuación, debes hablar con parejas casadas para pedir consejo y aliento. Ellos pueden brindarte orientación y asesoramiento prematrimonial invaluables. Además, esfuérzate por mejorar todos los aspectos de tu vida. Sé un participante activo en la transformación que Dios está revelando. Esto podría significar que necesitas tomar decisiones financieras acertadas para salir de tus deudas o adoptar hábitos más saludables relacionados con la alimentación y el ejercicio. Tal vez necesites lidiar con cosas que te aferras de tu pasado o estar dispuesto a aceptar las realidades del pasado de tu futuro cónyuge. Finalmente, vive cada día en abundancia en Cristo.



Verdad relacionados:

¿Qué enseña la Biblia sobre el matrimonio?

¿Cuál es el propósito del matrimonio?

¿Qué consejo hay para hacer que el matrimonio sea duradero?

¿Cuál es el propósito de la consejería prematrimonial?

Con todos sus desafíos, ¿por qué incluso considerar el matrimonio?


Volver a:
La verdad sobre el matrimonio






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe