¿Qué dice la Biblia sobre la preocupación?

La mayoría de nosotros sabemos lo que significa preocuparse gracias a nuestra experiencia personal. Sin embargo, al examinar las Escrituras, siempre es útil analizar los idiomas originales del texto. Los versículos de las Escrituras que se analizan en este artículo se refieren al tema de la ansiedad o la preocupación. La palabra griega común a la mayoría de los versículos enfatizados es merimnaó, que básicamente significa estar ansioso o preocupado. Sin embargo, una de las definiciones más detalladas de esta palabra griega significa "hacerse pedazos" debido a que se le tira de diferentes direcciones. Esa imagen parece describir la experiencia de lo que se siente estar ansioso o preocupado. Los síntomas de la ansiedad pueden variar desde una distracción leve por un lado hasta casi una parálisis por el otro. No hace falta decir que, debido a las diferencias de temperamento y constitución, algunas personas luchan más con este problema que otras. Dicho esto, la enfermedad es universal y todos (si son honestos) admitirán estar ansiosos en algún momento de sus vidas. Habiendo definido de manera aproximada lo que significa la palabra "preocupación", procedamos a lo que dice la Biblia sobre el tema.

Lo primero y más obvio que dice la Biblia sobre la preocupación es que NO es algo que Dios desee que Sus hijos vivan o sufran. Sin embargo, el tema tiene más matices de lo que parece a primera vista. Aunque Dios no quiere que nos preocupemos, eso no significa que quiera que seamos irresponsables o indiferentes. La idea bíblica de la preocupación conlleva la connotación de un estado molesto, distractor y perturbador que nos impide hacer lo que Dios nos llama a hacer. Hay trabajo por hacer y la causa de Cristo debe cautivar nuestros corazones y comprometer todas las capacidades de la mente y el cuerpo. Hay cosas específicas por las que nuestro Señor nos ordena que no nos preocupemos, y otras cosas que el Señor nos ordena que busquemos (Mateo 6: 25–34). El buscar las cosas que Él manda es el antídoto para nuestra preocupación.

Jesús ordena a sus discípulos que no se preocupen por las cosas terrenales, como la comida y la ropa. Por supuesto, esto no significa que debamos caminar desnudos y hambrientos. Significa que no debemos preocuparnos por cosas como si este mundo fuera el único que existe (Colosenses 3: 2). No debemos vivir ajenos a las cosas espirituales o la realidad de que este mundo está pasando y cada individuo pasará la eternidad en el cielo o en el infierno (1 Juan 2:17; Mateo 25:46). En lugar de estar distraídos y preocupados por las cosas materiales de este mundo, estamos llamados a enfocarnos en el reino de Dios y Su justicia (Mateo 6:33). Se nos anima a confiar en la promesa de Dios de que si buscamos sus intereses, Dios proveerá para nuestras necesidades materiales (que no deben confundirse con nuestros deseos). Dios no quiere que estemos divididos o distraídos. Curiosamente, esta fue la razón por la que Pablo no despreció el estado de soltería (1 Corintios 7: 32–35).

Jesús también nos ordenó que no nos preocupemos por la duración de nuestra vida o el futuro. Nuevamente, estas cosas están bajo el control soberano de Dios, no el nuestro (Salmo 139: 16; Santiago 4: 13-15). Por tanto, no tiene sentido preocuparse por ello. El antídoto para la preocupación es reorientar nuestras mentes hacia los propósitos de Dios y confiar en Él con respecto a asuntos que están fuera de nuestro control. Esto no significa que debamos dejar de preocuparnos por Dios o por los demás (Mateo 22: 37–39).

Nuestro lema no debe ser "No te preocupes. Sé feliz" o "No te preocupes. No hagas nada", sino "No te preocupes. Confía en Dios". Un par de analogías podrían ayudar a aclarar este punto. Si imaginaras a un cristiano como agricultor, ese agricultor sería uno que labra la tierra y siembra la semilla. Sin embargo, no se preocuparía por el clima o la cosecha. La labor diaria es su responsabilidad, pero el clima y la cosecha están en manos de Dios. Sabe que no controla el clima ni el tamaño de la cosecha. Si imaginaras a un cristiano como un soldado, sería un soldado que se encargaría de su puesto, seguiría órdenes y lucharía con valentía. Sin embargo, no se preocuparía por quién ganaría la guerra. Confiaría en que el resultado está en manos de Dios. Como cristianos, estamos llamados a seguir los mandamientos de Cristo, pero no estamos llamados a estar ansiosos por los resultados. La ansiedad puede incluso infiltrarse en los ministerios cristianos cuando los ministros se inquietan y se preocupan por el "éxito" del ministerio en términos de número de conversiones, etc. Cristo nos manda a difundir las buenas nuevas del evangelio de Jesucristo hasta los confines de la tierra, pero no somos responsables de las conversiones reales. Esto pertenece a la obra del Espíritu Santo (Juan 3: 5-8).

Como creyentes en Cristo, no hay nada de lo que debamos preocuparnos. Nuestra salvación está segura en Cristo y estamos libres tanto de la culpa que nos condena como del temor a la muerte (Romanos 8: 1, 35–39; Hebreos 2: 14–15). "El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?" (Romanos 8:32).

Uno de los versículos más útiles sobre el tema de la preocupación es Filipenses 4: 6–7. Solo en esos dos versículos, Dios nos habla tanto del mandamiento reconfortante de no preocuparnos como del remedio para ese estado problemático. No debemos preocuparnos por nada. La exhortación prohibitiva lo cubre todo. Debemos orar y confiar agradecidos en Dios por nuestra provisión. No solo no debemos preocuparnos, sino que Dios ha hecho una promesa a aquellos que le depositan sus preocupaciones (1 Pedro 5: 7). La promesa incluye la maravillosa y trascendente paz de Dios, que protegerá nuestro corazón y nuestra mente de ansiedad. Cuanto más practiquemos el "[depositar] en él toda ansiedad” y el orar con una confianza agradecida y confianza en Su cuidado providencial, más paz experimentaremos. Esta es la paz que viene del Espíritu Santo (Gálatas 5: 22-23). La paz perfecta prometida a aquellos que mantienen sus mentes en Dios y confían en Él (Isaías 26: 3).

En conclusión, la historia bíblica de María y Marta nos da una gran comprensión de lo que Jesús piensa sobre la preocupación y lo que desea que hagamos en lugar de preocuparnos (Lucas 10: 38–42). Aunque Marta estaba distraída y preocupada por muchas cosas, María hizo lo único que era necesario. Ella se sentó a los pies del Señor, aprendiendo de él y adorándolo. Oh, que fuéramos más como María en este mundo de Marta.



Verdad relacionados:

¿Cómo puedo encontrar paz mental?

¿Qué enseña la Biblia sobre la confianza en Dios?

¿Dice la Biblia algo sobre el estrés?

¿Qué enseña la Biblia sobre la tristeza?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?


Volver a:
La verdad sobre diferentes temas






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe