¿Es el Espíritu Santo una persona o algún tipo de fuerza impersonal?

El Espíritu Santo es de hecho una persona. Junto con Dios el Padre y Jesucristo el Hijo, el Espíritu Santo es un miembro de la Trinidad, que es un nombre que los teólogos dieron para describir la naturaleza triuna de Dios presentada en las Escrituras. Son tres personalidades distintas que son todas partes de un Dios. Debido a que tendemos a pensar en las cosas espirituales como inmateriales o trascendentes, muchas personas suponen que el Espíritu Santo es una fuerza impersonal, más bien como el concepto budista de "prana" que ven como energía vital por la cual todas las cosas están conectadas. La palabra griega usada para "espíritu" es pneuma. Esta palabra griega no tiene género, pero es modificada por los pronombres que la rodean. La Biblia claramente usa el pronombre masculino junto con la palabra pneuma cuando se hace referencia al Espíritu Santo. Esto muestra que el Espíritu Santo es una persona masculina.

Además, a lo largo de las Escrituras, el Espíritu Santo interactúa con las personas a nivel personal. Por ejemplo, Jesús prometió que el Espíritu Santo vendría a consolar a los creyentes y "les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho." (Juan 14:26). Esta promesa todavía se está cumpliendo: cuando leemos la Biblia u oramos, o cuando estamos luchando con algún problema o tentación, los creyentes testificarán que el versículo perfecto a menudo viene a la mente y de hecho es un gran consuelo. Esa es la obra del Espíritu Santo. Él está cerca de nosotros, ayudándonos y enseñándonos a seguir a Dios. Otro ejemplo es la forma en que el Espíritu Santo incita o mueve a los creyentes. A veces hay una voz audible (Hechos 8:29), pero la mayoría de las veces es una "seguridad" indescriptible en el corazón que cierta acción es correcta. Se nos anima a seguir la dirección del Espíritu Santo y a confiar en Él (Gálatas 5: 16–24; Proverbios 3: 5–6). Además, estuvo personalmente involucrado en la creación del universo, "se movía sobre la superficie de las aguas." mientras la Tierra aún no tenía forma (Génesis 1: 2).

Además, la personalidad del Espíritu Santo está probada por Sus atributos, que son los mismos que los de Dios. El es omnipresente; él es el Consolador que nos acompaña siempre (Juan 14:16; Salmo 139: 7). Él es omnisciente, lo sabe todo y nos revela la mente de Dios (1 Corintios 2: 10–11). Él es eterno (Hebreos 9:14). Él nos da poder según su voluntad (1 Corintios 12:11). Una fuerza impersonal o energía unificadora no tiene una voluntad distinta, pero una persona ciertamente la tiene. El Espíritu Santo habla al pueblo de Dios y nos anima a escuchar su voz (Hebreos 3: 7).

El Espíritu Santo es Dios (1 Tesalonicenses 4:8; Isaías 63:10-11). El Espíritu Santo es una Persona Divina de la misma manera en que lo son el Padre y el Hijo. Él posee todos los atributos divinos de la misma manera que el Padre y el Hijo.



Verdad relacionados:

¿Quién es el Espíritu Santo?

¿Cuál es el papel del Espíritu Santo?

¿Cuándo recibimos el Espíritu Santo?

¿Qué significa ser colmado del Espíritu Santo?

¿Qué es el fruto del Espíritu?


Volver a:
La verdad sobre el Espíritu Santo







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe