¿Cómo deben responder los padres cristianos si uno de sus hijos declara ser gay?

A medida que la homosexualidad se vuelve más aceptable e incluso alentada en algunas sociedades, los padres cristianos se enfrentan cada vez más al dilema de cómo responder cuando uno de sus hijos se identifica con una orientación sexual distinta a la heterosexualidad. En general, la iglesia no siempre le ha dado un gran ejemplo a seguir a los padres al abordar la homosexualidad. Sus métodos tienden a condenarlo como el peor de todos los pecados, lo que aleja a las personas de la iglesia, o aceptarlo con los brazos abiertos, ignorando así la verdad bíblica.

La Biblia es muy clara al definir la homosexualidad como un pecado. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, la homosexualidad se denomina específicamente pecaminosa (Génesis 18: 20-19: 29; Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1: 26-28; 1 Corintios 6: 9-11; 1 Timoteo 1: 10-11). En el libro de Levítico, Dios les habló a los israelitas a través de Moisés dándoles la Ley a seguir para que fueran apartados como una nación santa. Levítico 18:22 dice: "No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación." Sin embargo, es importante tener en cuenta que la homosexualidad no es el peor pecado, como a veces se describe. Aunque las consecuencias de cada pecado son diferentes, todo pecado es igual en el sentido de que nos separa de Dios.

Entonces, ¿cómo deberías responder como padre cristiano si tu hijo se identifica con una orientación sexual diferente a la heterosexualidad? En primer lugar, debes responder con amor. Siguiendo el ejemplo de la historia del hijo pródigo en Lucas 15: 11–32, siempre debes amar a tu hijo sin importar las decisiones que tome. Aunque el pueblo de Dios, los israelitas, se apartaron de Él una y otra vez, Él nunca dejó de amarlos. Él hace lo mismo por nosotros: “¿No ves que desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, al no reconocer que su bondad quiere llevarte al arrepentimiento?" (Romanos 2: 4).

En segundo lugar, debes decir la verdad. Como se indicó anteriormente, es importante que ames a tu hijo; parte de amar a tu hijo es no apartarse de la verdad (Efesios 4:15). Recuérdale a tu hijo que la Biblia es la Palabra de Dios y la máxima autoridad (2 Timoteo 3: 16–17). Empieza por hacerle preguntas a tu hijo para comprenderle mejor. Esto te ayudará a entender si tu hijo solo está luchando con pensamientos de atracción por el mismo sexo o si actúa sobre esos pensamientos y lleva un estilo de vida homosexual. Enfatiza el hecho de que su identidad está en su relación con Cristo y no en su género o preferencia sexual. Tu hijo no tiene que etiquetarse a sí mismo de cierta manera debido a sus pensamientos o acciones. Si ha puesto su fe en Cristo, su identidad es la de hijo de Dios (1 Juan 3: 1–2). Anímelo a hacer de Dios su prioridad número uno y a concentrarse en crecer en su relación con Él. Si realmente está buscando a Dios, eventualmente se dará cuenta del pecado en su vida y tendrá que tomar la decisión de arrepentirse o continuar desobedeciendo a Dios a sabiendas.

Finalmente ora por tu hijo. Si bien tu hijo puede ver cómo su orientación sexual está en conflicto con su relación con Dios, también es posible que esté cegado por mentiras de que no hay nada de pecado en la homosexualidad. En este caso, la verdad bíblica caerá en oídos sordos. Ora específicamente para que Dios transforme su corazón de piedra a uno de carne para que el Espíritu de Dios pueda comenzar a obrar dentro de él (Ezequiel 36:26).

En última instancia, todos los padres deben confiar sus hijos a Dios. Él ama a nuestros hijos con un amor perfecto.



Verdad relacionados:

¿La paternidad piadosa da como resultado hijos piadosos (Proverbios 22: 6)?

¿Cuál es el consejo bíblico para los padres que luchan por desprenderse de sus hijos adultos?

Sobreviviendo a la adolescencia - ¿Cómo puedo criar a mi hijo adolescente de la manera apropiada?

¿Dice la Biblia algo sobre ser un buen padre?

¿Qué significa para los cristianos estar en el mundo pero no ser parte del mundo?


Volver a:
La verdad sobre la familia






Buscar:



Navegación

Acerca

Fe