¿Qué importancia tiene el pan sin levadura en la Biblia?

Cuando se prepara pan, la levadura lo hace crecer, así que cuando el pan está sin levadura, permanece plano y denso. Los israelitas comieron pan sin levadura como parte de la celebración de la Pascua. Fue un símbolo de la prisa con que los israelitas huyeron de Egipto durante el éxodo: tuvieron que irse tan rápido que el pan no tuvo tiempo de fermentar. Dios les ordenó que conmemoraran el evento comiendo pan sin levadura: "No comerás la Pascua con pan leudado, sino que durante siete días comerás pan sin levadura, pan de aflicción, pues de Egipto saliste de prisa. Lo harás así para que toda tu vida te acuerdes del día en que saliste de Egipto."(Deuteronomio 16: 3). Otros versículos que ordenan comer pan sin levadura se encuentran en Éxodo 12: 8; 29: 2; y Números 9:11.

La levadura también es un símbolo del pecado, y la forma en que el pecado se extiende a través de su huésped, afectando a todo el organismo. Incluso una pequeña cantidad de levadura es suficiente para afectar una masa completa, y de la misma manera, un pequeño pecado afectará a toda la iglesia, nación o la vida de una persona (Gálatas 5: 9). El pecado comienza como algo pequeño, en los pensamientos, y luego afecta la voluntad y las acciones, y eventualmente conduce a la muerte espiritual (Santiago 1: 14-15). Pablo advierte a los corintios que "un poco de levadura hace fermentar toda la masa" y los exhorta a deshacerse "[…] de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado." (1 Corintios 5: 6-7).

Ahora, una vez que se ha fermentado la masa, no es posible eliminar la levadura, porque ha permeado la masa. Lo que Pablo le está pidiendo a los corintios que hagan para deshacerse de "la vieja levadura" es imposible, ya que el pecado no puede ser eliminado por el esfuerzo humano o la obediencia a la ley. La ley fue dada para hacernos conscientes del pecado (Romanos 3:20; Romanos 7: 7). La ley no está destinada a desanimarnos, sino a alentarnos hacia Cristo, que es la propiciación por nuestros pecados. Su sacrificio en la cruz pagó por nuestro pecado e hizo posible que elimináramos la levadura de la masa, como lo expresa Pablo. Otra palabra para esto es santificación (Hebreos 10:10, 14). Cuando venimos a la luz y confesamos que realmente estamos manchados por el pecado, Él es "fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad." (1 Juan 1: 9).

Afortunadamente, el limpiarnos de la levadura es su trabajo, no el nuestro (Efesios 2: 8-10). La Biblia enseña que no tenemos el poder de remover el pecado. Nos ha impregnado por completo, desde el nacimiento, porque, a pesar de las acciones buenas o malas del futuro, cada persona nace en pecado simplemente porque somos miembros de la raza de Adán. El primer Adán trajo esta muerte a la humanidad, pero el segundo Adán (Jesucristo) trajo la vida (1 Corintios 15:22).



Verdad relacionados:

¿Qué es la Última Cena y por qué es importante?

¿Qué dice la Biblia acerca del lavado de pies?

¿Qué son las bienaventuranzas?

¿Por qué es tan importante la Regla de Oro?

¿Qué es la Gran Comisión?


Volver a:
La verdad sobre todo lo demás







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe