¿Hay un pecado imperdonable? ¿Cuál es?

En Mateo 12:22-32 (y Marcos 3:22-30), Jesús explica el pecado imperdonable, el único pecado que Dios no perdonará:
"Por tanto, os digo que todo pecado y toda blasfemia será perdonado, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada. Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre se le perdonará, pero el que habla en contra del Espíritu Santo no será perdonado, ya sea en esta edad o en la venidera." (Mateo 12:31-32).

Este pasaje ha causado mucha confusión a mucha gente. Algunos hablan descaradamente contra el Espíritu Santo como un acto de rebelión contra Dios, creyendo que esto los mantendrá fuera del cielo para siempre. Otros temen que, en un momento de debilidad o ignorancia, arruinen todas las posibilidades de reconciliación con Dios. Esto no es lo que significa la blasfemia contra el Espíritu Santo.

Nosotros, que vivimos después del tiempo de Cristo, no podemos blasfemar contra el Espíritu Santo como lo hicieron los contemporáneos de Jesús. Jesús se estaba refiriendo a personas que vieron directamente los milagros que realizó y luego afirmaron que su poder y misión provenían de Satanás. Ellos atribuyeron las obras y la voluntad del Espíritu Santo en el ministerio de Jesús a Satanás, en una circunstancia que dejó absolutamente en claro que era el Espíritu Santo en acción. Esto es imperdonable. La gente (en este caso, los fariseos) que verbalmente expresaron su creencia de que Jesús estaba trabajando para Satanás rechazaban públicamente al Espíritu Santo.

No podemos cometer el pecado imperdonable, aunque podemos morir en un estado imperdonable. El estado imperdonable es morir sin haber aceptado el regalo de salvación de Jesús. Como Jesús es el único camino para ser salvo (Romanos 6:23), y no hay oferta de salvación después de la muerte (Hebreos 9:27), el estado en el que morimos es el estado en el que viviremos para siempre; no puede cambiar o ser perdonado.

Mientras vivimos, no hay pecado que podamos cometer, ninguna acción que podamos realizar, y ninguna frase que podamos pronunciar es imperdonable. Atribuir las obras de Cristo a Satanás no es imperdonable para nosotros porque no estábamos allí en presencia de Jesús, frente a una prueba incontrovertible. El suicidio no es imperdonable: nuestra salvación se basa en el Espíritu Santo en nosotros, no en el método de nuestra muerte. Ni siquiera es imperdonable vivir una vida de violencia, rechazando a Cristo en cada paso. "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9). No hay nada que Dios no perdone si le pedimos que lo haga.

Existe el peligro de no entender el pecado imperdonable. No solo para los tontos que creen que pueden pronunciar una frase y frustrar el poder de Dios, sino para buscar a los que temen haber perdido su oportunidad de salvación. En ambos casos, es importante recordar que Dios es más grande que cualquier pecado que podamos cometer. No podemos cometer el pecado imperdonable.



Verdad relacionados:

¿Qué es el pecado?

Las consecuencias del pecado - ¿Qué son?

Muerte espiritual, ¿qué es eso?

¿Cuál es la verdad sobre la salvación?

¿Por qué Dios exige la fe?


Volver a:
La verdad sobre el pecado
Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. pecado imperdonable
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?