¿Qué es el movimiento de La Palabra de Fe? ¿Es bíblico?

El movimiento de la Palabra de Fe es una colección suelta de predicadores y maestros que ponen gran énfasis en el éxito mundano y el poder de un cristiano para controlar su propio futuro a través de actos positivos. Aunque casi siempre es rechazado por quienes lo siguen, este concepto también se conoce como "Teología de la Prosperidad". En resumen, el movimiento de la Palabra de Fe no solo no es bíblico, sino que es completamente herético. Esta doctrina se opone a los conceptos que el cristianismo ha enseñado a lo largo de su historia.

Las afirmaciones principales del movimiento de Palabra de Fe / Prosperidad son que el deseo de Dios es que todos los cristianos sean felices, sanos y prósperos. Estos maestros a menudo afirman que Dios permite que una persona "exprese" sus deseos y los convierta en realidad, como si tuvieran un poder creativo similar al de Dios. La enfermedad, la pobreza y otras luchas son vistas como evidencia de una falta de fe, o al menos una mala aplicación de la misma.

La lógica simple hace mucho para refutar las afirmaciones de los maestros de Palabra de Fe / Prosperidad. Muchos piden donaciones, para que aquellos que cumplen sean bendecidos por Dios por su generosidad. Algunos viven vidas lujosas, con mansiones, aviones privados, etc. Esto plantea la pregunta: ¿por qué esas personas no envían dinero a quienes están pasando por necesidad? Si es un acto de fe que resulta en una bendición para que una persona pobre les envíe dinero, ¿no serán aún más bendecidos si ayudan a los pobres?

En la práctica, por supuesto, esto no es lo que vemos en las enseñanzas de Palabra de Fe / Prosperidad.

Bíblicamente, la teología de la Palabra de Fe / Prosperidad es extremadamente fácil de refutar. El apóstol Pablo fue uno de los seguidores más devotos, leales, sabios y comprometidos del cristianismo. Y, sin embargo, sufrió pobreza, persecución y encarcelamiento (2 Corintios 11: 16–33). Pablo en realidad le pidió a Dios, más de una vez, que eliminara alguna aflicción que estaba sufriendo, y la respuesta de Dios fue "no" (2 Corintios 12: 7–9).

Si hubiera alguna verdad en las enseñanzas del movimiento de la Palabra de Fe, Pablo habría sido sano y rico, no oprimido. Él habría "declarado" que sus aflicciones dejaran su vida. Claramente, esto no es lo que sucedió. Del mismo modo, hay otros casos en los que Pablo no pudo "declarar" la sanación a otros, a pesar de su sincero deseo (Filipenses 2: 25–30; 2 Timoteo 4:20).

De hecho, Pablo describió a los que piensan de Dios como un camino para enriquecerse como personas de "mente depravada" y carentes de verdad (1 Timoteo 6: 5). Los versículos que siguen a esta condena son la antítesis de toda la enseñanza de la prosperidad: que debemos contentarnos con lo que tenemos y que el deseo de riqueza es una tentación peligrosa (1 Timoteo 6: 6–10).

Job, también, muestra cómo las enseñanzas de Palabra de Fe / Prosperidad están en bancarrota. La Biblia es explícitamente clara al señalar que las calamidades de Job no se debieron a su propio pecado (Job 1: 8). Esta es una enseñanza que Jesús hizo eco en el capítulo 9 de Juan, donde dice específicamente que el hombre ciego de nacimiento no sufría por su pecado o el de sus padres (Juan 9: 1–3).

Otro evento clave es la tentación de Jesús en el desierto (Mateo 4: 1–11). Este es el único lugar en la Biblia donde la riqueza material y la prosperidad se ofrecen a cambio de la adoración (Mateo 4: 8-10). Sin embargo, esta oferta no es hecha por Dios, sino que fue hecha por el diablo. En otras palabras, es perfectamente exacto decir que la afirmación de "adorar y ser rico" es literalmente un mensaje de Satanás.

Dicho de otra manera, no habría razón para que Satanás tiente a Jesús con riqueza y éxito, si esos son los resultados naturales y esperados de la fe en Dios. Jesús fue la persona más perfecta que jamás haya vivido; ¡no había ninguna razón para que Satanás lo tentara con algo si tenía la garantía de obtenerlo ya! La riqueza y el privilegio no están, en ningún sentido, garantizados para el creyente.

Dios no otorga a los cristianos el poder de tener lo que queremos, cuando lo deseamos. Dios concederá peticiones que se alineen con su voluntad. Bíblicamente, vemos una clara evidencia de esto. Históricamente, vemos esto en las vidas de los apóstoles, quienes claramente no sentían que Dios estaba obligado a darles todos los caprichos que pedían. Lógicamente, vemos esto en la hipocresía y la codicia de aquellos que promueven el mensaje Palabra de Fe / Prosperidad.

Hay muchas personas bien intencionadas que han sido confundidas por los argumentos de los maestros de Palabra de Fe (2 Corintios 11: 3). Lo más amoroso que podemos hacer por esas personas es mostrarles la verdad, para que no desperdicien sus esfuerzos, vidas o recursos en estafadores espirituales.



Verdad relacionados:

¿Funciona la ley de la atracción? ¿Qué es “El Secreto”?

¿Cómo puedo llegar a conocer realmente a Dios?

¿Qué es el discipulado cristiano?

¿Qué es el poder de la oración?

¿Cuál es la importancia de la oración diaria en la vida de un cristiano?


Volver a:
La verdad sobre creencias falsas





Copyright 2011-2019 Got Questions Ministries - All Rights Reserved. palabra de fe
¿Cuál es la verdad sobre la salvación?