¿Cuál es el significado de orar por nuestro pan de cada día?

Orar por nuestro pan de cada día significa simplemente pedirle a Dios que provea nuestra comida diaria y otras necesidades. La frase proviene de la Oración Modelo o Padrenuestro. (Mateo 6: 9-13; Lucas 11: 2-4).

Cuando oramos por nuestro pan de cada día, reconocemos que todo lo que necesitamos para vivir este día es un regalo de Dios (Mateo 5:45; Hechos 14:17). El pan diario incluye no solo nuestras necesidades físicas, sino también nuestras necesidades espirituales, relacionales y emocionales. Dios se preocupa por, y provee, la totalidad de nuestro ser, no solo el bienestar de nuestros cuerpos físicos. El concepto de "pan de cada día" también se remonta a la provisión diaria de maná de Dios para los israelitas (Éxodo 16: 4–12; Deuteronomio 8: 3; Juan 6:31).

Sin Dios y sus dones, no podríamos sobrevivir un solo día. En Él, vivimos, respiramos y tenemos nuestro ser (Hechos 17:28). Jesús sostiene todo el universo en el que existimos (Hebreos 1: 3; Colosenses 1: 16–17). El aire que respiramos, el agua que bebemos y el pan que comemos dependen de la continua gracia de Dios. Todo don bueno y perfecto nos es dado por nuestro misericordioso Padre Celestial (Santiago 1:17).

Cuando oramos por nuestro pan de cada día, estamos enfocados en el presente. ¿Cuánta de nuestra ansiedad desaparecería si nos negamos a vivir en el pasado o preocuparnos por el futuro (Filipenses 3: 13-14; Mateo 6:34)? Al enseñarnos a pedir nuestro pan de cada día, Jesús enfatiza la importancia de vivir en el momento presente. Dios no nos ha garantizado a ninguno de nosotros un mañana (Santiago 4: 13–14).

Cuando oramos por nuestro pan de cada día, protegemos nuestros corazones contra la codicia y el descontento (1 Timoteo 6: 8–9). Al centrarse en el pan, nuestro Señor nos está enseñando que debemos pedir lo que necesitamos y no los excesos que anhelan nuestras naturalezas autocomplacientes. A menudo sobreestimamos nuestras necesidades físicas y subestimamos nuestra necesidad espiritual (Colosenses 3: 2–3). Nos enfocamos en lo terrenal al abandono de lo espiritual. La clave para la satisfacción no es tener más cosas, sino atesorar a Jesús por encima de todas las cosas (Mateo 6: 24–33; 13: 45–46; Lucas 14:26). El apóstol Pablo sabía que el secreto de la satisfacción se encontraba en Jesucristo (Filipenses 4: 11-13).

Cuando oramos por nuestras necesidades diarias, reconocemos nuestra interconexión con los demás creyentes en Cristo. Oramos, danos nuestro pan de cada día. Al usar el plural nos identificamos como pertenecientes a la iglesia de Cristo (el cuerpo de Cristo - 1 Corintios 12: 12–27). No hay tal cosa como un cristiano llanero solitario. Por lo tanto, oramos por nuestro pan.

En resumen, orar por nuestro pan de cada día significa pedirle a Dios que cubra nuestras necesidades hoy, reconociendo que dependemos totalmente de Él para la vida y todas sus necesidades, y confiando en que Él nos proveerá sin que nos preocupemos (Mateo 6: 25– 34).

Dios ya nos ha provisto lo que más necesitamos: la salvación en Jesucristo. Romanos 8:32 dice: "El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?" Jesús es el Pan de Vida (Juan 6:35). Vivimos en una dependencia diaria de Él, confiando en Él para satisfacer todas nuestras necesidades y pidiéndole la provisión para hoy.



Verdad relacionados:

¿Qué es la Oración del Padrenuestro? ¿Cómo es la Oración del Padrenuestro un modelo para nuestras oraciones?

¿Qué significa “santificado sea tu nombre” en la Oración Modelo?

¿Qué significa orar “hágase tu voluntad”?

Si Dios no nos tienta, ¿por qué Jesús nos instruyó a orar “No nos dejes caer en tentación”?

¿Por qué la Oración Modelo no incluye acción de gracias?


Volver a:
La verdad sobre la oración







Buscar:



Navegación

Acerca

Fe