¿Cómo debe ser un padre cristiano según la Biblia?

La Biblia habla con frecuencia y con claridad sobre muchas de las responsabilidades y privilegios de los padres cristianos. Uno de los aspectos importantes de la vida de Adán fue su papel como padre. Génesis menciona específicamente a tres de sus hijos: Caín, Abel y Set. Más tarde, los tres hijos de Noé encuentran compañerismo y protección cuando se unen al arca y sobreviven al Diluvio con Noé, su madre y sus cónyuges. Abraham más tarde se convertiría en padre de una manera notable y serviría más como un "padre" para Israel a través de quien todas las personas serían bendecidas (Hebreos 6: 13-15; Génesis 22: 15-18).

La Ley de Moisés da instrucción a los padres. De importancia primordial son las palabras de Deuteronomio 6: 6-7: "Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes." Se pueden hacer varias observaciones basadas en estas palabras. Los padres deben conocer la Palabra de Dios, estudiarla, enseñársela a sus hijos y participar diariamente con sus hijos.

En Proverbios, se da sabiduría adicional con respecto a las responsabilidades de un padre piadoso. Por ejemplo, Proverbios 22: 6 enseña: "Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará." Un padre también provee disciplina a los niños (Proverbios 3:12).

En el Nuevo Testamento, se dan instrucciones específicas a los padres en Efesios 6: 4: "Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor." Los padres no deben hacer "enojar" o frustrar a sus hijos a través de una crianza que los lastime. Los padres deben enseñar a sus hijos la Palabra de Dios para proporcionar sabiduría para vivir bien y ayudar a los niños a alcanzar la salvación.

Jesús también destacó la importancia de que un padre cuide a sus hijos cuando enseñó: “¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!" (Mateo 7: 9-11). Aunque habla del papel de Dios como Padre, el principio incluye el deseo de un padre de cuidar a sus hijos y mostrarles el amor como algo piadoso.

Los niños, sin embargo, no son solo una responsabilidad del padre; también son un privilegio para él. El Salmo 127: 3-5 declara: "Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa. Como flechas en las manos del guerrero son los hijos de la juventud. Dichosos los que llenan su aljaba con esta clase de flechas. No serán avergonzados por sus enemigos cuando litiguen con ellos en los tribunales." Los niños son un regalo de Dios para ser amados y criados por los padres. Los padres cristianos pueden ayudar a fomentar un legado de piedad como Josué declaró hace años: "Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor" (Josué 24:15).



Verdad relacionados:

¿La paternidad piadosa da como resultado hijos piadosos (Proverbios 22: 6)?

¿Cómo debería ser una madre cristiana según la Biblia?

¿Qué dice la Biblia acerca de los abuelos?

¿Cuáles deben ser las principales prioridades en nuestra vida familiar?

¿Deberían los niños ser considerados siempre una bendición de Dios?


Volver a:
La verdad sobre la familia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe