El poder del Espíritu Santo - ¿Qué es?

El poder se define como 1) la capacidad de actuar con eficacia y 2) la capacidad de dirigir o influir en el comportamiento de los demás o el curso de los acontecimientos. Estas dos definiciones describen con precisión el poder del Espíritu Santo. Debido a que el poder del Espíritu Santo es literalmente el poder de Dios, la capacidad de actuar e influir es infinita, ilimitada y eterna. De esta manera, el poder del Espíritu Santo es diferente de cualquier otro tipo de poder.

El poder del Espíritu se vio por primera vez actuando efectivamente en el acto de la creación, ya que fue por Su poder que el mundo llegó a existir (Génesis 1: 1–2; Job 26:13). No solo fue efectivo el poder del Espíritu, sino que fue más efectivo que cualquier otra cosa conocida antes o después. El poder en la creación fue único en que produjo todo de la nada. Este potente e incomparable poder solo podría pertenecer a Dios, el Creador. El poder creativo del Espíritu se ve en la creación de una nueva vida en los creyentes, que produce seres espiritualmente vivos a partir de aquellos que alguna vez estaban muertos en pecado (Juan 3: 6; Efesios 2: 1–2; Tito 3: 5). Hasta el día de hoy, la salvación de las almas es una obra sobrenatural que solo es posible gracias al poder del Espíritu Santo cuando convierte a los hombres de la oscuridad a la luz.

El poder de influir en el comportamiento de los demás y en el curso de los acontecimientos se ve a lo largo de la Biblia como el Espíritu Santo dio poder a los hombres para llevar a cabo la voluntad de Dios y Sus planes predeterminados. El Espíritu del Señor vino sobre David con poder, lo que le permitió hacer cosas maravillosas, a veces con grandes dificultades y persecución (1 Samuel 16:13). Aunque el Espíritu no residió permanentemente en el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento, Él obró a través de ellos y les dio poder para lograr cosas que no habrían podido lograr por sí mismos. Todas las hazañas de fuerza de Sansón, por ejemplo, se atribuyen directamente al Espíritu que viene sobre él (Jueces 14: 6, 19; 15:14).

El poder del Espíritu Santo permitió a los discípulos de Cristo poner al mundo de cabeza con la poderosa predicación del evangelio. No podrían haber logrado esto en su propio poder. Jesús prometió que el Espíritu vendría, viviría dentro de ellos y les daría poder de manera milagrosa. "Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra." (Hechos 1: 8). Los discípulos, que habían estado escondidos de los romanos después de la crucifixión, se llenaron con el poder del Espíritu Santo. El poder del Espíritu Santo se manifestó a un gran número de personas ese día, lo que resultó en la conversión de aproximadamente 3.000 (Hechos 2:41). El día de Pentecostés fue el comienzo del poder residente del Espíritu que vive dentro de aquellos a quienes Él salva (Juan 14:17; Hechos 2: 1–4).

Esteban, el mártir, es un ejemplo perfecto del poder milagroso del Espíritu Santo. Esteban se llenó de fe y del poder del Espíritu (Hechos 6: 5, 8) e hizo muchas maravillas y señales ante la gente, quienes no pudieron resistir el poder del Espíritu en él (Hechos 6:10). Cuando fue acusado falsamente y condenado a muerte, el mismo poder le permitió a Esteban morir con fe y glorificar a Dios hasta el final (Hechos 7: 55–56).

El apóstol Pablo dio todo el crédito y la gloria al Espíritu, cuyo poder permitió que su mensaje penetrara los corazones de los hombres pecadores y los llevara a la salvación. Sabía que no era su apologética, hermenéutica o capacidad persuasiva lo que llevó a la gente a Cristo: "No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes, sino con demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana, sino del poder de Dios."(1 Corintios 2: 4–5).

El poder del Espíritu Santo para influir en las personas y cambiar el curso de los acontecimientos también se ve en la iglesia primitiva a través de la dispensación de los dones espirituales, como hablar en lenguas, profetizar, enseñar, sabiduría y más (1 Corintios 12: 7– 11). El Espíritu Santo todavía obra en el mundo de hoy, cumpliendo la voluntad de Dios a través de los creyentes. Su poder nos guía, nos condena, nos enseña y nos equipa para hacer Su obra y difundir el evangelio. También obra en personas no creyentes que no pueden resistir su poder para llevar a cabo los planes y propósitos de Dios.



Verdad relacionados:

¿Quién es el Espíritu Santo?

¿Es el Espíritu Santo Dios?

¿Cuál es el papel del Espíritu Santo?

¿De qué manera es el Espíritu Santo como un fuego?

¿Qué es el fruto del Espíritu?


Volver a:
La verdad sobre el Espíritu Santo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe