¿Hay perdón disponible para todos y cada uno de mis pecados?

Tanto los creyentes como los no creyentes a menudo tienen la impresión de que el Dios cristiano perdona, pero solo hasta cierto punto. Hay ciertos pecados que creemos que son "demasiado pecaminosos" o "demasiado malos" para ser perdonados por Dios. Algunas veces esta mentalidad proviene de un malentendido de la Escritura, y otras veces proviene de un sentimiento interno por parte del pecador. En cualquier caso, la Biblia deja muy claro al creyente que literalmente no hay pecado, incluido cualquier pecado cometido antes o después de reconocer a Jesús como Señor, que destruya nuestra relación con Él y nos coloque fuera de Su gracia amorosa (Romanos 8: 38-39).

El único pecado que no puede ser perdonado es el pecado de la incredulidad, por razones obvias. Si no cree que necesita ser perdonado, ¿cómo puede recibir el perdón? Si no crees que Dios existe, ¿cómo puedes tener una relación con Él? Si no acepta a Jesús, quien es el único camino de salvación, como Salvador, ¿cómo puede ser salvo? Jesús mencionó el "pecado imperdonable", que es una blasfemia contra el Espíritu Santo (Marcos 3: 22-30; Mateo 12: 22-32) e indica incredulidad continua. El pecado es imperdonable no por falta de amor o habilidad de Dios, sino porque el perdón no es bienvenido por el incrédulo.

El sacrificio de Jesús es completamente suficiente para cubrir cualquier pecado que cometemos. La doctrina de la expiación explica esto. Hebreos 10: 4–14 dice: "[…] ya que es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos quite los pecados. Por eso, al entrar en el mundo, Cristo dijo: «A ti no te complacen sacrificios ni ofrendas; en su lugar, me preparaste un cuerpo; no te agradaron ni holocaustos ni sacrificios por el pecado. Por eso dije: “Aquí me tienes —como el libro dice de mí—. He venido, oh Dios, a hacer tu voluntad”». Primero dijo: «Sacrificios y ofrendas, holocaustos y expiaciones no te complacen ni fueron de tu agrado» (a pesar de que la ley exigía que se ofrecieran). Luego añadió: «Aquí me tienes: He venido a hacer tu voluntad». Así quitó lo primero para establecer lo segundo. Y en virtud de esa voluntad somos santificados mediante el sacrificio del cuerpo de Jesucristo, ofrecido una vez y para siempre. Todo sacerdote celebra el culto día tras día ofreciendo repetidas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. Pero este sacerdote, después de ofrecer por los pecados un solo sacrificio para siempre, se sentó a la derecha de Dios, en espera de que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies. Porque con un solo sacrificio ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando." En 2 Corintios 5:21 dice: "Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios."

A veces, los incrédulos se resisten a la relación con Dios porque temen tener que seguir una lista de leyes como una especie de pago por el perdón que Dios les ofrece. Nada podría estar más lejos de la doctrina bíblica de la salvación. Dios desea la verdad en el hombre interior. Él quiere que salgamos a la luz y que seamos honestos con Él y con nosotros mismos (Salmo 51: 6; 1 Juan 1: 9). Para todos nosotros, esto incluye la aceptación de nuestra incapacidad para obedecer esa lista de leyes, y la admisión de nuestra incapacidad para cambiarnos a nosotros mismos, o incluso nuestra incapacidad para desear un cambio en nosotros mismos. Es simplemente imposible para nosotros ganar el perdón de Dios por cualquier cosa que hagamos (Romanos 5: 6–11; Efesios 2: 1–10). No servimos a un Dios que necesita ser apaciguado con buenas obras. En cambio, Dios obra para producir cosas buenas en nosotros cuando enfrentamos la verdad sobre nosotros mismos y dependemos de Él (Salmo 3: 5–6; Juan 15: 3–5; Juan 7:38; Juan 3: 16–18; Efesios 2: 8-10). El perdón de la salvación está completamente separado de nuestras obras. Las buenas obras son el resultado de haber sido hechos nuevos en Cristo en la salvación (2 Corintios 5:17) y la obra continua del Espíritu Santo en nuestros corazones (Filipenses 1: 6; 2: 12-13; Gálatas 5: 16-26).

Una vez que hemos sido salvados por la gracia de Dios a través de la fe en Jesús, puede ser fácil el quedar atrapado por la mentira de que Dios requiere prueba de salvación a cambio de perdón o para permanecer perdonado. Por ejemplo, si una persona lucha habitualmente con algún pecado adictivo, como el alcoholismo o la lujuria, puede tener la tentación de creer que Dios los perdona mientras lo están haciendo bien, pero que necesitan restaurar su perdón cada vez que caen en pecado para mantenerse salvos. Si el pecado es habitual y una lucha continua, este patrón puede llevar a la persona a comenzar a pensar: "Tal vez no soy realmente salvo después de todo porque ¿no tendría la victoria sobre este pecado si lo fuera?" Es bueno examinarse a sí mismo y asegurarse de que realmente ha depositado su fe en Jesús y que está buscando activamente seguirlo. Pero la verdad es que cada creyente lucha contra el pecado. Incluso después de la salvación, todavía tenemos la carne, que lucha contra el nuevo espíritu santificado dentro de nosotros. Incluso el apóstol Pablo tuvo que lidiar con esto (Romanos 7: 14-25). No excluye el perdón de Dios. El perdón es un estado de ser, no es algo a lo que tenemos que acceder cada vez que pecamos. El sacrificio de Jesús por nosotros en la cruz fue "una vez y para siempre." (Romanos 8: 1; Hebreos 10:10).

La distinción que debe hacerse es la de justificación y santificación. Cuando somos salvos, somos completamente perdonados por cada pecado, pasado, presente y futuro. Somos declarados completamente justos ante Dios. Sin embargo, durante esta vida, estamos siendo funcionalmente justificados. Nos volvemos más como Jesús, y pecamos menos. Todavía le pedimos a Dios que perdone nuestros pecados (1 Juan 1: 8–9), pero se trata de crecimiento espiritual y de reconocer cómo nuestros pecados hieren el corazón de Dios. No es que perdamos y recuperemos la salvación con cada pecado. Y Dios es " fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad." (1 Juan 1: 9).

No hay pecado que no pueda ser perdonado en Jesús. Su trabajo en la cruz es completamente suficiente. El precio ha sido pagado. Acepta su maravilloso regalo hoy.



Verdad relacionados:

¿Dios me perdonará?

¿Cómo se relacionan la salvación y el perdón?

¿Qué significa ser salvo por gracia?

¿Por qué es tan importante la doctrina de la justificación por fe?

¿Qué es la Salvación?


Volver a:
La verdad sobre la salvación







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe